RMC es una publicación del Departamento de Ciencias de la Comunicación - Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Cuajimalpa

La campaña de reelección en Argentina: Inteligencia emocional y política electoral

Descargar artículo:

El presente artículo analiza el uso de la inteligencia emocional como parte de las campañas electorales. En lo particular, se centra en la campaña de reelección de Cristina Fernández de Kirchner en Argentina, quien en el 2011 ganó la Presidencia. El análisis confirma  que las elecciones implican el conocimiento y la movilización de emociones de los votantes, razón por la cual los candidatos que poseen un mayor nivel de inteligencia emocional tienen más posibilidades de construir ventajas competitivas para ganar la elección.

Fotografía: “Cristina Fernández” por Leandro Neumann Ciuffo @ Flickr

Fotografía: “Cristina Fernández” por Leandro Neumann Ciuffo @ Flickr

Por Karla  Haydee Ortiz  Palafox* / Andrés  Valdez  Zepeda**

Publicado originalmente en RMC #134

Salovery y Mayer acuñaron el concepto de Inteligencia Emocional (IE) quienes la describían como una forma de inteligencia social que implica la habilidad para dirigir los propios sentimientos y emociones y las de los demás, saber discriminar entre ellas y usar esta información para guiar el pensamiento y la propia acción.

Sin embargo, Thorndike había usado el termino inteligencia social, como una especie de sinónimo de lo que hoy se entiende por IE, para referirse a la habilidad cuyo fin es comprender y dirigir a las personas y actuar sabiamente en las relaciones humanas. Por su parte, Gardner hizo referencia a las inteligencias múltiples de la persona, señalando la existencia, entre otras,  de la inteligencia intrapersonal y interpersonal como un tipo de competencia social de los individuos.

Recientemente, este constructo psicológico (la IE) fue utilizado y socializado por Goleman, aplicado principalmente a las empresas y su entorno laboral. Su tesis principal señala que quienes alcanzan altos niveles dentro de las organizaciones son aquellas personas que poseen un gran control de sus emociones, están motivadas y son generadoras de entusiasmo, además de saber trabajar en equipo, tienen iniciativa y logran influir en los estados de ánimo de sus compañeros.

A partir de estos años, los principios de la IE y su complemento, las competencias emocionales, se han venido desarrollando y aplicando no sólo en las organizaciones empresariales, sino prácticamente en todos los campos de la vida, como lo son el desarrollo personal o la actividad política.

Sobre la inteligencia emocional, Goleman señala:

Las personas con habilidades emocionales bien desarrolladas tienen más probabilidades de sentirse satisfechas y ser eficaces en su vida, y de dominar los hábitos mentales que favorezcan su propia productividad; las personas que no pueden poner cierto orden en su vida emocional libran batallas interiores que sabotean su capacidad de concentrarse en el trabajo y pensar con claridad.

Conceptualmente, la inteligencia emocional ha sido  tratada de diferente forma. Para Cortese, la inteligencia emocional es un conjunto de destrezas, actitudes, habilidades y competencias que determinan la conducta de un individuo, sus reacciones, estados mentales, etcétera, y que puede definirse como la capacidad de reconocer nuestros propios sentimientos y los de los demás, de motivarnos y de manejar adecuadamente las relaciones.1

Cooper y Sawaf definen la inteligencia emocional como la capacidad de sentir, entender y aplicar eficazmente el poder y la agudeza de las emociones como fuente de energía humana, información, conexión e influencia.

Por su parte,  para Arana la inteligencia emocional consiste en la capacidad para captar las emociones de un grupo y conducirlas hacia un resultado positivo. Este tipo de inteligencia constituye un soporte importante en la dirección de las organizaciones y aporta una serie de guías y recomendaciones que ayudan a la mejora sucesiva y progresiva de la capacidad de liderazgo.2

La inteligencia emocional implica el conocimiento de las propias emociones, la capacidad de controlarse a si mismo, el reconocimiento de las emociones ajenas, así como el control y mejora de las relaciones interpersonales.

En la política electoral, la inteligencia emocional de los candidatos es muy importante, ya que no sólo se trata de conocer las emociones de los electores para tratar de persuadirlos y movilizarlos a las urnas, sino también para controlar sus propias emociones y poderlas usar estrategicamente  durante la campaña electoral.

En este escrito, se analiza el uso de la inteligencia emocional en la campaña electoral de Cristina Fernández de Kirchner en Argentina, misma que fue una herramienta muy importante para poder ganar la elección para su reelección en el 2011.

 

Las emociones y la campaña

Darwin consideraba que las emociones eran mecanismos que aseguraban la supervivencia. Por su parte, Valdez comenta que una de las características distintivas del ser humano es que es un ser social y un  animal político. La política, en un sentido amplio, lo determina todo en su vida.

Actualmente sabemos que las emociones son mecanismos que han asegurado la supervivencia de la especie humana y su desarrollo. Al respecto, Valdez señala que el ser humano es también un animal racional y emocional, que piensa, siente, se emociona y se apasiona constantemente. Desde esta perspectiva observamos que las emociones representan una fuente de información acerca del individuo y su medio; el hecho de tener la aptitud de reflexionar acerca de nuestras emociones y pensamientos favorece  la  toma de decisiones en nuestra vidas, también favorece nuestra adaptación con el entorno y favorece el entendimiento de nuestras diferencias individuales implicando un bienestar físico y psicológico de nuestra persona.

La política connota y genera diferentes tipos de emociones entre los ciudadanos, mismas que son movilizadas por los partidos y candidatos para tratar de ganar los espacios de representación pública. De hecho, en un sistema democrático, quien gana la elección generalmente es el que ha sabido conectar con las emociones de los votantes y ha logrado mover fibras sensibles de los electores. Esto es: gana la elección quien sabe usar mejor la inteligencia emocional o quien tiene un nivel mayor de desarrollo de su inteligencia emocional.

De esta forma, las campañas se transforman en ejercicios persuasivos y proselitistas que realizan los partidos y sus candidatos para movilizar las emociones de los votantes a las urnas y transformarlos en votos. Es decir:  una campaña electoral se convierte en una oportunidad para conocer y movilizar las emociones de los votantes.

 

Campaña Cristina Fernández de Kirchner

Las circunstancias políticas y personales de Cristina Fernández de Kirchner ayudaron  sobremanera a impulsar una campaña política competitiva en el 2011 rumbo a su reelección.  La política de Argentina es relativamente difícil, por lo que para ser exitoso habría que mostrar no sólo los méritos políticos de su anterior administración, sino también una defensa sólida de sus logros para enfrentar los golpes de sus adversarios. El secreto de Cristina Kirchner fue  impulsar una campaña sólida, con una metodología simple, precisa y efectiva, sustentada en un uso creativo de la inteligencia emocional.

El equipo de la campaña de Cristina Kirchner articuló una estrategia centrada en la movilización de las emociones, mismas que se plasmaron en muchos de sus spots propagandísticos. Su slogan principal de campaña fue  “La Fuerza de Cristina”.  A partir de este slogan como eje rector de comunicación de su campaña, se plasmaron emociones en cada uno de sus anuncios, tomando como referencia la fuerza. Fue así como se desarrollaron los anuncios publicitarios conocidos como “La fuerza del amor”, “La fuerza de la alegría” y“La fuerza de la esperanza”, entre otras. También se fijaron como objetivo movilizar las emociones del electorado, apelando al recuerdo del difunto esposo Néstor Kircher, esposa de la candidata, iniciando con slogans como “La fuerza de él” (Nestor Kirchner), “La fuerza de la juventud”, “La fuerza de las mujeres” y “La fuerza de los ancianos”, entre otros.

¿Pero realmente se pudieron movilizar las emociones del electorado? Valdez comenta que el hombre es un ser eminentemente emocional: decide participar en la política y orienta su voto basado en sus emociones y sentimientos, más que en razones. Es decir: el hombre es un ser emocional y su  voto electoral es un acto eminentemente emotivo.

El primer spot televisivo de la campaña de reelección de Cristina Kirchner lo lanza cuatro días después que sus candidatos opositores y va dirigido para captar el voto de la juventud. Es un mensaje en donde se escucha la voz de la candidata aludiendo a la energía de los jóvenes:

Me gusta ver las banderas flameando, me gusta verlos cantando el himno. ¿Cuándo nuestra juventud cantaba el himno con la pasión que hoy lo canta, con el amor que hacen flamear las banderas?  Yo creo que eso también es hacer patria y democracia. Ningún pueblo, ninguna sociedad puede progresar, si no se sienten orgullosos de pertenecer al país en el que ha nacido.

Las imágenes que muestra el spot son de jóvenes militantes; también muestra imágenes de la agrupación de La Campora3  durante el velatorio del expresidente Néstor Kirchner. Además, se proyectaron mensajes en apoyo a Cristina tras la muerte del expresidente que es de donde surge el slogan principal del Spot: “Fuerza Cristina” con un tiempo de 47 segundos. A diferencia de sus opositores, Cristina evita hablar frente a la cámara; es solo su voz la que se escucha; siempre aparece vestida de traje negro (en señal de luto por la muerte de su esposo). Al  final del cierre del spot, se le distingue a ella por espaldas vestida de blanco, algo que no hacía desde el 27 de octubre del 2010, denotando victoria.

No se habló en el comercial sobre su compañero de fórmula, Amado Boudou, sino hasta el final del mismo, cuando en la pantalla se vislumbra en blanco y se escuchan los nombres de los candidatos, el número de lista y su identidad gráfica. Éste fue el primer spot de su campaña, tratando de ganarse el voto de la juventud.

 

Un análisis de los primeros Spots y de los primeros Banners de los opositores

Los candidatos que disputaron la presidencia de Argentina fueron:

  • Cristina Fernández de Kirchner – Frente para la Victoria.
  • Eduardo Duhalde – Unión Popular.
  • Alberto Rodríguez Saá – Peronismo Federal.
  • Ricardo Alfonsín – Unión Cívica Radical.
  • Hermes Binner – Partido Socialista.
  • Elisa Carrió – Coalición Cívica.

El análisis de los primeros spots y de los primeros banners, nos lleva a entender cómo movilizaron estratégicamente las emociones de los votantes desde el inicio de la campaña. Según Valdez, el objetivo que busca alcanzar la mercadotecnia emocional es la improntación, que es definida como el proceso de “penetrar” en el corazón, la piel y las venas de los electores, ya no sólo en la mente como planteaba la idea de posicionamiento, sino tocar las “cuerdas sensibles” del ser humano, generando una huella o impronta profunda.

Lo que Cristina Kirchner y sus opositores comunicaron en sus primeros spots, habrá penetrado en el corazón, la piel y las venas de los electores, tal como lo comenta el doctor Valdez; echémosle un vistazo:

  • Cristina habló de Argentina y de la confianza en una mejor Argentina para todos, mientras que Ricardo Alfonsín habló de la Argentina que propone se parezca a Brasil.
  • Cristina habló de estabilidad, de justicia, democracia y de bienestar económico, mientras Dulhade habló de peligros, miedos y enfrentamientos.
  • Cristina habló de la nación de Argentina, de un buen presente y un mejor futuro, mientras Lilita Carrio se jactó de la corrupción y de las profecías apocalípticas.
  • Cristina habló de la nación de Argentina de su democracia y su justicia, mientras Binner habló de las políticas sociales.

La estrategia política de Cristina se centró también en verse como una candidata de propuestas, con una actitud positiva, centradas en el presente y en el futuro; mientras que los opositores hablaron de los peligros, los miedos, los enfrentamientos, la corrupción, las profecías apocalípticas, con el objetivo de activar el miedo de los electores, ya que el miedo puede activar el combate (enfrentamiento) o la cobardía (huída). La idea detrás de la estrategia de los opositores era que los electores pudieran percibir a una candidata (Cristina), como alguien peligroso, que ponía en riesgo el bienestar de los electores. Sin embargo, la proposición positiva de Cristina y su estrategia emocional  fue más impactante para el electorado, por encima de las palabras y frases negativas de sus adversarios.

 

1er. Spot y banner de Ricardo Alfonsín

En el spot aparece Ricardo Alfonsín hablando directamente al elector. Quizás este anuncio funcionó bien como primer mensaje para personas politizadas e informadas, pero al final del spot se observan imágenes que son copiadas de la última campaña de Lula de Silva (Eu quero Lula de novo, com a forga do Povo).  En su spot, Ricardo Alfonsín finaliza mostrando como modelos a Brasil y  Uruguay, lo cual de cierta manera le perjudicó, ya que es muy sabido la rivalidad histórica entre Argentina y esos países.

La foto con la que se promocionó Ricardo Alfonsín muestra una mirada triste, sin un contacto visual al observador y un rostro nada expresivo.  Esto, a su vez, genera desconfianza, debilidad e incomodidad. Una foto de campaña debe darles a los electores, empatía, felicidad, mostrar carisma, con un Ricardo Alfonsín sonriente, alegre y con confianza en el futuro.

 

1er. Spot y banner de Hermes Binner

Hermes Binner inició su spot con una temática de educación y seguridad social. Puntos fuertes que consideró como logros con su trabajo como gobernador, pero sus spots debieron llevar una mejor metodología y estructura. Quizás éste debió estar entre los mensajes finales y al inicio de la campaña mostrar los puntos que lo hacían diferente de Cristina y los otros candidatos. Otro problema que se percibe al ver el spot es que su imagen se queda estática al final. Es decir: termina de hablar y dura de 10 a 15 segundos estático; quizás hubiese sido aceptable mostrar una expresión de su rostro y no visualizar si era una foto o el video en sí. No aparece en el spot, pero en esas mismas fechas de inicio de campaña Binner hizo una declaración un tanto incomprensible en la que aseguró que en la segunda vuelta votaría por Alfonsín. En  una campaña se pueden hablar de algunas o de muchas cosas, pero no se debería hablar de la posibilidad de perder la elección.

 

1er. Spot y banner de Elisa Carrió

Spot que se centró en la ética y la honestidad y confrontó la corrupción. Este mensaje tiene buenas líneas, sólo que las imágenes contradicen y deterioran un poco el contenido del guión, pues éstas no son personales, no son cercanas, muestran a la candidata con una desconexión hacia el electorado que observa el spot.

Elisa, aparece en una actitud confiada y serena en su banner, con una sonrisa limitada, pero no desairada; bien logrado para lo que el banner refiere.

 

1er. Spot y banner de Eduardo Duhalde y Das Neves

La producción del spot de Eduardo Duhalde y Das Neves es muy buena, así como las imágenes, la edición y el audio. Va directo al grano: le deja claro a Argentina el tamaño y la dimensión intelectual de su candidata presidencial. Presenta en su spot, los valores diferenciales del candidato a la Presidencia y del vicepresidente, otorgándoles valor de conducción y manejo de crisis al primero y capacidades administrativas al segundo. El spot apunta directamente a la sociedad, al elector; sus imágenes identifican los problemas más grandes de Argentina y el compromiso para resolverlos. El concepto musical y los ritmos  que tiene  son adecuados al spot.

El doctor Eduardo Duhalde exhibió banners en donde aparecía su foto, con una toma desde abajo, haciendo referencia a la grandeza; en el fondo aparecía la bandera de Argentina. Muestra una sonrisa algo apretada, falsa o impostada, no mira con naturalidad a la cámara, se refleja una mirada perdida, mostrando desconcentración. El resultado, en general, parece o da la impresión de ser una imagen acartonada; con su foto aparecen llamaradas o cumbres que quizás sean claros comunicadores de una mensaje para quien lo diseñó, pero no para sus electores. En referencia a ello Valdez, comenta:

“Las campañas que fracasan son ejercicios políticos caóticos y con falta de control. Son incapaces de poderse comunicar y persuadir a los demás. Sus estructuras son generalmente rígidas, por lo que no son capaces de adaptarse a los cambios del entorno.”

 

1er. Spot y banner de Alberto Rodríguez Saá

El spot muestra buenos argumentos, sin embargo es importante que éstos basten para llevar a cabo el voto a la urna. Habla claramente de cuáles son sus méritos como candidato, lo que se percibe como benéfico para el electorado. Sobre el Banner se observa una mirada que no hace  contacto visual con el observador, denota un rostro poco empático, y eso lo hace verse distante al electorado.

 

Herramientas esenciales en la campaña de Cristina Kirchner

Néstor Kirchner, ending his presidential manda...

Néstor Kirchner y Cristina Fernández (Photo: Wikipedia)

Los argumentos y las propuestas en una campaña son ligeramente débiles en comparación con los símbolos ya que éstos movilizan emociones. En tal sentido, el éxito de la campaña de Cristina Kirchner se sustentó en el hecho de que incluyó muchos símbolos que estaban en el corazón de la mayoría de los electores.

En la segunda vuelta, se observó bajo el contenido documental y visual: a una Cristina verdadera, contra un Alfonsín falso; una Cristina entera, contra un Alfonsín desquebrajado.

Cristina en esta segunda vuelta demuestó que su nombre es más poderoso que su apellido Kirchner. Cristina logró una metamorfosis de lo que podrían ser sus debilidades y  sufrimientos para convertirlas en fortalezas y alegrías, como se  observó  a lo largo de su campaña.

Desgraciadamente para su opositor (Alfonsín), sus debilidades y sufrimientos lo hacían ver débil ante el electorado. Mientras Alfonsín necesitaba de un vicepresidente para denotar fuerza, Cristina no ocupó la imagen del vicepresidente: fue más fuerte su poder. Cristina comprendió en dónde residía el poder de su campaña. Bajo el lema  “La fuerza de Cristina” se aglutinó una emoción colectiva y del poder sustantivo. De esa forma, el poder de Cristina no se sustentó en que fuera mujer, tampoco en que fuera Kirchner; su poder se basó en sí misma,  en que fuera Cristina. Una elección inteligente por parte de ella, como compañero de formula, fue la invitación a Amado Bodou, tanto por su buena imagen, como por  su inteligencia y su lealtad.

Ricardo Alfonsín fue incomprensible desde su slogan inicial: “Se lleva en la sangre o no se lleva”. A las luces del resultado electoral, los votantes no se lo perdonaron. Cristina se situó sobre un fundamento carismático, un fundamento político esencial y general de los argentinos y más en particular de los Peronistas.

Otras herramientas claves utilizadas en su campaña fueron el uso del sustantivo, la verdad, la emoción, el carisma, el espíritu y el correcto manejo de los  guiones hablados por ella, en donde alienta, propone, enfoca y resalta, de una manera propositiva, su administración pasada: es el poder verdadero de Cristina.

 

A manera de conclusión

El triunfo arrollador en la elección del 2011 de la actual presidenta Cristina Fernández de Kirchner se debe, entre muchas otras cosas, al manejo creativo y estratégico de la inteligencia emocional. No olvidemos mencionar que a esta victoria se le suma la imagen de Fernando Kirchner (su esposo muerto un año antes). Durante su campaña, con gran agudeza y sensibilidad, el equipo de campaña de Cristina apeló a su memoria y sus logros con la finalidad de tocar sentimientos, sensibilizar, conmover y emocionar a los electores.

El 19 de octubre del 2011 tuvo lugar el cierre de su campaña presidencial, acto en el que nuevamente los estrategas de Cristina movieron emociones y tocaron los sentimientos de muchos votantes, al proyectar un video, como homenaje póstumo, al “querido” expresidente Fernando Kirchner.

La oposición dividida en cuatro frentes políticos fue incapaz de movilizar el descontento social y la frustración de muchos electores para canalizarlos a las urnas. Incluso Alfonsín sólo nueve días de la elección publicitó un último spot de campaña, en el que apareció frente a la cámara diciendo:

“Posiblemente Usted vaya a ganar las próximas elecciones, pero con todo respeto siento necesidad de decirle algo: no le creo nada”.

Lo anterior en definitiva fue no sólo un error estratégico de campaña, sino también una muestra de su pobre inteligencia emocional.4  El acierto de Cristina y su equipo no sólo fue su buen manejo de la inteligencia emocional, sino también  la explotación de su inteligencia interpersonal y el simbolismo de la política, ya que se movilizaron los sentimientos de los votantes, apelaron a los símbolos patrios, a la idea de la grandeza nacional y usaron la muerte de su esposo para ganar las elecciones.

Fue así como Cristina, sustentando su campaña en el manejo de las emociones, ganó la elección con más del 50% de la votación: el mayor porcentaje alcanzado en una elección presidencial desde 1983 en ese país.  De esta forma, Cristina pasó a la historia como la primera mujer en obtener,con una gran ventaja, la Presidencia de la Republica Argentina, por elección directa de los ciudadanos.

En tal sentido, podemos concluir que las campañas electorales más competitivas serán aquellas que han incorporado los principios y sugerencias de lo que se conoce como inteligencia emocional en sus procesos, pues su mejor uso determinará, en gran medida, el resultado de la elección. En consecuencia, como fue el caso de Argentina, las campañas exitosas serán aquellas que han sabido incorporar y aplicar los principios de la inteligencia emocional en los procesos de proselitismo y persuasión política.  El objetivo central de la aplicación de estos principios es lograr el éxito y hacer las cosas de mejor manera a través del gerenciamiento  de los estados anímicos propios y de las emociones colectivas.

 

 

Notas

1) En  www.gestiopolis.com

2) Véase Ramón Arana, Inteligencia emocional y experiencia directiva en www.capitalemocional.com/articulos/iemodir.htm

3) Nombre de una agrupación

 

Bibliografia

Arana, G. R. (2001). Inteligencia emocional y experiencia directiva. Capital Humano, no. 40, Pag. 68

Cortese, A. et al. (2005). EL origen de la inteligenia emocional, recuperado el 16 de marzo de 2012 del sitio web www.inteligencia-emocional.org/articulos/index.htm

Cooper, R. K. & Sawaf, A. (1997). Estrategia emocional para ejecutivos. Barcelona: Martínez Roca.

Darwin, C. (1859) The Origen of Especies by Means of Natural Selection. Nueva York: Collier.

Gardner, H. (1983). Frames of Mind: The theory of multiple intelligences, New York: Basic Books.

Goleman, D. P. (1995). Emotional Intelligence: Why It Can Matter More Than IQ for Character, Health and Lifelong Achievement. Bantam Books, New York

Goleman, D. P. (1996) Inteligencia Emocional. Edit. Cairos. S.A . Barcelona España.

Salovery, P. & Mayer J. (1990).  Emotional intelligence. Imagination, Cognition, and Personality,9, 185-211. A first formal theory of emotional intelligence, and a review of then-exisitng literature that might pertain to it.

Thorndike, E. (1920). Intelligence and its use. Harper’s Magazine, 140, 227-235.

Valdez, Z. A. (2002). Teoría y Práctica del Marketing Político. México:  Editorial Universidad de Guadalajara – Asociación Latinoamericana de Consultores Políticos.

Valdez, Z. A. (2004) Campañas Electorales Inteligentes. Edit. Universidad de Guadalajara.

Valdez, Z. A. (2009). Estrategias para campañas electorales: estudio de casos exitosos. México. Universidad de Guadalajara.

Valdez, Z. A. (2009). Reglas de Oro de la Estrategia Electoral. México. Editorial Prometeo.

Valdez, Z. A. (2011). Campañas Electorales Lúdicas: Ganar el poder en la era del entretenimiento, Toluca, México: Editorial Instituto Electoral del Estado de México, serie breviarios de cultura política democrática.

Valdez, Z. A. (2012). Mercadotecnia de las emociones: Su aplicación a la política electoral y el gobierno. México. Ed. Prometeo.

 

*Karla Haydee Ortiz Palafox es maestra en mercadotecnia egresada de la Universidad de Guadalajara. Actualmente, trabaja como académica en el Centro Universitario de Tonalá (CUTONALA).
**Andrés Valdez Zepeda es catedrático de la Universidad de Guadalajara y miembro del Sistema Nacional de investigadores. Su más reciente libro Comunicación de políticas públicas y marketing de gobierno.   azepeda@cucea.udg.mx

Enhanced by Zemanta
Descargar artículo:
  • mariola

    me resultó curioso leer los fundamentos de inteligencia emocional, social e interpersonal en la cuestión de la imagen y relación con el electorado de la dirigencia política en campaña.
    Aunque es mucho más interesante escuchar el desconcierto de los ciudadanos cuando estamos ‘ entre nosotros’ tomando una cerveza con una picada o un vinito con el asado o escuchando a una mujer como yo que cartoneando mientras caminaba por la avda santa fe y encontrándome esperando el colectivo, nos juntamos en el mismo gesto de acompañar a una persona inválida que nadie atendía o miraba para subirse al colectivo, sonriéndonos al recibir su sonrisa agradecida como si hubieran bajado ángeles del cielo…..o el diálogo con el taxista por la mañana .. cmprendiendo que el problema era muy profundo y nosotros tenemos que ver con ésta cuestión …. un pensamiento que no resiste la vorágine de transitar las calles en la ciudad y responder al ejercicio de sobrevivir. Sabiendo que no hay ningún dirigente alrededor……
    Teniendo todos muy claros que todos se están mostrando para que les demos el voto y solamente vemos un internismo entre todos los candidatos para ver quien se queda con la torta que les regalamos con nuestro voto ….. sabiendo que juego tenemos que jugar para no perder la formalidad de la democracia.
    Ya que en esto todos estamos de acuerdo…..
    Un paso adelante, hace unos años atrás existían añoranzas del orden del terrorismo de estado….que lo único que hizo fue desordenarnos más de lo que creemos…… una herida en el pueblo que nadie atendió en serio, que terminaron manteniendo por los negocios prometedores en el silencio de lo ‘ ya hecho’ con los empresarios amigos y los amigos de los amigos…. profundizando la distancia real que existe con la gente.
    Con todos! por que los más pobres en su estrategia de sobreviviencia, reciben lo que les dan…. pero entienden muy bien que es lo que tienen que decir y hacer para comer.
    Nadie se ocupó en serio de reconstruir el abismo que se ha construido entre el estado y la sociedad civil……
    No sé como terminará esto por que hay muchos cables que se me escapan por desconocimiento…. aunque acuerdo que un mensaje constructivo atrae y escuchar a alguien que sabe a donde va, aún no se esté de acuerdo con la propuesta, es importante.
    De igual modo en lo personal creo que la construcción de poder que todos eligen, es decrépita…. uizás un poco más de humildad ( real y no declamada), encontrar lo positivo en el otro aún sea el opositor, una escucha interesada en el bien de la gente y no en el marketing para hacer los negocios que están en carpeta o en la continuidad para no terminar en cana….. son buenos primeros pasos para construir en un diálogo a 360º un proyecto común que guarde la dignidad de todos los argentinos…

A %d blogueros les gusta esto: