RMC es una publicación del Departamento de Ciencias de la Comunicación - Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Cuajimalpa

La mítica campaña de Obama, explicada en detalle

Descargar artículo:
  • Claves de una estrategia pensada para la era digital.
  • “En la víspera de la campaña constitucional el equipo online de Obama ya trabajaba a su máxima potencia, en cambio el de McCain no había encendido los motores; en la campaña del republicano la campaña de Internet prácticamente no existía durante el verano”.
  • Fragmento del libro ¿Cyberrevolución en la política? Mitos y  verdades sobre la ciberpolítica 2.0 en México de Germán Espino.
Fotografía: “Obama 2008 Presidential Campaign” por Barack Obama @ Flickr

Fotografía: “Obama 2008 Presidential Campaign” por Barack Obama @ Flickr

Por Germán Espino

 

Capítulo III. La campaña de Obama, la revolución de la ciberpolítica 2.0

De la campaña tierra a la mediatización de la política

En los Estados Unidos desde su fundación se estableció la costumbre de celebrar elecciones para los principales cargos públicos –quizá en oposición al sistema inglés tan detestado después de la independencia—. Elegían desde sheriff, juez, alcalde, gobernador, legisladores… hasta la presidencia.

Desde el siglo XIX las campañas electorales en los Estados Unidos eran básicamente campañas de proselitismo directo, lo que hoy en día se denomina “campaña tierra”. Los candidatos realizaban giras por todo el país, en tren llevaban el espectáculo de la política a las ciudades y pueblos. Los candidatos hacían presentaciones públicas, mítines, hablaban con la gente de la calle… La publicidad era básicamente publicidad de calle, estandartes, banderolas, pasacalles…

En este proceso comenzaron a interactuar algunos factores que promovieron el desarrollo de técnicas más sofisticadas de campaña electoral, por ejemplo, la existencia de un poder ejecutivo fuerte —con un presidente elegido mediante el sufragio universal— promovió grandes inversiones en las campañas; se empezaron a usar cada vez más métodos de relaciones públicas aplicados a la política para acceder a los cargos…

A principios del siglo XX los líderes políticos comenzaron la costumbre de hacer propaganda en la radio. El Presidente Franklin D. Roosevelt utilizó la radio para hablarle a la gente a través del programa “Charlas junto al fuego de la chimenea” (Fireside Chats); con esto buscaba generar apoyo a sus iniciativas durante la Gran Depresión y luego durante la Segunda Guerra Mundial.

   En 1948 el candidato Harry Truman realiza una campaña tradicional en la cual, a lo largo de tres meses, toma parte en 356 actos públicos, establece contacto con 15 ó 20 millones de electores, recorre 50 mil kilómetros, estrecha la mano de 500 mil personas… Pero, ya en esta fecha graba un spot publicitario para la televisión. Sin embargo, en esta época sólo el 3% de los hogares tienen televisión, por lo cual el spot resulta intrascendente para su campaña. (Salgado, 2002)

 

Marketing comercial aplicado a la política

Diversos autores (Trad e Ibinarriaga, 2009) señalan que el primer político en aprovechar el potencial de la televisión fue Dwight D. Eisenhower. Antes de éste, los políticos sólo transmitían sus eventos públicos, pero Ike Eisenhower contrató a especialistas de marketing comercial de la firma Markets Facts. Estos investigaron el mercado y encontraron que a la gente le gustaba hablar de cómo se sentían con respecto a Eisenhower, en cambio les costaba más trabajo hablar de temas políticos. A partir de estos descubrimientos tomaron como slogan de la campaña una frase rítmica y pegajosa: “I like Ike” (“A mi me cae bien Ike”). Esta fue la primer campaña que adaptaba los recursos de la mercadotecnia y la publicidad comercial a la política. Para ello grabaron 36 spots publicitarios muy diferentes de los tradicionales comerciales propagandísticos de los políticos de la vieja escuela.

Hasta antes de Ike Eisenhower los candidatos utilizaban la televisión para hablarle de forma tradicional al electorado sin traducirla a la forma propia del medio. Transmitían discursos de campaña comprando barras de media hora de duración, en las que esperaban impactar sus electores. La principal fortaleza del adversario de Eisenhower, el demócrata Adlai Stevenson, era la oratoria, lo que le daba amplias ventajas al segundo sobre el primero en éste particular terreno de juego. Entonces fue cuando el equipo de Ike decidió lanzar una campaña televisiva utilizando por primera vez en la historia, el formato de los spots publicitarios de hasta un minuto de duración para “anunciar” a un candidato a la Presidencia. (Trad e Ibinarriaga, 2009)

En 1960 el marketing político registra un renacimiento debido a las campañas de John F. Kennedy contra Richard Nixon. Por primera vez se realizan debates televisivos. Kennedy es el primer candidato que recibe entrenamiento profesional para actuar delante de las cámaras de televisión, lo cual aparentemente le ayuda a ganar la elección. En cambio Nixon descuida su presentación personal y pierde el primer debate por televisión. La paradoja es que quienes escucharon la radio pensaron que Nixon había ganado el debate; los que vieron televisión fueron seducidos por Kennedy, el poder de la imagen visual se impuso sobre el discurso político.

En 1964 durante la campaña entre Lyndon B. Johnson contra B. Goldwater se realiza un anuncio “excesivamente negativo” que sólo se transmite una sola vez, el famoso “Daisy spot”. En esta campaña Johnson también implementa un “cuarto de guerra”, un grupo de especialistas de la campaña que manejaran la agenda pública a favor de su candidato. Este equipo de campaña desarrolla el esquema básico de las campañas negativas que será reproducido masivamente en todo el mundo.

Durante la campaña de 1992 el multimillonario Ross Perot hace temblar al partido demócrata y al republicano, se comprueba que con una gran inversión un solitario personaje rico puede incursionar en los medios y amenazar las campañas de los partidos tradicionales. Este presagio se cumplirá en Italia, donde el magnate Silvio Berlusconi, dueño de los corporativos mediáticos, crea un partido y con sólo dos meses de campaña gana las elecciones legislativas.

Algunos autores sugieren que con la mediatización de las campañas se desplaza el viejo modelo de campaña tierra. Hay que aclarar que en la práctica la campaña tierra sigue siendo un área estratégica de cualquier campaña, pero con la mediatización (la campaña en medios electrónicos, principalmente en televisión y radio) ha cobrado una importancia decisiva. Desde este momento, la arena donde se debatirá la vida pública será el espacio virtual construido por los medios electrónicos.

El modelo que murió con la llegada de los candidatos a la televisión, era un modelo cuyo centro de gravedad era el partido político. Los candidatos utilizaban a la organización del partido como principal vehículo para comunicar su mensaje a todos los electores a lo largo y ancho del territorio nacional porque era la única manera de cubrir todo el espacio en el tiempo con el que los candidatos contaban. Con la telepolítica, los candidatos ya no necesitaban al partido para llegar a todos lados, lo único que tenían que hacer era presentarse en frente a las cámaras para decir su mensaje. El nuevo centro de gravedad de las campañas era el candidato mismo. Así, el viejo paradigma de la organización partisana dejó su lugar al nuevo paradigma de la imagen. Con la utilización de la televisión, pasó lo que muchos habían advertido y otros después denunciaron: los políticos se convirtieron en celebridades y su imagen en el capital más importante. Esto los convertía a ellos en el vehículo privilegiado de comunicación por encima de los partidos. (Trad e Ibinarriaga, 2009)

 

 

Campaña de Howard Dean, la era de la ciberpolítica

La nueva frontera en tecnología de campañas será marcado por el uso de la Internet. En 2003, Howard Dean, candidato demócrata en las primarias presidenciales, realiza una exitosa campaña para recaudar fondos a través de la Internet. Dean llega a recaudar 50 millones de dólares entre pequeños donantes (menos de 80 dólares en promedio). Este tipo de recolección de fondos rompe con la tradición de que los candidatos presidenciales  tuvieran que recaudar fondos entre los empresarios más poderosos del país. El problema de la forma de recaudación tradicional es que los candidatos tenían que establecer compromisos muy fuertes con los lobbies que financiaban sus campañas; cuando fueran electos presidentes tendrían que cuidar los intereses de sus benefactores.

Aunque Dean no logra triunfar, su forma de recaudar fondos será retomada por la campaña de Barack Obama, quien desarrollará el potencial de la Internet social a su máximo.

 

Contexto de crisis económica, política y moral en los USA

Las elecciones intermedias de 2006 en Estados Unidos representaron un barómetro de la popularidad del gobierno de Bush. El resultado fue una derrota estrepitosa para los republicanos debido al desastre en Irak y los graves problemas económicos. El partido del presidente perdió ambas cámaras, senadores y representantes.

En la guerra contra el terrorismo islámico el gobierno de Bush se desfondó. Hicieron la guerra de Irak con el pretexto de que el presidente Sadam Hussein había desarrollado armas químicas de destrucción masiva. Pero después de que el ejército estadounidense destronó a Hussein se descubrió que el gobierno iraquí no poseía armas químicas de destrucción masiva, la guerra del presidente Bush se había basado sobre una mentira escandalosa. Además después de la ocupación comenzaron muchas acciones de resistencia del pueblo iraquí, los soldados americanos muertos se contaron por miles y el país árabe se hundió en un violento caos. Las inversiones económicas en esta guerra fueron cuantiosas en un momento en que la economía de los Estados Unidos era un desastre.

Dentro de esta guerra contra el terrorismo también se cuenta que el gobierno de los Estados Unidos emprendió políticas que lo llevaron al descrédito mundial, una de ellas fue la legalización de la tortura; otra fue la supresión de los derechos civiles en los casos que podían vincularse al terrorismo. Un tema que abonó al sentimiento antiestadounidense en el mundo fue la política de George Bush quien se negaba a firmar tratados internacionales para aliviar el problema del calentamiento global, tema que Al Gore supo introducir en la agenda mundial y que le valió el Premio Nobel de la Paz.

Otro tema que motivo la caída del prestigio del presidente Bush fue el ineficiente rescate de las regiones afectadas por el Huracán Katrina. El problema de la inmigración ilegal tampoco recibió un solución del gobierno. Muchos analistas de los Estados Unidos hablaban de que el segundo gobierno de Bush era el peor que se había registrado en la historia de este país. En las encuestas la gente otorgaba una calificación de 3.8 al presidente Bush en una escala de 0 a 10; además el 77% de la población consideraba que el país marchaba en la dirección errónea. (Kenski et al, 2010)

En los últimos años de la administración Bush, la economía estadounidense vivió una caída acelerada en sus principales indicadores: aumento del desempleo; aumento de los precios estimulada por los altos precios del petróleo; los servicios de salud aumentaban de precio continuamente lo que implicaba que millones de ciudadanos se quedaran sin servicios de salud. La gasolina, por ejemplo, en 2005 se cotizó en 2 dólares el galón, para enero de 2008 ya valía 3 dólares y para marzo de este año alcanzó los 4 dólares.

El déficit público estaba en 5.7 trillones cuando Bush comenzó su primer mandato, pero ascendió a 7.6 trillones de dólares al comienzo de su segundo mandato y llegó a los 9.2 trillones en enero de 2008, justo cuando comenzaban las primarias.

Pero el momento más crítico estalló justo en el momento de las campañas presidenciales. Fue en septiembre de 2011 cuando la burbuja inmobiliaria llevó al colapso de la economía estadounidense y a una recesión en el mundo entero. La bancarrota del sector inmobiliario de los Estados Unidos motivó la bancarrota de las hipotecarias, de las aseguradoras, de los bancos y de la bolsa norteamericana. En plena campaña, el septiembre y octubre el gobierno de Bush tuvo que realizar un rescate financiero de la economía norteamericana, para lo cual invirtió 700 mil millones de dólares, este sólo era el primero de los grandes rescates que se tendrían que hacer a cuenta de las finanzas públicas del gobierno estadounidense.

El desastroso gobierno de Bush suponía una pesada carga para quien resultara nominado por el partido republicano. Por esta mala evaluación el vicepresidente Cheney no se postuló y el mismo George Bush se ausentó de la campaña de los candidatos de su partido para no contaminarlos con su mala fama.

 

La campaña como un drama de la videopolítica

Barack Hussein Obama fue hijo de un becario keniano y una madre anglosajona de Kansas. Cuando Barack Obama tenía menos de dos años se separaron sus padres. Barack Obama se quedó a vivir con su madre en la casa de los abuelos en Hawai. El padre regresó a Kenia y no volvió a saber de su hijo. Barack Obama fue huérfano de padre la mayor parte de su vida. Su madre se casó por segunda vez con un becario indonesio y el pequeño Barack Obama con su madre y su padrastro se van a vivir a Indonesia. Obama regresa a Hawai a los 10 años. Su madre se divorcia nuevamente y, Obama, junto con su madre y su nueva hermana vuelve a la casa de los abuelos en Hawai. La madre como antropóloga regresa a hacer trabajo social en Indonesia y Barack Obama pasa la adolescencia con sus abuelos en Hawai.

Hawai le ofreció a Obama un entorno multicultural respetuoso de la diversidad, muy diferente al de los Estados Unidos continente, pues en aquella época la mayoría de los estados del continente prohibían los matrimonios interraciales. De esta manera Barack Obama nace y se desarrolla en una familia blanca de clase media, de esto hay que concluir, por una parte, que Barack Obama nada tenía que ver con la clase alta o la elite política de los Estados Unidos; además, por otra parte, Barack Obama no proviene de la cultura negra sino de la cultura blanca, muy tolerante de la diversidad racial que se vivía en Hawai. La cultura de los grupos afroamericanos la aprenderá cuando comience a trabajar con comunidades negras. En esta época era un joven abogado y se casa con Michelle Obama.

En lo académico estudió una licenciatura en ciencia política por Columbia, luego estudia derecho en Harvard. Es el primer afroamericano en dirigir la Harvard Law Review. Durante gran parte de su trayectoria académica estuvo estudiando gracias a becas.

De 1997 fue electo legislador local en el estado de Illinois. En el 2000 pierde la campaña por un puesto en la cámara de representantes. En 2004 es electo senador en la cámara de senadores de los Estados Unidos. En julio de 2004 pronuncia el discurso de apertura de la Convención Nacional Demócrata y se vuelve famoso por que transmite una gran esperanza para los Estados Unidos. A partir de este momento se convierte en una figura nacional lo cual le abrirá las puertas para la candidatura presidencial.

Su historia de vida dramática y esperanzadora; su perfil público exitoso, en lo académico, intelectual y político, pero también el drama de su familia jugarán un papel muy importante en la historia que se contará en los medios durante la campaña. Por ejemplo, de su familia africana le vendrán muchas acusaciones algunas falsas y otras ciertas. Se le acusará falsamente de ser islámico, de que no nació en suelo estadounidense. La campaña tendrá que hacer un gran esfuerzo para desmentir estas acusaciones…

Cuatro días antes de las elecciones una tía suya (hermana de su padre) es denunciada por vivir ilegalmente en los Estados Unidos, un juez ya ha emitido una orden de deportación y Barack Obama, interrogado sobre el caso, acepta que se debe cumplir la ley. Un día antes de las elecciones, su abuela muere, ella ha jugado el papel de madre en gran parte de su vida. El no detiene la campaña para ir al funeral; solamente en una presentación comenta su pérdida y llora en un mitin masivo ante sus seguidores, no puede detenerse. Días antes de la elección, el candidato había visitado a su abuela en Hawai para despedirse, ella había figurado como madre sustituta durante la ausencia de la verdadera madre de Obama.

Todas las historias que se cuentan sobre Barack Obama son muy importantes en el juego de la videopolítica. Es lo que los asesores de campaña describen como las narrativas de los medios, las cuales influyen profundamente en la forma que la población se conecta con los candidatos.

 

Estrategia de campaña

Hay tres fuentes documentales que nos han resultado de especial importancia para describir la campaña de Obama en este libro: 1) la crónica de la campaña que escribió el coordinador de la campaña David Plouffe (2010); 2) el libro más premiado en las ciencias sociales sobre este tema (Kenski et al, 2010) y; 3) las lecciones que un grupo de mercadólogos internacionales rescatan de la campaña de Obama (Edelman, 2009; Hartman, 2008; Athlekar, 2009; Robinson, 2009; Van Veenendaal y Beuker, 2009). A partir de estas y muchas otras lecturas describiremos el curso y los alcances de la campaña de Obama.

En el 2004, Hillary no contendió por la presidencia porque sabía que el presidente George Bush tenía una posición muy fuerte debido a la cruzada contra el terrorismo. Ella dejó pasar la elección y en 2008 sintió que un viento de cambio soplaba a su favor, sabía que el desastre del gobierno de Bush tenía en una situación muy comprometida a los republicanos, entonces ella emprendió una gran campaña apoyada por la élite política de los Estados Unidos. Hillary era el gorila azul en el partido demócrata. Todos la consideraban la virtual presidente de los Estados Unidos, las elecciones sólo serían un trámite; así lo consideraba la clase política norteamericana, los lobbies, los medios de comunicación e incluso las encuestas.

Obama hizo una lectura, profundamente diferente de la circunstancia crítica que padecían los Estados Unidos. Obama (en Plouffe, 2010, pp. 11-12) creía que el país necesitaba un cambio profundo y trascendental. Los sectores políticos que gobernaban desde Washington no hacían política pensando en el largo plazo, sólo tomaban decisiones de corto plazo que los mantuvieran en el poder, pero estas decisiones en el largo plazo eran contradictorias. Por ejemplo, desde décadas atrás los Estados Unidos afrontaban grandes retos sin que los gobiernos proveyeran soluciones de fondo, estos eran los casos de la energía y el servicio de salud de la población; los grupos de interés y los lobbies habían desarrollado un inmenso poder sobre los gobernantes que impedían muchas soluciones de fondo. El pueblo norteamericano necesitaba involucrarse y creer en su sistema democrático. El país estaba muy dividido. Las clases medias y aquellos sectores que aspiraban a ingresar a la clase media corrían el riesgo de tener menos oportunidades que las generaciones anteriores. Lo que estaba en juego en esta campaña no sólo era el poder para un grupo político, sino el futuro de los Estados Unidos. La gran pregunta que había Obama en las primeras reuniones era si él con su liderazgo podría ofrecer algo profundamente distinto a lo que ofrecían los otros candidatos para enfrentar los desafíos que tenía el pueblo norteamericano.

Obama y el equipo de campaña (en Plouffe, 2010, pp. 11-12) concluyeron que su candidatura si podría representar un cambio respecto a esta forma de gobernar los Estados Unidos. Hillary Clinton provenía de este status quo que había llevado al país al desastre económico y político. Si ella ganara, los Estados Unidos tendrían más de dos décadas con dos dinastías en el gobierno: los Clinton y los Bush. Hillary Clinton como senadora había apoyado a Bush en su desastrosa intervención en Irak; Obama se había opuesto a esa guerra que ahora era una batalla perdida.

Obama y su equipo se deciden por hacer una campaña diferente, en contra del status quo de la política norteamericana. Enfrentan la campaña primaria como una secuencia de elecciones en diferentes estados. Puesto que Hillary Clinton tenía demasiado control de la situación, la única oportunidad para derrotarla pasaba por ganarle la primer contienda de Iowa, tenían que dar un campanazo para demostrar a todos que Obama podía derrotar a la familia Clinton. Si no lograban ganarle las primeras batallas, sería imposible hacer creer a los votantes que Obama podía ganar y a que valía la pena que alguien financiara su campaña. (Plouffe, 2010)

Se plantearon una campaña que se desarrollara basada en el activismo de la gente; en el trabajo de campaña tierra, con activistas que fueran casa por casa, que hicieran proselitismo por Internet con sus amigos; campañas locales basadas en las agrupaciones locales no sólo en los medios de comunicación; una campaña basada en la gente joven que tenía expectativas de cambio. Una campaña que recolectara pequeñas cantidades de dinero entre una gran cantidad de gente, pero que ya no se comprometiera con los lobbies o las grandes empresas. Para el activismo y para recolectar dinero en pequeñas sumas usan masivamente las nuevas tecnologías, los medios sociales de Internet, los mensajes SMS’s e incluso en videojuegos de Xbox.

Aunque el equipo de Obama copia la estrategia de Howard Dean en su idea fundamental, ellos la llevan a un nivel muy superior de lo que hizo el candidato de 2004.

En pocas palabras, se pretendía desarrollar una movilización, un movimiento social que empujara un profundo cambio en el escenario político de los Estados Unidos. Los coordinadores de la campaña también creían en una campaña diferente, eran consultores que ya habían apostado por Obama en su campaña de senador de 2004. (Plouffe, 2010, pp. 20-21)

En las primarias del partido demócrata, Hillary Clinton ganó el apoyo de los actores económicos que más invierten en las campañas y ella pensó que sería fácil eliminar a sus rivales. Tenía el apoyo de los medios de comunicación masiva, de los inversores, de los grandes líderes del partido demócrata y tenía un gran equipo de campaña liderado por el famoso James Carville. Pero Obama cambió las reglas del juego al apostar no por los grandes inversionistas sino por los millones de pequeños donantes que se conectaba a través de las redes de Internet.

 

Principales momentos de la primaria contra Hillary Clinton

En 2007 antes de las primarias Obama da algunos campanazos que lo perfilan como el principal retador de Hillary Clinton en la primaria demócrata. Por ejemplo, logra recaudar más fondos que Hillary Clinton para la primaria, el recauda 50 millones, ella sólo llega a 30; esto demuestra la capacidad del equipo de Obama. También recibe el apoyo de grandes personalidades políticas y de la farándula como  Oprah Winfree.

Puesto que se sabe que el partido republicano está muy alicaído por el descrédito del presidente Bush, se prevé que las primarias demócratas se volverán tan o más competidas que la campaña presidencial. De alguna manera, los equipos de campaña estiman que la primaria demócrata será decisiva, quien resulte electo fácilmente podrá ganar la presidencial.

El 3 de enero de 2008 Obama gana en los caucuses de Iowa, lo cual representó un golpe contundente, pues hasta entonces todos los actores del espacio público americano creían que Clinton sería la ganadora. A partir de este momento, las encuestas nacionales empiezan a favorecer a Obama.

Como contraataque, Hillary Clinton cambia su posicionamiento, juega el papel de mujer víctima de la circunstancia, hace varias entrevistas muy emotivas en la televisión, en una de ellas parece llorar y a partir de entonces comienza a remontar en las encuestas, el 8 de enero logra ganar las primarias de New Hampshire. El equipo de Obama reporta una circunstancia extraña en esta elección, muchos de los votantes independientes que planeaban ir a votar por Obama cambiaron de decisión en el último momento; optaron por dejar la primaria demócrata que les parecía decidida con Obama al frente y optaron por asistir a la primaria republicana para empujar el triunfo final de McCain. Posteriormente, el 19 de enero en Nevada, Clinton obtiene más votos pero Obama consigue más delegados.

Sin embargo, el 26 de Enero Obama gana contundentemente las primarias de Carolina del Sur. A finales de enero, Obama recibe el apoyo público de la familia Kennedy, encabezada por Carolina y Ted Kennedy. Estos lo comparan con John F. Kennedy, cuando éste era candidato presidencial y tenía la agenda del cambio al igual que Obama. Los Kennedy advierten que, como a Barack Obama, a John F. Kennedy también se le criticaba por ser “joven e inexperto”.

El 2 de febrero Wil.i.am, vocalista del famoso grupo de música pop Black Eyed Peas, lanza en Internet el video de la canción “Yes We Can, Song”. Este video será visto más de 50 millones de veces en la campaña. Logra más de un millón de visitas en el primer día de lanzamiento y es uno de los grandes atractivos en el website de Obama, a pesar de no haber sido creado por el equipo de campaña. El video explota una de las grandes fortalezas de Obama, su oratoria. En particular este discurso comúnmente conocido como “Yes we can”, se inscribe en los grandes discursos de la lucha por los derechos civiles de las minorías afroamericanas, rememora discursos como el famoso “I have a Dream” de Martin Luther King, este último también fue muy usado en la campaña de Obama. Desde esta perspectiva, Obama se convierte en un símbolo de esta histórica lucha por los derechos civiles que llevó al martirio a líderes como Martin Luther King. Obama recoge los ideales de esta histórica lucha, ofrece que con su candidatura los Estados Unidos podrán dar la vuelta a la página del tradicional racismo que tenían marcado con sangre y fuego en su historia reciente. A nivel mundial, Obama se convierte en el líder político más famoso y más entrañable por su raíces en esta lucha por los derechos civiles de las minorías afroamericanas.

El supermartes del 5 de febrero Obama gana 13 de los 22 estados que estaban en juego, aunque no representa un triunfo contundente, a partir de este momento la opinión pública norteamericana comienza a visualizar claramente el triunfo de Obama. Posteriormente Obama cogerá una racha ganadora en los siguientes once estados en disputa.

Pero después de la racha triunfadora comienza una pelea estado por estado que desgastara a ambas campañas. Obama logra posicionarse como el retador, el alternativo… Mientras que Clinton se ubica como parte del status quo, la defensora del sistema político tradicional. En muchas ocasiones los posicionamientos de ambos los llevan a identificarse con estas posturas. Por ejemplo, al final de la campaña de Iowa, cuando Hillary comienza a atacar las debilidades de Obama, declara “comencemos a divertirnos” en referencia a que iniciará una campaña negativa. El equipo de Obama critica esta expresión porque muestra la banalidad de los juegos políticos tradicionales que sólo buscan ganar con base en campañas negativas independientemente de las necesidades del país. Desde que Hillary pierde la delantera en las encuestas de manera consistente, después del supermartes, su equipo comienza a realizar una gran campaña negativa, como un intento desesperado de recuperar puntos.

Entre los graves problemas que enfrenta Obama en las primarias destaca la participación pública del pastor de su iglesia, el Reverendo Wright, quien realiza declaraciones consideradas extremistas, por el público, con respecto al famoso racismo y al nacionalismo de los norteamericanos. Obama contradice la postura del pastor y se deslinda del liderazgo del ministro religioso.

Hillary padece aun más problemas que Obama, entre ellos destaca que la cadena de televisión CBS revela las mentiras que Hillary vertió sobre su viaje a Tuzla, Bosnia durante la Guerra de los Balcanes. Ella había declarado que había visitado la zona cuando el conflicto bélico estaba vivo, lo cual era falso.

Después de un largo y sinuoso camino, el 5 de junio de 2008, Obama logra la nominación del partido demócrata al sumar 2 mil 229 votos de los delegados.

 

Los grandes momentos de la campaña de Obama contra McCain

Según David Plouffe (2010, p. 247) la estrategia general de la campaña presidencial contra los republicanos fue similar a la que usaron durante las primarias. Se propusieron desarrollar una gran movilización popular con base en el trabajo de los simpatizantes y activistas en todo el territorio estadounidense, pero sobre todo se enfocaron a los estados que no tenían una preferencia clara hacia los demócratas o los republicanos. Para tener una gran cobertura nacional las actividades de recaudación de fondos eran decisivas.

David Plouffe (2010) señala que el gran trabajo de campaña tierra, con activistas trabajando para la campaña en toda la geografía de los Estados Unidos se mantuvo desde las primarias hasta el cierre de la campaña presidencial. El equipo de campaña y el partido demócrata se convirtieron en una descomunal maquinaria que hacía campaña con y sin candidato en todo el territorio estadounidense.

Al concluir las primarias contra Hillary Clinton, el equipo de campaña (Plouffe, 2010) se propuso triunfar en los momentos estelares de la campaña, en particular: 1) la gira de Obama por Asia y Europa; 2) la selección del candidato de fórmula en la vicepresidencia; 3) la convención del partido demócrata para elegir oficialmente a Obama y; 4) los debates contra McCain.

La gira mundial de Obama representó un gran reto en términos organizativos y de relaciones internacionales para el equipo de campaña. El objetivo de la gira era mostrar al público norteamericano que Obama podría tener éxito en reestablecer relaciones internacionales justas con todos los países del mundo. De esta manera los Estados Unidos volverían a tener un liderazgo moral, pues éste había sido desfondado por la administración Bush que se enemistó con muchos países del mundo. (Plouffe, 2010)

Obama visitó exitosamente los países donde los Estados Unidos tenían tropas de guerra: Irak y Afganistán. Ahí se entrevistó en su calidad de senador con los comandos militares estadounidenses. Posteriormente se entrevistó con el gobierno israelí, era una medida para mostrar al importante sector norteamericano-judío que como presidente seguiría apoyando al Estado israelí.

Posteriormente la gira se enfiló a Europa. Se entrevistó con la primer ministro alemana Angela Merkel; Alemania es el líder económico de la eurozona y tradicional aliado de los Estados Unidos. En Berlín Obama celebró un mitin público al que asistieron más de doscientos mil alemanes. Esta presentación en Berlín lo ubicó en la historia junto con Jonh F. Kennedy y con Ronald Reagan, quienes tuvieron presentaciones exitosas en esta ciudad en la época de la Guerra fría. Posteriormente se entrevistó con el presidente francés Nicolás Sarcozy y con el primer ministro británico.

Uno de los grandes objetivos de la gira era lograr un impacto mediático: mostrar gráficamente a Obama en el territorio de la guerra; triunfando en un mitin en Berlín; entrevistándose con los principales jefes de estado de la Eurozona… Esta misión fue exitosa en la medida en que los grandes medios norteamericanos brindaron una amplia cobertura a los momentos más exitosos de la gira. En cambio, McCain en esta época se fue a vacacionar y las fotos que se obtenían de él era montado en un carro de golf. La contradicción entre las imágenes del Obama triunfador en las relaciones internacionales y el anciano McCain retirado a un campo de golf fueron muy significativas para el público norteamericano según Plouffe (2010).

El equipo de campaña de McCain realizó una serie de spots para ridiculizar la gira mundial de Obama. En el spot más famoso se decía que Obama sólo era una celebridad superficial como Paris Hilton o Britney Spears, pero que no tenía capacidad para ser un buen gobernante. Aunque este spot era muy ingenioso y agradó mucho a los medios de comunicación norteamericanos, el equipo de campaña de Obama realizó una serie de grupos focales para descubrir cual era la interpretación de la gente sobre la gira mundial de Obama. Según Plouffe, los grupos focales demostraron que la gente estaba de acuerdo con los objetivos de la gira, reestablecer el liderazgo de los Estados Unidos en las relaciones internacionales. Aunque los medios mostraron una declinación de la popularidad de Obama en las encuestas, esta caída no se debió a la gira o a los spots (según Plouffe 2010), sino a que en esta semana de la medición, Obama salió de los medios porque se fue de vacaciones a Hawai.

 

La selección del candidato a la vicepresidencia y la convención demócrata

Obama y su equipo de campaña buscaron a un candidato a la vicepresidencia que tuviera un papel importante después de la contienda, no sólo para lograr una buena imagen en la campaña. Eligieron a Joe Biden, senador por Indiana, con una larga experiencia en el manejo de las relaciones internacionales, un punto que Obama tenía que reforzar. Como congresista y político de larga trayectoria también tenía una gran experiencia que podría fructificar en la campaña; en especial en el momento estelar que representa el debate entre los candidatos a la vicepresidencia. También, claro con su buena experiencia podría salir a defender la imagen de Obama y hacer campaña por su propia cuenta para tener varios líderes de la campaña recorriendo el país.

Joe Biden provenía de la clase media, al igual que Obama; entre ambos podían reflejar las aspiraciones del sector poblacional más importante de la campaña. Como vicepresidente, Biden podría manejar las relaciones con el congreso gracias a su larga experiencia legislativa.

El 22 de agosto se informó a dos millones de seguidores a través de un mensaje SMS que Joe Biden sería el candidato de la fórmula, con esto, la campaña ponía a prueba un nuevo canal de comunicación directa con sus simpatizantes. Para el lanzamiento del candidato a la vicepresidencia también se elaboró un video que sería lanzado en YouTube pero que también fue enviado por e-mail a los seguidores.

La convención de demócrata es muy importante para los medios convencionales, TV y Radio, quienes transmiten en directo los principales momentos del evento, pero en esta ocasión también se difundió por Internet. Al evento asistieron no sólo los delegados del partido, sino también una gran cantidad de seguidores que hacían trabajo de activismo para la campaña (entre todos aproximadamente sumaban 80 mil), para ello se realizó en un estadio al aire libre, con todas las complicaciones que esto tenía.

En la convención se difundió la historia de Obama, como una personalidad que provenía de orígenes humildes pero que escaló en la política gracias a su talento y dedicación; se combatieron los rumores que circulaban sobre Obama en Internet: que no era americano y que era musulmán. También se usó el evento para mostrar que Hillary y Bill Clinton brindarían un apoyo decidido a la campaña de Obama, ambos le ofertaron todo su apoyo con sus bases electorales, con su equipo de campaña y los recursos que tuvieran a su disposición. Michelle Obama habló de la calidad humana que Barack Obama había mostrado como esposo, como padre y como ciudadano durante años.

En su discurso de aceptación, Obama habló de su experiencia familiar, de sus propuestas de campaña específicas y de las ventajas diferenciales que tenía con respecto a McCain, esto último implicaba una clara crítica a la candidatura del partido republicano.

 

La fallida estrategia de McCain

La campaña de McCain adoleció de una estrategia coherente, viable; muchas de las grandes decisiones de la campaña resultaban contradictorias; estuvo dando tumbos de un lugar a otro. Por ejemplo, por una parte McCain se proponía como un “Maverick”, como un hombre independiente que podía saltarse las rígidas normas del partido republicano. Esto lo hacía para acercarse al electorado independiente, el cual no suele ser tan cercano a la derecha que representa el partido republicano; lo cual era especialmente importante en 2008, cuando los excesos del gobierno de Bush habían desacreditado no solo a los republicanos sino a la derecha misma. Pero al proponer como compañera de fórmula a la gobernadora de Alaska, Sarah Palin, una conservadora, cercana a la ultraderecha, la medida contradijo el espíritu de su campaña.

Palin tampoco podía recoger el sentimiento de frustración del voto femenino que había visto perder las primarias a Hillary Clinton, porque mientras la exprimera dama era de corte liberal, Palin era ultra conservadora. Palin reconcilió a McCain con el sector ultra conservador, brindó popularidad a la campaña porque era un personaje controvertido, escandaloso… pero también reforzó de manera decisiva el posicionamiento de Obama, quien criticó a mansalva las contradicciones políticas de McCain y los republicanos. Sarah Palin se volvió tan popular que McCain decidió mantenerla como compañera permanente en las giras, pero al hacer esto, en vez de tener dos candidatos en una gira doble, se unificaron y perdieron capacidad de impactar en más gente.

Sarah Palin se convirtió en el “perro de ataque” contra Obama, denostó al afroamericano de múltiples maneras. Sin embargo, Obama y su equipo de campaña estimaron que la escasa credibilidad de Palin era importante para que la gente desestimara sus rabietas. De facto, el equipo de campaña descubrió que desde la nominación de Palin y sus numerosos ataques, las donaciones a la campaña de Obama se multiplicaron. (Plouffe, 2010, p. 314)

Durante la campaña Palin se vio envuelta en muchos escándalos que mermaron su credibilidad y desgastaron la campaña de McCain. Por ejemplo, era contradictorio que mientras Sarah Palin era ultra conservadora, su hija adolescente tuviera un embarazo no deseado. Además durante la campaña, los medios descubrieron que Sarah Palin cambió su imagen física de “gobernadora ranchera de Alaska” por el de una mujer refinada, pero para ello se gastó cientos de miles de dólares… Con el dinero de la campaña se convirtió en una compradora compulsiva de ropa de moda, las costosas facturas las tuvo que pagar la campaña de McCain.

Además los medios de comunicación se burlaron de la ingenuidad de Palin en muchas ocasiones. Destaca el caso de una estación de radio canadiense que hace creer a Palin que el presidente Sarcozy le está llamando por teléfono. Palin dialoga con el falso Sarcozy y la entrevista se transmite en vivo al público, la candidata queda en ridículo. Otros estaciones de TV se burlarán de ella porque no tiene experiencia internacional, descubren que unas semanas antes de ser candidata ni siquiera tenía pasaporte… La comediante Tina Fey imita a Sarah Palin y se burla de sus extravíos; ambas se vuelven famosas, pero Tina Fey como brillante comediante, Palin como una mujer desquiciada…

 

Estrategia de comunicación

Obama respondió eficientemente con publicidad a los ataques de McCain y realizó spots de ataque solo en los estados donde tenía estrechos márgenes de diferencia. Con el paso del tiempo, las encuestas mostraron un mensaje consistente de Obama, mientras McCain se mostraba amargado y fuera de lugar. Adicionalmente, para combatir los rumores que propagaba la campaña de McCain, el equipo de Obama lanzó un Web site denominado “Combate a los rumores”, a través de este sitio se recopilaban los rumores y se les desmentían, entre los más burdos se encontraban los rumores de que era musulmán y de que no era ciudadano americano.

Cuadro 3. Comparativo de las estrategias de Obama y McCain

Barack Obama John McCain
Eje estratégico de comunicación “Esperanza”, “Un cambio en el cual podemos creer” “Primero el país”, “Un verdadero disidente”
Estrategias de marketing

 

Empoderar a los votantes jóvenes; Irradiar optimismo y esperanza en el momento oscuro que atravesaban los Estados Unidos; Enfatizar las similaridades de McCain’s con Bush Movilizar a la derecha. Atacar las debilidades de Obama. Resaltar la experiencia política y el servicio militar y del candidato. Atacar a Obama a través de Sarah Palin.

 

Fuente: Elaboración propia

 

El “inexperto” Obama gana los debates con base en la disciplina

Un ejemplo significativo de la solidez de las campañas se mostró a finales de agosto y principios de septiembre, cuando la economía de los Estados Unidos se colapsó. En este crítico momento, la campaña de Obama rápidamente produce y transmite a nivel nacional spots donde critica el mal manejo económico del gobierno de Bush y propone alternativas para solucionar la catástrofe. En este preciso momento, la campaña por la esperanza resulta un gran estímulo para el pueblo americano que se ve atemorizado y abatido por los desastres financieros.

Tanto Obama como McCain apoyan el rescate financiero que propone el gobierno de Bush. Sin embargo, mientras Obama demuestra su capacidad de liderazgo, en este momento McCain trastabilla al tratar de propinar golpes mediáticos. Por ejemplo, el 15 de septiembre cuando se desploma la agencia Lehman Brothers y se crea una ola de pánico en la bolsa de valores por la inminencia de la recesión, McCain declara que sólo es una crisis pasajera porque “los pilares fundamentales de nuestra economía siguen sólidos”. Esta declaración desafortunada contrastaba con la debacle del sistema económico, la peor crisis de la historia moderna, excepto quizá, la crisis de 1930. Además, el discurso de McCain era similar al discurso tradicional del presidente Bush, otro motivo para que la gente asociara el desastroso gobierno de Bush con la candidatura de McCain.

Posteriormente cuando es obvio que la recesión es devastadora y se comienza a negociar un plan de rescate en el congreso norteamericano, McCain anuncia que suspenderá la campaña (incluido el primer debate) para asistir al congreso y apoyar el proceso de negociación del rescate. En este momento, nuevamente la campaña de Obama descubre que en el congreso no se necesita la presencia de los candidatos presidenciales, por el contrario ellos estorban en el difícil proceso de negociación. De manera que Obama declara que seguirá adelante con su campaña y que no plantea cancelar el debate como pretende McCain. Finalmente el congreso pasará el rescate financiero y McCain asistirá al debate, pero sus titubeos lo mostrarán como un candidato que trata de jugar con los sentimientos de la opinión pública en cuestiones muy difíciles.

Obama se prepara intensamente para enfrentar los debates, contratan a profesionales para entrenarlo en los rounds de sombra; construyen físicamente auditorios exactamente similares a los reales para el entrenamiento; revisan minuciosamente los puntos clave en los discursos y las respuestas… Los primeros dos debates los gana claramente Obama, las encuestas demuestran que la gente notó su superioridad en la actuación (Plouffe 2010). En el tercero, ambos candidatos logran una buena actuación. Pero lo más importante es que Obama logra transmitir el mensaje de esperanza por el cambio que representa su candidatura; logra conectar con la clase media que está devastada por la crisis; plantea sus proyectos de seguridad social y de recuperación económica. A final de cuentas, Obama logra transmitir la imagen de liderazgo y de capacidad ejecutiva que necesita un buen presidente; McCain con sus errores y extravíos queda deslucido a pesar de su gran experiencia parlamentaria. (Plouffe, 2010)

El debate de los candidatos a la vicepresidencia también logra mostrar a un Joe Biden con capacidad política. Sarah Palin hace un buen papel, pero no logra remontar los graves escándalos que la han perseguido durante toda la campaña; según las encuestas y estudios de grupos focales de la campaña de Obama, la mayoría de la gente no cree que pueda ser una buena vicepresidenta; mucho menos que pudiera ser una buena presidenta en caso de que McCain llegara a faltar, lo cual representa una gran probabilidad porque el senador de Arizona ya cuenta 72 años. (Plouffe, 2010, p. 349)

Desde que la campaña de Obama comienza a triunfar en los debates, se amplia la brecha en las encuestas de manera consistente. Hasta el final de la campaña se mantendrá la supremacía de Obama, la caída de McCain se comienza a pronunciar y llegará a su culmen en la elección.

Los triunfos de Obama en los momentos estelares de exposición mediática redundan en una mayor popularidad y enganchamiento con los simpatizantes. En este momento se baten los records de popularidad de la campaña, por ejemplo se logran 13 millones de contactos en la lista de correos electrónicos. Como la recaudación de fondos ha sido sumamente exitosa en septiembre y principios de octubre, Plouffe y Axelrode planean un infomercial de 30 minutos que se transmitirá en cadena nacional en los horarios de mayor audiencia en la última semana de la campaña. Según Plouffe, el infomercial logra una audiencia del 20% de la población norteamericana que veía televisión. En el comercial, Obama enlaza historias de los problemas que enfrentan los norteamericanos de clase media con las propuestas de solución que propone su campaña.

Personalmente creo que en la contienda se demostró que la campaña de Obama mantuvo una férrea disciplina para mantener coherencia en su estrategia general. En cambio, la campaña de McCain dependió de tácticas llamativas, que daban golpes de efecto, muchos de los cuales (como la candidatura de Sarah Palin) resultaban llamativos, sin embargo, en el largo plazo, estas maniobras distractoras no lograron su objetivo porque la campaña se hundió en numerosas contradicciones al saltar de una táctica a otra sin que estuvieran guiadas por la estrategia general de campaña.

 

El equipo del marketing online

Con mucho tiempo de antelación, antes del fragor de la batalla de 2008 Obama estuvo planeando su estrategia de Internet. La campaña de Obama tenía un equipo de mando integrado por 11 especialistas entre los que destacaban líderes mundiales del movimiento de la Web 2.0, quizá el equipo más importante que se haya reunido para un proyecto político. Entre los más famosos estaban Chris Hughes, quien fue uno de los cofundadores de Facebook; Eric Schmidt,  quien fue CEO de Google; Kevin Malover, uno de los cofundadores de la agencia de viajes online Orbitz y Craig Newmark fundador de la compañía inmobiliaria online Craiglist. A este equipo de mentes brillantes, Obama les dio libertad para trabajar a su gusto, les permitió empoderarse. Era un equipo con experiencia en el trabajo del marketing online que ayudó a desarrollar una estrategia de Internet muy profunda. Mientras que casi todas las campañas habían usado a la Internet como un plus, Obama integró la visión de las redes sociales en toda la estructura de campaña. Joe Rospars, el Director del área de medios y redes sociales reportaba los avances directamente con David Plouffe, Coordinador de la campaña.

Obama entendió perfectamente el potencial social de Internet. Desde febrero de 2007, Obama se reunió con Marc Andreessen, fundador de Netscape y miembro del equipo directivo de Facebook, para desarrollar ideas de redes sociales en la campaña. Más que inventar un nuevo producto, la campaña se montó en los sistemas existentes. Su equipo difundió miles de videos en YouTube. Tanto Obama como su esposa Michelle crearon paginas personales en Facebook, estas eran actualizadas diariamente por ellos mismos. Además el equipo de campaña creó grupos de Facebook para enfocarse a las principales comunidades de Estados Unidos. (Hartman, 2008)

Una de las grandes innovaciones del equipo fue la creación del sitio www.mybarackobama.com el cual servía como una central de mando para organizar a toda la actividad social en Internet. Desde este hub, se organizaban las actividades sociales en Web sites como Linkedin, eVite, Google Maps y Facebook. El equipo de Obama se conectó con las comunidades existentes y formó otras tantas. Lo más importante de esto es que se permitía a los usuarios empoderarse, de manera que los millones de seguidores hicieron la campaña de Obama por su propia cuenta. Muchos de ellos crearon nuevos grupos que tuvieron un profundo impacto en la campaña, entre estos destacan “One Million Strong for Obama”, “I endorse Barack Obama—and I’m telling my friends!”, “One Click for Barack Obama”. Además, claro también había grupos que atacaban a los candidatos McCain y Palin, como el “Yo tengo más experiencia en relaciones internacionales que Sara Palin”.

La contribución de Facebook a la campaña fue inestimable, por ejemplo, se debe citar que el grupo “One Million Strong for Obama” casi logra su cometido, pues convocó a 920,502 seguidores. En cambio el grupo equivalente “One Million Strong for McCain/Palin ‘08” se quedó sólo en 216,711 miembros. Mientras que el grupo “Yo tengo más experiencia en relaciones internacionales que Sarah Palin” logró 251,410 seguidores; así mismo el grupo “Un millón en contra de Sarah Palin” logró 209,673 miembros.

Hay que destacar que la popularidad de estos grupos se basaba precisamente en que eran grupos ciudadanos, no integrados por políticos. Todo esto implica también que la campaña de Obama logró un amplio consenso social con muy poco dinero. El tenía la capacidad de escribir mensajes en Facebook que instantáneamente se retransmitían a millones de seguidores, los cuales a su vez eran retransmitidos a sus amigos. La conjunción de sitios como Youtube, Facebook y otras herramientas sociales de la Internet en el sitio central mybarackobama.com, crearon una red que se movía al unísono a través de los Estados Unidos y del mundo entero. Obama verdaderamente dominó las campañas presidenciales en el Internet gracias a estas poderosas conexiones; además claro, de que también mantuvo una integración de los viejos medios (radio y TV) con los nuevos medios (de Internet).

Podría decirse que Obama dominó al sitio de videos Youtube porque durante 2008 mantuvo a la campaña como uno de los temas más vistos y miles de seguidores crearon miles de videos domésticos que aun circulan por la red.

El canal oficial de la campaña en YouTube tenía más de 2 mil videos, los suscriptores a este canal eran 135 000 personas. Estos videos oficiales fueron vistos más de 80 millones de veces. También había aproximadamente 442 000 videos generados por los usuarios en YouTube (my.barackobama.com.statistics 2009)

La estrategia de campaña de Obama fue exitosa porque hizo su mensaje fácil de encontrar (en todos los sitios importantes) y fácil de entender con mensajes como “Sí podemos” (“Yes we can”) o “Cree en el cambio” (“Believe in change”).

De acuerdo a Google, el 90% de la gente que encuentra una página Web a través de los motores de búsqueda usualmente se queda con el primer resultado de la búsqueda, por tanto, si quieres hacer marketing tienes que estar en el primer resultado de la búsqueda. El equipo de la campaña de Obama comprendió perfectamente esta dinámica, por lo cual creo Web sites con los URLs de las búsquedas más populares para incrementar la probabilidad de que ellos aparecieran en los primeros resultados de las búsquedas en los motores.

Además, cuando la oposición creaba videos criticando a Obama, la campaña lanzaba videos positivos sobre Obama los cuales usaban las mismas palabras de búsqueda de los negativos; de esta manera, cuando alguien buscaba el video negativo se topaba primero con el video positivo.

El equipo de campaña también sabía que más de una tercera parte de la gente no distinguía entre las búsquedas de materiales no pagados y materiales publicitarios (pagados), entonces decidieron explotar esta circunstancia. Para ello crearon muchos materiales publicitarios que dominaban las búsquedas, de manera que la información siempre resultaba orientada por el equipo de la campaña.

 

My Barack Obama.com, una central de operaciones online

La campaña se propuso trabajar con las herramientas que la gente sabía manejar. Es decir, cada red social tiene grupos de gente que han invertido tiempo, energía y capital social en desarrollar estas redes. El 60% de los adultos de los Estados Unidos pertenecen a una red social, pero usualmente sólo pertenecen a una. Cuando alguien quiere conectarse con ellos, tienes que saber donde y con quienes se conectan. Como dijo Scott Goodstein uno de los consultores de la campaña: “Algunas personas solo van a MySpace y ahí se quedan todo el día. Algunos otros solo están en LinkedIn. Nuestro propósito es que cada seguidor online –independientemente de la red con la que se conecte–, tenga una conexión con Obama. Por esta razón Obama tenía perfiles en más de 15 redes sociales; entre ellas las más famosas (Twitter, Facebook, MySpace, LinkedIn… ). Pero también tenía perfiles en las redes sociales más importantes de las minorías latinas, afroamericanas, asiáticas… (AsianAve.com, MiGente.com y BlackPlanet.com).

La campaña de Obama explotó estas plataformas para fortalecer el perfil social de la candidatura ajustándose a las diferentes formas de trabajar de cada red. Tenía 5 millones de amigos en más de 15 redes sociales, tan sólo tenían más de 3 millones de amigos en Facebook, algunos de sus seguidores usaron esta red social de manera creativa para difundir el mensaje de la campaña y del candidato, por ejemplo, algunos de ellos formaron un grupo de Facebook llamado un “millón de personas que apoyan a Obama”, el cual logró integrar a más de 900 mil seguidores. También había grupos de Facebook en casi todos los colegios universitarios de Estados Unidos. La campaña explotó la participación de las redes sociales existentes para reforzar el mensaje a través de las plataformas y crear todos los puntos de contacto de la campaña que fueran posibles.

Los perfiles y páginas de estas redes sociales se articulaban en el Web site de la campaña que funcionaba como un “hub”, un centro de operaciones cibernético para controlar el trabajo de todas las redes y programas sociales en línea de la campaña. Desde ahí se reclutaba a la gente, se empoderaba a los activistas, se recolectaban fondos para la campaña y se organizaban los eventos offline de la campaña, la llamada “campaña tierra”. Tenían más de 35 mil grupos de voluntarios que organizaron 200 mil eventos offline. (my.barackobama.com.statistics 2009) Obama tenía claro que debía permitir e incluso promover que la gente se empoderara e hicieran suya la campaña.

Este sitio Web de la campaña recibía más de 3.5 millones de visitantes al día; en ella se habían creado dos millones de perfiles que generaron más de 400 000 comentarios en blogs. (my.barackobama.com.statistics 2009)

Además, el mensaje de la campaña se articulaba perfectamente con las grandes preocupaciones de la sociedad estadounidense del momento. El desastre económico, las familias con problemas para pagar los costos de las escuelas, los créditos escasos, el alto desempleo, los altos precios de la energía y de la comida… todos estos problemas motivaban a la gente a engancharse con el mensaje de cambio que proponía la candidatura de Obama.

La campaña contrató publicidad en programas que tradicionalmente no aceptaban publicidad política como Comedy Central, VH1 y Spike. Destaca el caso de la publicidad en la cadena MTV que tiene como principal audiencia a los jóvenes, fue la primera vez que MTV transmitió publicidad política de una campaña presidencial.

 

Publicidad y comunicación a través de los celulares y de los videojuegos

La campaña de Obama difundió publicidad a través de los teléfonos celulares para dirigirse a los jóvenes y a los electores independientes en zonas donde estos grupos eran decisivos. Noventa por ciento de los americanos están conectados a sus teléfonos celulares todo el día. La gente aún lee más del 90% de sus mensajes de texto, en cambio una gran cantidad de los correos electrónicos publicitarios nunca son abiertos. Los mensajes SMS y los servicios de Internet en celular ofrecen una excelente oportunidad para que contactar a los seguidores dondequiera que estos se encuentren, en cualquier momento; además es un servicio bastante barato para movilizar a los votantes. En el 2006 se realizó un estudio (New Voters Project) que descubrió que los mensajes de recordatorio por SMS ayudaban a movilizar a los votantes con un costo de sólo 1.56 dólares por voto. En cambio los otros sistemas de movilizar seguidores casa por casa o por llamadas de teléfono fijo, representaban un costo de 20 ó 30 dólares por voto.

La campaña de Obama difundió los grandes eventos a través de los mensajes SMS. Por ejemplo, cuando Joe Biden fue electo como compañero de fórmula algunas encuestadoras revelaron que tuvo la mayor difusión de la historia a través de mensajes SMS. Durante el evento de la toma de protesta de Obama, más de 30 mil personas del público enviaron SMS’s sobre el evento en los momentos en que no había actividad. La campaña también mantenía una línea de comunicación a través de los mensajes SMS, para ello enviaba entre 5 y 20 mensajes cada mes. Incluso los seguidores podían preguntar a la campaña cuestiones de logística y eran guiados eficientemente a través del celular.

En los smartphones aparecían banners y mensajes SMS de la campaña, los usuarios decidían si querían recibir más mensajes e incluso información de los lugares donde podían votar. La campaña diseñó una aplicación de iPhone para que los seguidores pudieran seguir la agenda de la campaña y organizaran sus contactos telefónicos para que pudieran hacer publicidad sobre todo en los territorios en disputa. Al final de la campaña se tenían registrados a tres millones de personas al programa de mensajes SMS. Se realizaron tres millones de llamadas telefónicas tan sólo en los últimos cuatro días de la campaña. (my.barackobama.com.statistics 2009)

Además la campaña compró Billboards (espectaculares electrónicos) en nueve diferentes videojuegos como Madden, NFL 09 y Burnout: Paradise. Con la publicidad en los videojuegos, Obama sorprendió a millones de usuarios de Xbox y creó una corriente de conversaciones por Internet donde se comentaba este acontecimiento. También hay que mencionar que el candidato afroamericano tenía un avatar que interactuaba en Second Life. Obama demostró que dentro de los videojuegos se puede usar publicidad para sintonizar con los usuarios sin que ellos se sientan presionados.

La habilidad para colocar anuncios en espacios locales representa una operación trascendental para cualquier campaña, pero el equipo de Obama llevó esta estrategia a otro nivel. Antes de las primarias en un estado y antes de la elección constitucional, la campaña diseño anuncios de Internet que fueran atractivos para la población de cada lugar. Durante las primarias se desplegaron anuncios en noticiarios locales con mensajes adecuados a cada lugar. Después en la campaña constitucional se difundieron anuncios para pedir a la gente que se registrar para votar por Obama y los candidatos del cambio.

Para enfocar publicidad de Internet a objetivos geográficamente localizados, los anuncios se transmitían en paginas Web locales que eran seleccionadas por consultoras especializadas en medios locales. Una gran parte de la publicidad se dirigía a las comunidades afroamericanas, para lo cual se utilizaban paginas Web especializadas en este público. Por ejemplo, se desplegó una gran cantidad de publicidad en Web sites locales de la página blackplanet. No sólo se desplegaba publicidad, sino también información de la campaña que se actualizaba cotidianamente. La información también estaba seleccionada de acuerdo a las expectativas de cada comunidad. Mientras que las actualizaciones de contenidos en su perfil y en las páginas estatales servía para mantener a la gente informada e interesada, la publicidad se usaba para llamarlos a la acción.

 

Trabajo en comunidades

La comunicación a través de todos los canales relevantes para llegar a consumidores específicos, para crear el sentido de identidad con ellos es decisivo. Obama logró llegar a prácticamente todas las comunidades, en todos los grupos demográficos y a casi todos los perfiles psicológicos, todo ello con una brillante combinación de medios tradicionales y modernas tecnologías.

Los eventos masivos eran un espectáculo magnífico, con coreografías sincronizadas, presentaciones presidenciales impecables. Los centros de venta de sus artículos utilitarios cubrían todo el territorio norteamericano, ofrecían accesorios utilitarios y otros conmemorativos que rememoraban sus mejores eslóganes, como las playeras por “un cambio en el mundo”.

Obama usó la tecnología para atraer simpatías, lealtad y confianza; logro crear una imagen atractiva que pocos podían resistir. El éxito de esta campaña cambio las percepciones previas de una manera inédita no sólo sobre él, sino acerca de los Estados Unidos e incluso del mundo. El trajo a la realidad el American dream e hizo creer a todos que todos eran parte de este sueño.

El equipo de campaña hacía un gran trabajo de investigación del mercado electoral para mejorar la participación de los activistas. Por ejemplo, los productos publicitarios estaban sujetos a un proceso permanente de evaluación y mejora. En el ambiente de la Web 2.0 se les llaman las versiones Beta, sujetas a un cambio permanente para mejorar la atención al usuario. La campaña hacía un seguimiento de los correos electrónicos, los mensajes de texto y las visitas al Web site para averiguar si la campaña tenía una conexión exitosa con el usuario.

Siempre estaban testando las diferentes opciones para ver cual funcionaba mejor: diferentes encabezados, botones vs enlaces, video vs audio vs texto… De esta manera, la campaña desarrolló más de siete mil mensajes para correos electrónicos personalizados, adaptados a las posibilidades individuales, e hizo en tiempo real la mejora de sus materiales. Diariamente se hacían ajustes para mejorar la actuación de la campaña y lograr conectar de mejor manera con los seguidores. En la medida que avanzaba la campaña, la efectividad de los correos electrónicos aumentaba y el porcentaje de seguidores se incrementaba correlativamente. Los siete mil diferentes mensajes escritos se transmitieron más de un mil millones de veces a través de correos electrónicos.

El uso estratégico de correos electrónicos durante la campaña resultó esencial. Esto incluía la segmentación detallada de una base de datos con trece millones de direcciones. Cada vez que se enviaba un correo se estudiaba su recepción (sobre qué se hacía clic, qué información atraía más donaciones) para mejorar el siguiente, lo cual asemeja bastante la manera en que iTunes de Apple recolecta información sobre la música que escuchan los usuarios para ofrecer nuevas sugerencias.

La campaña instrumentó un dispositivo en Facebook para evaluar si los usuarios de esta red social realmente votaron. Mas de 5.4 millones de usuarios marcaron la opción “Ya voté” para anunciarlo a sus amigos y a los encuestadores. El día de la elección Obama proveyó un número telefónico gratuito (01-800) para resolver los problemas que tenía la gente para votar.

 

La campaña en blogs y microblogs

En la campaña se contrató a bloggers profesionales para generar contenidos de calidad. El objetivo de los blogs en la campaña era manejar la agenda pública, elevar el nivel del debate que en los medios es muy superficial, abordar temas que son trascendentales pero poco conocidos en los medios tradicionales, la idea fundamental es llamada “ciberperidismo de proximidad” (González, 2010)

Los medios y los periodistas trabajan en un doble nivel con las comunidades y los blogueros, por una parte como filtradores de noticias y por otra como receptores de ideas de historias. Dichas comunidades y blogs son fuentes con los que hay que mantener una conversación constante, de lo contrario este ecosistema de medios perece. (González, 2010)

Para el blog oficial, se contrató a Sam Graham Felsen, como bloguera en jefe. Ella era la responsable de un numeroso equipo de blogueros profesionales que trabajaron en la generación de contenidos y, fundamentalmente, en la conversación con el ciudadano a través de los blogs. (González, 2010)

De facto, Obama era el Twitterholico más importante de ese momento, tenía 109,892 seguidores. En cambio McCain con 4,402 seguidores no lograba entrar en el grupo de los 100 twitteros mas importantes del mundo. (Ver: www.twitterholic.com)

 

Recaudación de fondos entre pequeños donantes, no con lobbies

La campaña de Obama rompió modelos y muchos records: fue la más cara de la historia de los Estados Unidos; se registró la mayor votación de la historia y, también se logró la mayor diferencia que se haya producido entre un candidato demócrata y un republicano.

De los más de setecientos cincuenta millones que consiguió Obama, 659 millones de dólares provenía de contribuciones individuales. La mayor parte a través del Internet, esto tenía muchos beneficios, por ejemplo, que las donaciones no tienen que utilizarse para sufragar el aparato que las recauda y la horizontalidad del modelo permite adquirir menos compromisos.

Además Barack Obama reportó más de 3 millones  donantes, con un promedio de donación de 100 dólares; este fue un número de pequeños contribuyentes nunca antes visto. La campaña de Obama recaudó aproximadamente $750 millones de dólares. Mientras que el senador McCain recaudó aproximadamente $320 millones, incluyendo $84 millones que aceptó del sistema gubernamental de financiamiento. Estas cantidades no incluyen el dinero gastado por los Comités nacionales de ambos partidos. Si sumamos, por ejemplo, lo que el comité demócrata recaudó al presupuesto de la campaña de Obama, se lograría casi los mil millones de dólares, comparados con los republicanos (partido y candidato) que alcanzaron 630 millones de dólares, los demócratas los habrían superado casi por 400 millones de dólares.

Como el equipo de campaña de Obama vislumbró que tendría una gran recaudación de dinero para la campaña renunció a recibir financiamiento público, pues en caso de que lo hubiera aceptado hubiera tenido que aceptar un tope para las recaudaciones.

 

Fuente: New York Times (2010) elaborado con base en los reportes oficiales de la Federal Election Comission

 

La estrategia fundamental era recolectar entre los simpatizantes, entre los pequeños donadores, sobre todo a través de Internet y en los eventos que hace Obama con sus seguidores. De esta manera Obama evade comprometerse con los grandes lobbies, quienes usualmente logran financiar las grandes campañas presidenciales y logran influir, posteriormente en el gobierno del presidente electo.

 

Cuadro 4. Resumen de la recaudación de la campaña de Obama en 2007 y 2008

Donaciones Dinero recaudado
Individuales $659.127.039
PAC* $1.580
Partido Demócrata $850
Donación del Candidato $0
Donación del gobierno federal $0
Transferencias $86.950.000
Dinero gastado en la campaña $729.482.475
Dinero que no se gastó en la campaña $18.272.367

 

Cuadro 5. Tamaño de las donaciones que recibió la campaña de Obama

Menores de 200 dólares $246.290.137
Entre 200 y 499 dólares $93.823.029
Entre 500 y 999 dólares $72.686.303
Entre 1000 y 1999 dólares $91.949.666
De 2000 o más dólares $136.618.669

Fuente: Comisión Federal Electoral, descargado del Web site el 16 de julio de 2011

*Los PAC son Political Action Committees, fundamentalmente son grupos de interés que invierten en la campaña.

 

Según la Comisión Federal Electoral de los Estados Unidos, Obama recaudó casi 750 millones de dólares en las dos campañas (primarias y constitucional). Gastó 729 millones y dejó sin gastar 18 millones que Obama podría usar en la siguiente campaña de 2012. Quizá la mayor inversión de la campaña fue la publicidad en los medios de comunicación. En este rubro resaltan los gastos en publicidad de televisión. Obama gastó aproximadamente 250 millones de dólares en propaganda en TV, superando con mucho el récord implantado por George W. Bush en 2004, de 188 millones de dólares. Mc Cain reportó un gasto de 118 millones de dólares en ese mismo rubro.

Hay que insistir en que la campaña de Obama fue la primer campaña que tuvo un trabajo profundo con la Internet social, en ese sentido es un modelo de campaña 2.0. Pero esto no quiere decir que la campaña haya descartado a los “viejos medios”. De facto, la mayor parte de la inversión de la campaña se concentró en los medios tradicionales: televisión y radio, como se puede apreciar en el Cuadro 6, la campaña combinó exitosamente el trabajo en viejos medios y nuevos medios. En este sentido, podemos decir, claramente, que sigue siendo una campaña que apuesta tanto a la videopolítica como a la ciberpolítica; este es el modelo de la “convergencia”, en el cual los nuevos medios no vienen a desplazar a los viejos medios sino que viejos y nuevos medios se hibridan. (Jenkins 2009)

 

Cuadro 6. Inversión de la campaña de Obama en medios de comunicación

Tipo de medios Gasto
Medios electrónicos (Televisión y radio) $304,621,047
Medios impresos $15,339,279
Medios de la Internet $14,037,426
Medios diversos $5,567,817
Consultoría de medios $214,001
Total $339,779,570

Source: Open secrets.org 2011

 

Los gastos en viejos y nuevos medios de la campaña de Obama tienen correspondencia con los medios que la gente usó para informarse. Como se puede apreciar en el Cuadro 7, la gente se sigue informando prioritariamente por la televisión, por lo cual, sigue siendo el principal medio para que las campañas presidenciales de USA. No obstante, en 2008, ya también se aprecia un crecimiento muy significativo de la gente que consulta la Internet para informarse de política; en 2008, la Internet ya desplaza a los otros medios, excepto la televisión.

 

Cuadro 7. Fuentes de información que usó la gente en las elecciones presidenciales 2004 y 2008

Tipo de medio 2004 2008
Televisión 76% 68%
Televisión por cable 40% 44%
Noticieros de las grandes cadenas de Televisión* 29% 18%
Periódicos impresos 46% 33%
Radio 22% 16%
Revistas 6% 3%
Internet 21% 36%

Fuente: Pew Research Center for the People and the Press 2008

*Noticieros de cadenas como NBC, CBS, ABC…

 

Cuadro 8. Diferencia en el uso de medios de Internet a través de las edades de los usuarios

Rangos de edades Sitios de noticias Blogs Sitios de los candidatos Videos en Internet Redes sociales de Internet
18-29 59% 42% 38% 65% 28%
30-49 42% 30% 26% 41% 6%
50-64 33% 24% 21% 34% 3%
65 y más 12% 9% 7% 17% 1%

Fuente: Pew Research Center for the People and Press, 2008

 

Cuadro 9. Gastos en la campaña presidencial de Obama 2008

 

Sector

Descripción

Total de Gastos

Administrativo De viaje $ 60.788.187
Salarios y beneficios $ 58.756.288
Varios Administrativo $ 21.183.755
Gastos de envío / transporte $ 16.841.136
Renta / Utilidades $ 10.615.733
Suministros, equipo y muebles $ 4.788.975
Consultores administrativos $ 1.432.820
Alimentos / Reuniones $ 437.144
Los gastos de campaña Eventos de campaña $ 32.012.975
Consultas / Encuestas / Investigación $ 28.043.988
Materiales $ 7.759.721
Campaña de diversos $ 2.561.014
Consultores Políticos $ 2.298.902
GOTV $ 899.546
Campaña de Correo Directo $ 110.000
Contribuciones Partes (Federales y no federales) $ 40.255.727
Contribuciones por reembolsos $ 5.661.816
Comités (Federales y no federales) $ 9.115
Los candidatos (de la Federales y no federales) $ 5.033
Recaudación de fondos Recaudación por Correo Directo / Telemarketing $ 28.481.746
Recaudación de Fondos Varios $ 1.357.740
Eventos de recaudación de fondos $ 162.930
Consultores de recaudación de fondos $ 19.100
Medios de comunicación Medios de difusión $ 244.437.691
Varios medios de comunicación $ 133.211.869
Internet Media $ 26.555.479
Medios de Impresión $ 20.462.672
Consultores de Medios $ 2.676.282
Otro Las donaciones de caridad $ 129.055
Transferencias Transferencia de diversos $ 7.500.000
Federal de transferencia $ 7.002
Desconocido Información insuficiente $ 618.203

Fuente: opensecrets.org 2011, elaborado con base en los reportes oficiales de la Federal Election Comission

 

Convencer jóvenes para convertirlos en seguidores y activistas

Obama uso el poder de la Web 2.0 para movilizar a la gente hacia los eventos públicos de la campaña. Para ello creó un E-center que fue adoptado por cientos de miles de seguidores, ellos se comunicaban con sus pares, lo cual hacía más creíble su publicidad; fue el E-center más grande de la historia, milagrosamente operó con costos muy bajos. Se diseñaron aplicaciones de Internet para que los seguidores llamaran a sus amigos a través de Internet, esto fue especialmente importante en los distritos donde había un voto independiente que les podía dar la victoria. La campaña elaboraba guiones para conducir los diálogos que entablaban los seguidores de Obama. Este tipo de aplicaciones permitía a los voluntarios grabar las respuestas de los entrevistados en una base de datos de la campaña.

 

Enrolar y entrenar a los seguidores

Durante la primaria de los demócratas, el equipo online de Obama se enfocó –más que los otros candidatos— en involucrar a los simpatizantes para convertirlos en seguidores que desarrollaran actividades de proselitismo.

El equipo ofrecía diversas oportunidades para que los simpatizantes de Obama se involucraran con la campaña; sobre todo proveía oportunidades de mayor impacto y compromiso para el grupo más pequeño de activistas de la campaña.

En la medida que los simpatizantes ascendían peldaños en la escalera del compromiso, la campaña les ofrecía un trabajo más profundo. Entre las numerosas actividades que realizaban se encuentra el hablar con conocidos para que voten por Obama; el envío de correos electrónicos; las llamadas telefónicas para contactar simpatizantes; participar en operativos de proselitismo casa por casa … La campaña ofrecía a los simpatizantes y seguidores un menú de opciones ascendente:

  1. A los que se iniciaban como seguidores les solicitaban que llamaran a sus amigos a involucrarse con la campaña de Obama a través de sus redes sociales. Que informaran a través de mensajes SMS y/o enviando correos electrónicos para informar sobre el avance de la campaña, para pasar al siguiente nivel debías realizar alguna donación económica o registrarte en las listas de voto anticipado.
  2. En el segundo nivel debían comenzar a hacer publicidad para la campaña en los perfiles de sus amigos. Lo común es que se den de alta y creen una cuenta en el Web site de la campaña (mybarackobama.com), en este central de mando se proveen herramientas para crear grupos de apoyo.
  3. Debían convertirse en animadores del grupo de apoyo, para ello debían: postear en la red social, subir fotos, escribir post en un blog y crear videos de apoyo para la campaña, estos deberían subirse a YouTube. Con información y orientación del equipo de la campaña, debían realizar reuniones presenciales donde solicitaran a los asistentes que aportaran dinero a la campaña, que se registraran para votar, que llamaran a sus conocidos a votar por Obama o que hicieran llamadas telefónicas para hacer proselitismo.

 

Una operación online que se puede proyectar a niveles masivos

El equipo de campaña diseñó un proyecto modesto al principio pero que podía escalar a millones de seguidores. Durante las primarias y la campaña constitucional, el equipo continuó mejorando el sistema de  Internet. A través de la social media diseñaron un sistema llamado: gatea, camina, corre, vuela (Gráfico 7). A pesar de algunos errores iniciales, el equipo de campaña online ofreció a los seguidores apoyo para que ellos crearan sus propios proyectos de proselitismo (blogs, grupos de apoyo en redes sociales, producción de videos…); reto que ninguna campaña había desarrollado satisfactoriamente.

El Web site de la campaña contenía videos, discursos, fotos y guías para orientar las actividades de proselitismo; este arsenal de recursos estaba a disposición de los seguidores para el trabajo electoral en sus comunidades. A cambio, los seguidores crearon más de 400 000 videos y los subieron a YouTube. También escribieron más de 400 000 comentarios de blogs en el Web site de la campaña. Quizá ni la misma campaña por sí misma hubiera podido generar todos estos contenidos, pero además fue mejor que los mismos ciudadanos lo hicieran por sí mismos, pues el proselitismo de la gente común y corriente resultaba más creíble que el de los políticos.

La creación de contenidos debía provenir de las raíces sociales, desde la gente, no desde arriba, desde los políticos o los dirigentes de la campaña. De esta manera los contenidos eran más creíbles. La campaña de Obama comprobó que cuando la gente se empodera, ellos mismos crean y diseminan sus propios contenidos y sus propios mensajes. Cuando alguien quería hacer un video sobre Obama, el equipo de campaña no sólo autorizaba el proyecto sino que proveía discursos, literatura, fotos e incluso videos de la campaña. Prácticamente no había reglas para que los seguidores crearan contenidos, no había peleas por el copyright; todo era gratuito, de manera que la campaña ahorraba grandes cantidades de dinero en producción y publicidad.

De esta manera los seguidores hacían suya la campaña, creaban contenidos desde su propia perspectiva, cosas personales y nuevas. Esta apertura permitió una explosión de creatividad y diversión en la campaña; gracias a todo ello, muchos de los productos promocionales de la campaña funcionaron como marketing viral. Entre los productos más exitosos podemos citar los videos de la “Obama girl”, el video “Yes we can” del vocalista de los Black Eye Peas, la gran cantidad de carteles y playeras que copiaban tendencias artísticas.

El equipo de Obama comprendió rápidamente que se debe integrar a las comunidades en la campaña. Una comunidad es influida por los conectores, en la campaña los seguidores más comprometidos fueron motivados a crear sus propios grupos de Facebook, a sincronizar estos grupos con el Web site de la campaña (mybarackobama.com) y para que reenviaran correos electrónicos a sus amigos que no estaban tan comprometidos. Pero una comunidad es tan fuerte como sus miembros. Obama promovió que las comunidades se fortalecieran, para ello proveyó a sus miembros herramientas que les ayudaban a desarrollar las comunidades. El promovió que los seguidores se empoderaran, para ello les cedió el control de las comunidades. De esta forma el leit motiv de la campaña pasó de “Si se puede” a “Si se pudo”. La campaña de Obama explotó eficientemente las redes sociales de Internet para motivar una vida real en comunidades geográficamente ubicadas.

El Web site de la campaña ofrecía un banco de datos y orientación sobre la forma en que se debía trabajar el proselitismo electoral, como organizar un debate del partido, como hacer visitas casa por casa, como hacer llamadas para difundir la campaña, etc. Los seguidores comprometidos tenían acceso al banco de datos con los números y correos electrónicos de otros seguidores; los eventos locales de la campaña eran anunciados en las páginas y perfiles, también eran geolocalizados en las páginas Web y se podían rastrear incluso por el código postal. Los seguidores que se inscribían en el Web site de la campaña se sentían acompañados por el equipo de campaña y tenían muchos recursos a su disposición para hacer su trabajo. Estas herramientas habilitaban a los seguidores para que se convirtieran en organizadores comunitarios en sus propios vecindarios. De esta manera, Obama no creó a las comunidades, solamente promovió que sus seguidores organizaran las suyas; esto permitió a los seguidores dirigir y administrar los recursos para que las comunidades crecieran por si mismas.

 

Ejemplos de comunidades organizadas por el cambio

Citemos un estudio de caso (González, 2010) para mostrar como funcionó la articulación de la campaña con las comunidades locales en Carolina del Norte. Este estudio analiza a una organización no gubernamental denominada Generation Engage. Esta agrupación no tenía afiliación política o religiosa, pero estaba dedicada a conectar a jóvenes con la clase política mediante el impulso de iniciativas que permiten el acercamiento de líderes políticos a la juventud. Esta organización asentada en Carolina del Norte utiliza su infraestructura y contactos para impulsar las inquietudes de la juventud y que así ésta tenga una voz en el proceso político. Esta agrupación realiza una gran actividad a través de la Red. Por ejemplo, a través de la Internet consiguieron atraer el interés de muchos jóvenes universitarios de este estado por la política real.

Generation Engage está basada en tres premisas fundamentales: los jóvenes carecen de acceso a la política (no es un problema de falta de interés); la democracia debe ser un diálogo y no un monólogo; y la mejor inversión en el futuro de una democracia es en los jóvenes líderes a nivel local.

El estudio (González, 2010) considera que gracias a esta nueva forma de hacer política que involucra a la gente desde la base, el número de voluntarios con los que contó el Partido Demócrata fue abrumador, Obama pasó diez veces por Carolina del Norte con su gira, la articulación del candidato con las estructuras locales permitieron que la campaña triunfara en las elecciones.

El estudio (González, 2010) también analiza el caso de la agrupación Moms for Obama. Aunque es muy diferente, en su estrategia y estructura, a la organización de Generation Engage, el caso de las Moms for Obama es el ejemplo perfecto de pequeñas redes vecinales que van creciendo exponencialmente hasta aglutinar a miles de mujeres que llaman a votar por Obama.

La misión de las Mamás por Obama, durante un año (2008), fue organizar todos los sábados pequeñas reuniones en su casa, con no más de diez mujeres, para hablar de política, fundamentalmente local. Las reuniones daban lugar a otras reuniones en otras casas y así sucesivamente por todo el estado, recaudándose fondos para la campaña demócrata, organizándose rifas, cenas benéficas y otras acciones solidarias y de concienciación política”.

La investigación (González, 2010) realizó una encuesta en Carolina del Norte. Un 51% de los encuestados aseguró que alguno de sus progenitores había participado en reuniones, charlas informativas o actividades de asesoramiento o propaganda. Un 38% de los encuestados destacó que su madre había participado directamente o  indirectamente en las actividades de Moms for Obama. Incluso un 65% dijo conocer Generation Engage, bajando hasta un 45% los que habían participado en algunas de las sesiones o actividades organizadas por esta organización. El 90% de los estudiantes encuestados siguió la campaña a través de redes sociales, fundamentalmente My Space y Facebook, así como por los medios online.

En conclusión, el Partido Demócrata, con Obama a la cabeza, consiguieron un vuelco político sin precedentes en Carolina del Norte, gracias al apoyo ciudadano fraguado “puerta a puerta” sustentado en el trabajo de los 27.000 voluntarios del propio partido, como de otras organizaciones independientes progresistas como Generation Engage o Moms for Obama que hicieron didáctica electoral en un momento político clave para el estado y para el conjunto del país.

 

Modelo para la mercadotecnia social

La campaña de Obama realizó lo que cualquier mercadólogo sueña hacer en el nuevo paradigma tecnológico económico: más que enfocarse en la conversión de ciudadanos comprometidos con otra opción, se enfocó a los nuevos mercados que no estaban comprometidos con una opción política: los jóvenes. La campaña se proponía convertir a los seguidores en activistas, para ello tenía que convencer a los jóvenes para que  involucraran en la campaña; para convertirlos en motivadores de los grupos y; convertirlos en representantes de la campaña.

Los seguidores que se transformaban en activistas fueron el centro de la campaña, activistas que convencían a otros seguidores para que también se volvieran activistas, todo ello tenía un efecto multiplicador.

El objetivo de la conversión de seguidores era obtener votos en parcelas que no estaban ganadas por sus competidores. Su triunfo electoral mostró los frutos de su estrategia, ganó con 365 delegados sobre los 162 de McCain, triunfó en 10 estados que en 2004 habían votado por los republicanos. Este éxito se basó en el proselitismo que los millones de seguidores estuvieron realizando.

Los mercadólogos tradicionalmente se preguntan si el marketing viral funciona, o si vale la pena usar la social media en el plan de marketing. Desde la campaña de Obama estas preguntas se han transformado. Ahora la cuestión es si una campaña está preparada para permitir que sus seguidores se empoderan y se conviertan en los medios de comunicación. Si el candidato y la campaña son tan buenos que puedan sobrevivir e incluso florecer en ese mercado que es la comunicación “de boca en boca”.

La campaña de Obama se sincronizó con esta nueva sociedad abierta. A diferencia de lo que hacen tradicionalmente las industrias culturales, la publicidad e incluso el entretenimiento, la campaña permitió que sus contenidos circularan libremente, que fueran reinterpretados, resignificados; la campaña incluso promovió el desarrollo de un movimiento social que tomó vida y curso por si mismo.

La campaña de Obama permitió que la gente se empoderara y escribiera una nueva historia junto con el candidato y su equipo. La campaña no hizo política como tradicionalmente se realiza, sino que retomó las inquietudes de la gente de su momento y las articuló con un impresionante movimiento social por el “cambio”, por la “esperanza”; no era solo la presidencia, sino un profundo cambio en las estructuras políticas de los Estados Unidos y del mundo.

 

Contrastes de la campaña de Obama y McCain

Durante el verano, en la víspera de la campaña constitucional el equipo online de Obama ya trabajaba a su máxima potencia, en cambio el de McCain no había encendido los motores; en la campaña del republicano la campaña de Internet prácticamente no existía durante el verano. La campaña de McCain tenía un página muy deficiente, gran parte de las aplicaciones estaban “en construcción”. Era una página Web 1.0 muy tradicional. Los seguidores no podían subir fotos, mucho menos videos o vincular los blogs de los usuarios.

La campaña de Obama comprendió la importancia del video para marcar la agenda y aceptó el reto. Aunque McCaín también usó el YouTube, no comprendió su importancia, por ello no logró tanta proyección como Obama en este espacio.

El canal de Obama en Youtube tuvo más éxito ente los jóvenes y las mujeres. McCain tenía más seguidores entre los adultos mayores. Los videos de Obama fueron vistos más de 300 millones de veces que los de McCain (Ver Cuadro 10).

La diferencia no solo era la cantidad sino también la calidad, la pareja republicana tenía la imagen de pasado en comparación con la imagen que logró Obama. Sara Palin y John McCain fueron blanco de muchos más ataques en la Web que Obama. Por ejemplo, cuando la cuenta de Yahoo de Sarah Palin fue crackeada.

En la red social MySpace, Obama tenía una superioridad de 6 a 1 de amigos sobre McCain (Ver Gráfica 8). En Facebook mas o menos se repitió la historia (Ver Cuadro 11).

Cuadro 11. Seguidores en Facebook de los dos candidatos presidenciales

Oficial Obama McCain
Seguidores individuales y en grupo 5,066,446* 583.518*
Número de posts en el muro 572,383 Ninguno
Características especiales en el perfil de la página** Videos, localización del sitio donde votar, registro de votante Ninguno

Source: http://www.facebook.com/johnmccain

Source: http://www.facebook.com/barackobama

Source: http://www.facebook.com/group.php?gid=25652988786

Source: http://www.facebook.com/group.php?gid=2231653698

*   El grupo no oficial “un millon para McCain/Palin’ tenía 200,251 miembros.

El grupo no oficial “un millon de apoyos para Barack” tenía 986,470 miembros.

 ** Además de elementos básicos como posts, eventos, foros, vínculos…

Data from February 4, 2009

 

El triunfo electoral de una campaña innovadora

El porcentaje de electores que asistió a las urnas (63%) también marcó un nuevo récord. De manera que Obama triunfó tanto en el colegio electoral (365 contra 173 representantes) como en el voto popular (52.9% contra 45.7%). La innovadora campaña permitió a Obama ganar con más de 9 millones de votos. Para todo ello mantuvo los estados que Kerry había ganado en la elección de 2004, pero además los demócratas lograron una mayoría de apoyo en nueve estados que habían apoyado a Bush en la presidencial de 2004. Obama incluso ganó en estados que eran considerados bastiones del partido republicano como Ohio, Florida, Indiana, Virginia y Carolina del Norte. También logró triunfos contundentes en Nevada, Colorado, Nuevo México y Florida que tradicionalmente eran territorios republicanos.

Obama sabía que podía ganar los estados con una mayoría de votantes indecisos. El se atrevió a trabajarlos con ahínco y tomar las decisiones difíciles para lograrlo. Desde las primarias concentró sus fuerzas en los estados indecisos. Necesitaba triunfos rápidos y ajustados a su presupuesto. Una estrategia que comprendía a los 50 estados es una estrategia que apostaba por el progreso en todos ellos y por el país entero, no concedió ningún estado sin pelearlo.

La prioridad en los estados indecisos era: el promover el registro para votar, ayudar a los candidatos demócratas que estaban abajo en las encuestas y construir organizaciones de activistas en cada estado (Ver Gráfica 10).

Fuente: http://www.slideshare.net/patricklebedinski/obama-presentation-653261

 

Composición del electorado de Obama

Cuando analizamos la votación se descubre que el 43% de la población blanca votó por Obama; también entre las mujeres obtuvo el triunfo con el 55% (Athlekar, 2010). Fue lógico que el 66% de los jóvenes menores de 30 años le dieran su voto; incluso el 55% de jóvenes blancos votó por el. Ya desde las primarias, 6.5 millones de electores menores de 30 años cambiaron su voto para favorecer a Obama. Aproximadamente 44 millones de americanos de entre 18 y 29 años tenían la posibilidad de votar en el 2008.  En este sector, 17 millones eran estudiantes universitarios, un sector especialmente preocupado por los problemas de las colegiaturas.

La juventud de Obama (47 años) inspiró a muchos de los jóvenes que votaron por primera vez. Entre los electores que votaban por primera vez, 71% lo hicieron por los demócratas. McCain sólo obtuvo el 29% de los primeros votantes, comparado con el 53% que obtuvo Kerry en 2004. (Athlekar, 2010)

El 56% de las mujeres votaron a Obama, lo cual excedió por mucho la tradicional ventaja de los demócratas en este sector; Obama sólo perdió entre las mujeres blancas por el 7%. Esta identidad de Obama con las mujeres fue crucial para su victoria; con ello también se demostró que la selección de Sarah Palin por parte de McCain no funcionó para atraer el voto femenino. El 84% de los demócratas que en las primarias votaron a Hillary votaron por Obama. (Athlekar, 2010)

El 49% del voto masculino se decidió por Obama, con ello redujo la gran diferencia que el partido republicano obtuvo en 2004. El 41% de los hombres blancos votaron a Obama, con lo cual se colocó como el primer demócrata desde Jimmy Carter en obtener más de 38% en esta categoría. (Athlekar, 2010)

El 95% de los votantes afroamericanos votaron por Obama y sólo el 4% por McCain. Así el candidato demócrata logró movilizar el voto afroamericano el cual, a pesar de tener una fuerte raíz demócrata, en las últimas elecciones había sido muy abstencionista. De facto, como ha sucedido en las últimas elecciones, fueron más las mujeres afroamericanas que los hombres quienes acudieron a votar.

Obama tuvo una gran actuación entre las minorías. En la más importante, el 66% de los latinos votaron por Obama, el cual ha sido el promedio más alto para un demócrata. McCain sólo obtuvo el 31% del voto latino, a pesar de cortejarlo fuertemente en su campaña, por ejemplo, McCain visitó México. También hay que recordar que Obama realizó anuncios en español para llamar a los latinos, entre ellos cosechó la antipatía que Bush había dejado en este sector. También el 63% de los votos asiáticos apostaron por Obama y sólo el 34% por McCain. Los judíos fueron un sector muy comprometido, pues el 78% votó por Obama, ya en elecciones anteriores el voto judío se había perfilado como demócrata. (Athlekar, 2010)

Por religión, el 54% de los católicos votó a Obama, 46% por McCain. Los analistas estimaban que los católicos estaban más preocupados por la Guerra de Irak y por el servicio de salud universal que por el tema del aborto. En cambio el 73% de los cristianos evangélicos de raza blanca votó por McCain y sólo el 25% votó por Obama; paradójicamente esto significó un aumento en la votación para los demócratas, quienes sólo habían obtenido 21% en 2004. Algunos especialistas consideran que los demócratas usualmente tienen muchos problemas en las áreas rurales, donde vive la mayoría de este segmento poblacional. (Athlekar, 2010)

Entre los votantes solteros, Obama ganó con una gran ventaja, obtuvo el 66% de estos votos, comparado con el 32% que obtuvo McCain. Entre los casados éste último obtuvo un 51% de votos, mientras que Obama logró 47%. Aun así estos porcentajes representaron una caída para los republicanos que en 2004 habían obtenido 15 puntos más que los demócratas.

McCain obtuvo un triunfo contundente entre los de 65 y más años, quienes representaban un 16% de todo el electorado; con ellos se compensó el holgado triunfo que Obama logró entre los jóvenes menores de 30.

El voto de los suburbios se dividió entre ambos contendientes. En este segmento Bush había ganado claramente en 2004, McCain ganó con el 51% y Obama obtuvo el 47%.

Obama hizo una gran campaña en la red LinkedIn que es muy popular en el mundo laboral, en esta red discutió seriamente sus puntos de vista en cuestiones de negocios, aumentos de impuestos y finanzas. Había muchos grupos de apoyo en esta red, de manera que los seguidores de Obama podían descargar muchos recursos y hacer sugerencias al candidato. Gracias a todo ello, el 53% de los votantes que ganaban más de 200 mil dólares al año votaron a Obama; en cambió McCain sólo obtuvo un 45% de este segmento.

La campaña de Obama deja muchas lecciones para México, pero para introducirnos en el tema en el siguiente capítulo comenzaremos a discutir como está entrando la Web2.0 a México, tanto entre la población como en los políticos.

 

Referencias

Athlekar, Rashmi (2009) Strategic Review of Obama’s Segmenting & Targetting Strategies, en www.slideshare.net, Descargado el 13 de agosto de 2010

Edelman 2009 “The Social Pulpit: Barack Obama’s Social Media Toolkit.” Edelman Digital Public Affairs. 2009. Descargado el 13 de agosto de 2010

González, J.L. (2010): “La base electoral de Obama, redes sociales virtuales y reales: los casos de generation engage y moms for Obama”, en Revista Mediterránea de comunicación, 1, pp. 25-35. Recuperado el 12 de marzo de 2011

Hartman, Jalali (2008) Obamanomics, a study in social velocity, Descargado el 13 de agosto de 2010 http://yovia.com/sponsors/become_sponsor.html, Descargado el 13 de agosto de 2010

Jenkins, Henry (2008) Convergente culture, la cultura de la convergencia de los medios de comunicación, Paidós, Barcelona.

Kenski et al (2010) The Obama victory, how media, Money, and message shaped the 2008 election, Oxford University Press. New York.

Paul Van Veenendaal e Igor Beuker 2009 “Case study of effectiveness the Barack Obama campaign”, http://www.ViralBlog.com, Descargado el 13 de agosto de 2010.

Plouffe, David (2010) The audacity to win, Penguin Books, New York.

Robinson Luke (2009) Obama 2.0, Connecting, recruiting and empowering, Lessons for higher education, www.slideshare.net/lukerobinson, Descargado el 13 de agosto de 2010

Trad Hasbun, Roberto y José Adolfo Ibinarriaga Aragón (2009), Política 2.0: México y el neoclasicimo digital. Mimeo.

Descargar artículo:
  • Alex Aguirre

    Excelente artículo. Bien explicado y breve.

A %d blogueros les gusta esto: