La CNTE y la Reforma Educativa: Cobertura en medios digitales

Por Elthon García

Recopilamos una serie de artículos y entrevistas sobre el conflicto entre la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y el gobierno federal, motivado por la aprobación de la reforma educativa.

De la extensa cobertura periodística que se ha realizado, seleccionamos diversos medios digitales que, a través de la opinión de sus especialistas e intelectuales, analizan a profundidad y desmenuzan el tema en cuestión desde diferentes aristas. Su presencia y actividad en redes sociales, fue otro de los criterios que tomamos en cuenta para enlistarlos a continuación:

 

1.- Homozapping

 

2.- Aristegui Noticias

 

3.- Sin Embargo

 

4.- La silla rota

 

5.- Redes quinto poder

 

6.- Adn Político

 

7.- John Ackerman

Enhanced by Zemanta

Aristegui reloaded

La política en tacones

Fotografía: "Carmen Aristegui en el campamento del SME" de Eneas @ Flickr

Por Pilar Ramírez

El 17 de enero de 2008, esta columna abordó la salida de Carmen Aristegui de W Radio, perteneciente a la empresa Prisa-Televisa que había tomado la decisión de no renovar el contrato de la periodista debido a que “no hubo manera de incorporar a Carmen Aristegui en un modelo informativo basado en el trabajo en equipo y el derecho a la información plural”. El hecho se interpretó como un acto de censura cuya autoría intelectual se ubicaba en Los Pinos, pues se había comentado en diversas ocasiones que Aristegui era la periodista “incómoda” del sexenio. Continúa leyendo Aristegui reloaded

Carmen Aristegui: Cronología de su salida de MVS

  • La periodista fue despedida de MVS por “no haber respetado el código ético” de dicha radiodifusora.
  • El despido ocurrió días después de que Aristegui presentara una nota relacionada con el presunto alcoholismo del presidente Felipe Calderón.
  • En conferencia de prensa, Aristegui criticó la decisión de MVS y aseguró no haber violado ningún código ético.

Fotografía: ChableProductions @ Flickr

Por Jorge Tirzo

Conferencia de prensa

Aristegui aseguró no haber roto ningún código de ética y criticó la postura de MVS. La periodista habló por primera vez sobre su salida de dicha radiodifusora hoy 9 de febrero en Casa Lamm, en la Ciudad de México.

El periodista Javier Solórzano difundió en su página web el audio completo de la conferencia:

Línea del tiempo:

No ha pasado ni una semana desde que una manta que cuestionaba el presunto alcoholismo del presidente Felipe Calderón fue noticia en el programa de Aristegui. La manta, colgada durante la participación del diputado Fernández Noroña del PT, contenía la siguiente leyenda: “¿Tú dejarías que un borracho condujera tu coche? ¿No, verdad? ¿Entonces por qué dejas que conduzca tu país?”.

A continuación presentamos el recuento de sucesos desde la presentación de dicha nota en el programa MVS Noticias del 3 de febrero de 2011 hasta la conferencia de prensa de Carmen Aristegui el 9 de febrero. Actualizaremos según se haga disponible más información.

Estrategia fallida desde lejos

Botica

Jorge Mélendez Preciado

Los apologistas de Felipe Calderón, insisten, va en la ruta adecuada en su batalla contra el narcotráfico. Extraño, ni éste personaje lo cree así, pues en uno de sus múltiples discursos señaló que es necesario invertir más en educación, salud, recreaciones y hasta cultura para luchar vs.  los mafiosos.

En una entrevista  de Carmen Aristegui con Leoluca Orlando- que en Palermo disminuyó el tráfico de estupefacientes y reconstruyó el tejido social-, el político dijo que debería combatirse la impunidad, fortalecer la amistad y a la sociedad, impulsar el desarrollo de los niños y lograr una cultura y economía de la legalidad. Algo que obviamente, está ausente en Ciudad Juárez. En dicho sitio, el 30 por ciento de los niños entre 12 y 15 años no estudian ni trabajan, faltan escuelas y la deserción es grave y en 20 meses han sido asesinados 132 niños y adolescentes, entre los cuales hay infantes de ocho meses (Proceso, 1736).

Así pues, la tragedia de los 16 ultimados hace días por bandas criminales es algo recurrente. Si un estado no defiende la vida ni siquiera de los menores (incendio de la guardería en Hermosillo, Sonora) y menos castiga a los que efectúan actos irresponsables y salvajes, nuestro país irá a pique. Recientemente se dijo que en una década hemos bajado 18 escalones en la competitividad mundial (Fox y Calderón de la mano). Ello porque no hay inversión en educación y tecnología. Por lo tanto, vamos al despeñadero sin freno. Castigar a quienes han posibilitado los homicidios sobre todo de jóvenes y niños y evitar tonterías como querer penalizar a homosexuales y lesbianas, amén de hacer que la cultura sea una fuente de debate  serio y a fondo y de acuerdos futuros es la ruta. De otra forma, discutir México para que haya encuentros  aburridos y sin sentido es una manera de lucirse para muchos y perder el tiempo. ¡No se escucha!

Diferencias

Canal 22 inició el lunes 1 de febrero la serie “El terapeuta”. No está mal producida y no obstante que son diálogos entre un especialista y sus pacientes, hay ritmo y en ocasiones atractivo. Pero en el primer capítulo donde conversaron Paul y Laura- enamorada de aquél- antes se anunció: “En los pasados capítulos”. Si era la primera ocasión que se difundía, no tenía porque sacar tal frase. Mientras en canal 11  (noticiario matutino), José Luis Luege se disculpó con Marcelo Ebrard y dijo que muchas de sus afirmaciones en contra de la ineptitud del jefe de gobierno a propósito de las inundaciones que sufrimos en días pasados, habían sido apresuradas y excesivas.

Maestro

Héctor Mendoza estrenó: “Resonancias”. Tres amigos, más dos mujeres y un chamaco, nos muestran cómo los fantasmas habitan en nosotros y generalmente despiertan las situaciones más inverosímiles. Pero el dramaturgo, además, ha  puesto el dedo en la llaga: la amistad no existe para siempre, más bien es producto de las circunstancias y generalmente nos equivocamos porque creemos que el otro seguirá nuestros pasos  y otorgará lo que necesitamos. La decepción llega. Triste final.

Gran homenaje

Con varios músicos- entre ellos el gran Cruz Mejía-, se realizó un acto recordatorio de Genaro Vázquez Rojas. Hubo oradores diversos: del SME, Atenco y las luchas civiles actuales. También estuvo el fotógrafo Armando Lenin Salgado, quien presentó nuevamente su libro acerca del guerrerense que fue asesinado por las mal llamadas fuerzas del orden. El hombre de la cámara captó en su momento imágenes de Genaro, el 10 de junio, 68 y otros acontecimientos históricos en el país. Al hablar Federico Campbell Peña, dijo que Planeta editó inicialmente el volumen y no quiso saber más del mismo; además, que El Universal cuando publica instantáneas de Armando no le da crédito y no le paga, igual sucede con el cineasta Gerardo Tort, en un filme  alusivo al guerrillero.

¡Sorpresa!

El actual presidente de la CNDH , Raúl Plascencia Villanueva, no apoyó al ejecutivo para impugnar las bodas homosexuales, además condenó desde le principio la matanza de jóvenes en Ciudad Juárez, en lugar de ver complots y torpezas por el estilo. Ahora debería crear una oficina muy seria y respetable para investigar los más de 60 asesinatos de periodistas que se han producido en los diez años recientes. Sugerencia.

Periodista de la RMC
Correo electrónico: jamelendez@prodigy.net.mx

El siguiente es un ejemplo de cómo debe citar el anterior artículo:

Meléndez Preciado, Jorge, “Estrategia fallida desde lejos”, en El Financiero,
México, 08–II– 2010, Botica, Cultura

Licitaciones con nombre y apellido

El Universal,Opinión, 29 de septiembre

Gabriel Sosa Plata

Como se sabe, el gobierno licitará, después de mucho tiempo, bandas de frecuencias de 1.7 y 1.9 Ghz, fundamentalmente para telefonía celular y servicios de nueva generación o 3G. Las bases fueron aprobadas en mayo por la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) y hace algunos días la Comisión Federal de Competencia (CFC) dio a conocer su resolución que en materia de competencia deberán cumplir los interesados en participar en el proceso.

¿Qué hay detrás de las bases? Un primer aspecto es que originalmente se hizo la reserva de espectro para “al menos un nuevo competidor a nivel nacional en el mercado”. La Cofetel propuso para estos operadores un ancho de banda de 40 Mhz. Posteriormente, ya con la participación de la CFC, se modificó la propuesta a dos paquetes de 30 Mhz en la banda de 1.7 Ghz.

Se sabe que uno de estos participantes será Televisa y las “cableras” en las que tiene participación (Cablevisión, Cablemás y TVI). No se trata de una especulación, sino de una afirmación de la misma empresa. Por supuesto, la CFC no ha considerado en las bases a quienes tienen una posición dominante en otras bandas. Los 3084 Mhz de los canales abiertos y digitales de Televisa no son relevantes en este terreno.

En la industria no se duda la participación de Televisa, pero sí de otras compañías que podrían convertirse en especuladores de espectro radioeléctrico (léase Iusacell) y no en operadores que inviertan y desarrollen una infraestructura propia para competir. Hay antecedentes ilustrativos, pero tampoco eso ha importado.

A la situación anterior se agrega lo ocurrido hace dos días con la modificación de la Ley Federal de Derechos para diferir durante cinco años los derechos que deberán pagar las empresas nuevas que ganen la licitación de las bandas de frecuencias mencionadas y otras próximas a licitar, bajo el argumento de que antes de operar deberán hacer una fuerte inversión para explotarlas. Por eso es que se señaló como beneficiaria a una de las posibles empresas participantes.

Con justa razón, en la Cámara de Diputados se distribuyó un texto en el que se aseguraba que “no existe razón técnica alguna para que estas bandas de frecuencias no paguen derechos en igualdad de circunstancias que las bandas de 800 y 1900 MHz, toda vez que las tres bandas sirven para prestar los mismos servicios”. Si el Senado ratifica la iniciativa, no dude que se presenten amparos.

Otro aspecto relevante es el tope de acumulación de espectro radioeléctrico. Para las bandas 800 Mhz y 1.9 Ghz, el tope será de 70 Mhz. Si se agrega la de 1.7 Ghz (que es para una tecnología aún en desarrollo) el límite será de 80 Mhz. En cualquier caso, las principales afectadas serían Telcel y Iusacell, porque, con base en lo establecido por la CFC, cada una podría aspirar a 10 Mhz más en cada banda a licitar, sobre todo en una de las regiones más atractivas, la 9, correspondiente al centro del país.

En diversos países desarrollados del mundo, dichos topes se han ampliado por una razón lógica: calidad del servicio. El asunto es simple: si usted mete canicas y más canicas en un frasco llegará un momento en el que, por más compresión, necesitará un contenedor más grande. Lo mismo pasa con el espectro. A mayor número de clientes, más necesidad de espacio en una banda de frecuencias. La saturación se podría reflejar en deficiencias en el servicio.

Veámoslo en números: en caso de comprar el máximo de espectro posible, Telcel, Telefónica y Iusacell, tendrán, a nivel nacional, 685.6, 720 y 642.6 Mhz, respectivamente. Sin embargo, la relación Mhz/clientes, es contrastante: 85 mil clientes por Mhz para Telcel; 22 mil para Movistar y sólo 6 mil por Iusacell. ¿Parece lógico? Bueno, pues si Televisa y otras empresas le entran a la licitación, podrían obtener 720 Mhz a nivel nacional, subutilizados por algunos años, mientras otros operadores podrían saturarse nuevamente. Quizás por ello dos de los cinco comisionados de la CFC votaron en contra de la resolución citada.

Cofetel-MVS

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) no ha prorrogado algunas de las concesiones vencidas de MVS en la banda de 2.5 a 2.7 Ghz. Originalmente, la Cofetel había emitido opinión favorable para dichas prórrogas, pero luego modificó su criterio. Esto originó que MVS presentara acciones civiles y penales, así como amparos.

El fin de semana, el presidente de la Cofetel, Héctor Osuna, fue inusualmente poco cuidadoso en sus declaraciones al decir que ese organismo pretende licitar frecuencias de esa banda. El lunes, MVS respondió y calificó de negligentes las declaraciones de Osuna, porque jurídicamente no es posible licitar las frecuencias de concesiones que se encuentran en diversos procesos judiciales.

A pregunta expresa, el mismo comisionado Ernesto Gil Elorduy, corrigió a su presidente, al afirmar: “En este caso concreto no se pueden licitar concesiones que estén en litigio de un particular, llámese como se llame”.

El tema fue abordado en el programa radiofónico de Carmen Aristegui, lo que originó una, también inusual, respuesta de la Cofetel a través de un comunicado, en el que se recalca una supuesta ineficiencia en el uso de las frecuencias concesionadas a la empresa MVS, comparando lo incomparable (telefonía con tv) y omitiendo otros aprovechamientos que la empresa hace del espectro concesionado, como internet y su propuesta para invertir en el desarrollo de servicios WiMax.

Si México tuviera una verdadera política digital, MVS hoy estaría desplegando una nueva red nacional para nuevos servicios inalámbricos y fortaleciendo la competencia, pero en la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) desean recuperar el espectro y reservarlo para otros operadores, ¿para quiénes?

Profesor e investigador de la UAM Xochimilco.
Columnista del noticiario Pulso de la mañana
y coordinador del Consejo Editorial de la Revista Mexicana de Comunicación.

El siguiente es un ejemplo de cómo debe citar el anterior artículo:

Sosa Plata, Gabriel, “Licitaciones con nombre y apellido”
en Revista Mexicana de Comunicación. Disponible en:

http://www.mexicanadecomunicacion.com.mx/Tables/rmxc/sosa.htm

Fecha de consulta: México, 23-oct-2009

MVS: Concesiones en disputa

El Universal, Finanzas, 20 de enero de 2009.

Telecom y medios

 

Gabriel Sosa Plata

 

Toluca, Pachuca, Oaxaca, Querétaro, San Luis Potosí, Villahermosa, Mérida y Tuxtla Gutiérrez son las ciudades donde vencieron, el 2 de octubre de 2005, ocho de las concesiones de telecomunicaciones otorgadas a empresas de MVS Comunicaciones

Esto significa que desde hace más de tres años, los servicios que brinda la compañía en esas plazas se encuentran en la indefinición jurídica.

La semana pasada, durante el brindis que se ofreció con motivo del regreso de Carmen Aristegui a la radio, el presidente de ese grupo, Joaquín Vargas, dijo que dichas concesiones no han sido renovadas, lo cual, además, tiene detenida una inversión de 100 millones de dólares para lanzar una red nacional de WiMax con sus socios Intel Capital y Clearwire.

“Nosotros no podemos invertir en estas nuevas tecnologías porque no tenemos la certidumbre jurídica de que nos van a renovar las frecuencias”, dijo Vargas. “Entonces, estamos pidiendo, y lo hacemos muy respetuosamente, pero al mismo tiempo enfáticamente, que antes que se inicie el proceso de licitación, el gobierno federal finalmente determine el criterio mediante el cual se van a renovar los títulos” (El Universal y El Financiero, 16 de enero).

Según Vargas, la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) ya dio su aprobación al refrendo de las concesiones, pero no así la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), por lo que la empresa presentó diversos amparos, algunos de los cuales se han otorgado.

Potencial de negocios

En la SCT los expedientes de las concesiones vencidas son resguardados con sigilo. Se sabe que la dependencia ha emprendido otras acciones legales para recuperar parte del espectro concesionado y licitarlo nuevamente o bien lograr una contraprestación adecuada por los refrendos, considerando el enorme valor que han alcanzado esas frecuencias en otros países.

Las frecuencias de los Vargas tienen su origen desde mediados de los años 80, cuando la SCT les otorgó alrededor de 10 concesiones en igual número de ciudades para operar el servicio de TV por microondas (MMDS), lo que dio origen a Multivisión, en 1989. Años después, la empresa creció con nuevas concesiones al ganar la licitación de diversas frecuencias y al adquirir algunas empresas concesionarias de servicios MMDS.

Con la llegada de la digitalización y la compresión de señales, la oferta de canales de Multivisión pudo multiplicarse en el mismo espectro asignado (de los 2.5 a los 2.7 gigahertz). Esto se reflejó en un aumento de su clientela.

En 1995 se publicó la Ley Federal de Telecomunicaciones, que dio la posibilidad para que los concesionarios de redes alámbricas (como la TV por cable) e inalámbricas (como MMDS) pudiesen convertirse en redes públicas de telecomunicaciones y así estar en posibilidad de ofrecer nuevos servicios, además del que brindaban.

En el caso de MVS, la empresa ya no sólo ofreció tv o radio de paga (Multirradio, desde 1991) a suscriptores, sino que comenzó a rentar infraestructura para otros operadores y desarrolló proyectos de tv a otras empresas (como el de Bancomer y ahora el de Farmacias del Ahorro).

Al convertirse Multivisión en MasTV, en 2002, se redujo a 15 la oferta de canales y, en consecuencia, quedó espacio en las bandas de frecuencias concesionadas. Fue así que nació MVS Net para brindar servicios bidireccionales y de transporte de señales de voz a otros operadores. Empresas como Avantel, Alestra, Marcatel y Protel se encuentran entre sus clientes. También MVS desarrolló un servicio propio de internet denominado E-go.

Frecuencias cotizadas

Actualmente los Vargas tienen 41 concesiones de MMDS que cubren más de 70% de la población mexicana y alrededor de 15 millones de hogares. De esas 41, ocho son las vencidas. Las demás vencerán en 2018 y 2020.

Con esas concesiones, 90% del espectro asignado en el país en la banda de frecuencias de los 2.5 a los 2.7 Ghz lo explota en exclusiva MVS; el resto, otras cuatro empresas. Por ello, el grupo es considerado el operador de MMDS más grande en el mundo. Estas licencias representan un espectro enorme: 190 Mhz, de los cuales sólo 90 son utilizados actualmente para el servicio de MasTV. Los 100 restantes son explotados para servicios como los descritos.

Con el lanzamiento de la tv por satélite, con Dish, y la migración de los clientes de MasTV a ese sistema, se liberará más espacio para servicios de nueva generación y WiMax. En términos financieros, los 190 Mhz concesionados a MVS valen mucho. En algunos países, la banda de los 2.5 a los 2.7 se encuentra entre las más cotizadas porque justo ahí se desarrollan las más avanzadas tecnologías móviles que transformarán los hábitos de consumo de la TV, de internet, de la radio, comercio electrónico y de muchos otros servicios que actualmente obtenemos desde infraestructuras distintas.

Esta es, pues, una de las apuestas de negocios de MVS en los años venideros, lo que haría de la empresa a uno de los más fuertes competidores en los servicios de la llamada última milla (la que llega directamente a los hogares), junto con firmas como Telmex, Cablevisión y otras. Sin embargo, el proyecto se encuentra detenido.

Hoy, a las 19 horas, se presenta el libro Bases para una política en materia de libertad de expresión y medios comunitarios, publicado por la AMARC y la Delegación de la Unión Europea en México.

 

Profesor e investigador invitado de la UAM Cuajimalpa.
Columnista de El Universal y coordinador del Consejo Editorial de la Revista Mexicana de Comunicación.

El siguiente es un ejemplo de cómo debe citar el anterior artículo:

Sosa Plata, Gabriel, “MVS: Concesiones en disputa”, en El Universal,
México, Núm. 33, 326, 20 –I–2009, Telecom y otros medios, Finanzas.

2009, año de MVS

El Universal, Finanzas, 25 de noviembre de 2008.

Telecom y medios

 

Gabriel Sosa Plata

 

MVS se ha caracterizado a lo largo de su historia por su persistencia para sacar adelante sus proyectos, y por supuesto no es la primera vez que desafía los intereses de Televisa y sus aliados

Trátese de Multivisión (1989), Multirradio (1991) o DirecTV (1996), la familia Vargas ha enfrentado una serie de recursos legales para sacar adelante sus proyectos.

Los Vargas han sido también empresarios osados. Le apostaron a la FM cuando pocos radiodifusores creían en las posibilidades comerciales de emisoras en esa banda. Fueron de los pioneros mexicanos en invertir en internet (Citaris) como una opción para diversificar sus negocios en la industria mediática y supieron retirarse a tiempo.

Tampoco se puede olvidar la oposición de los Vargas a la reforma de medios en 2005 (más conocida como Ley Televisa) o bien la apertura de sus canales a contenidos críticos.

Hoy MVS desafía nuevamente a la competencia con diversos proyectos, pero antaño se enfrenta a una fuerte embestida en contra, ahora más intensa. Como se sabe, la empresa trata de sacar adelante una alianza con Dish y Telmex para ofrecer un nuevo servicio de TV directa al hogar o DTH, que le haría competencia a Sky, de Televisa, y a las empresas de tv por cable.

El centro de la polémica está en la imposibilidad jurídica de Telmex para ofrecer directa o indirectamente el servicio de tv de paga, pero muchos estamos cosnvencidos de que el propósito fundamental es impedir, a toda costa, la llegada de un nuevo competidor en este mercado, trátese de MVS, Telmex u otro operador (por cierto, ¿y el proyecto de DTH de Alejandro Burillo?). Y para lograrlo se han utilizado medios y recursos para inflar artificialmente el tema.

En esta discusión, los Vargas prácticamente se han mantenido al margen. No así Teléfonos de México. El mismo Carlos Slim salió a la defensa de la alianza y dijo que, para los servicios que proporcionará, la empresa no requiere permiso de la Cofetel. Telmex sólo llevará la facturación y cobranza.

Si esto es cierto, el gobierno no podría oponerse. Actualmente Telmex lleva la facturación y cobranza de, exactamente, 980 empresas. En ninguno de estos casos, se asegura, se ha requerido la autorización de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) o de la Cofetel. Además, en el servicio de tv de paga que está por lanzarse no se utiliza la infraestructura de Telmex ni esta empresa interviene en la operación, la administración o finanzas del nuevo servicio.

¿Qué harán los Vargas y Telmex si se impide a toda costa su alianza con Dish? Seguramente veremos más recursos jurídicos, pero algo parece inevitable: el surgimiento en 2009 de un nuevo servicio DTH, lo que rompería el monopolio de Televisa en este sector.

Aristegui Y Gutiérrez Vivó

Además de la apuesta económica, los Vargas hacen una apuesta en contenidos de consecuencias políticas. Si se reconfirman las filtraciones, los periodistas Carmen Aristegui y José Gutiérrez Vivó regresarán a la radio en 2009. Lo harán a través de la emisora 102.5 de FM (actualmente La Mejor) de los Vargas y del Canal 52.

Ambos periodistas estaban, antes de salir del aire, en los primeros lugares de audiencia en los noticiarios radiofónicos de la capital mexicana. Ambos salieron de sus espacios por presiones políticas de diferente índole. Su regreso genera buenas expectativas en millones de ciudadanos, pero también nervios entre los empresarios del sector.

Tener juntos a dos de los conductores de radio más influyentes de la radio en los últimos años, y bajo las mismas condiciones de libertad, implicará un rediseño de estrategias en los programas informativos que actualmente se transmiten en la radio si desean conservar sus audiencias.

La decisión de los Vargas no es fácil porque enfrentan otros intereses, aquellos que llevaron a la salida de Aristegui y Gutiérrez Vivó de la radio y aquellos que impulsaron un “acuerdo de caballeros” para impedir cualquier convenio o contratación en las emisoras del país con uno de estos periodistas.

Por todo lo anterior, 2009 será relevante para MVS y lo será para el sector y el país porque ambos proyectos favorecen la competencia y la pluralidad.

PART Y ATEI

A partir de hoy y hasta el viernes, la Universidad de Periodismo y Arte en Radio y Televisión (PART) lleva a cabo su 14 Semana de Periodismo y Publicidad, en la que se analizarán temas como el narcotráfico y los medios, el negocio del deporte, el comercio electrónico y el periodismo de espectáculos. La cita es en el Club de Periodistas (Filomeno Mata N° 8)… Ayer comenzó la sexta Asamblea General de la Asociación de Televisión Educativa Iberoamericana (ATEI). El tema central es “Hacia la TV iberoamericana del conocimiento”. Como parte de las actividades, mañana se realiza en el Centro Cultural Tlatelolco, a las 9:00 horas, un foro en el que se describirán las oportunidades que el nuevo escenario tecnológico ofrece a los sistemas de TV cultural y educativa.

 

Profesor e investigador invitado de la UAM Cuajimalpa.
Columnista de El Universal y coordinador del Consejo Editorial de la Revista Mexicana de Comunicación.

El siguiente es un ejemplo de cómo debe citar el anterior artículo:

Sosa Plata, Gabriel, “De AM a FM; México exporta modelo”, en El Universal,
México, Núm. 33, 270, 25 –XI– 2008, Telecom y otros medios, Finanzas.

Alianza cuestionada

Prisa – Televisa

Gabriel Sosa Plata

Profesor e investigador invitado de la AUM Cuajimalpa. Columnista de El Universal y coordinador del Consejo Editorial de la Revista Mexicana de Comunicación.

“El fracaso con Radiorama encaja en las dificultades que se han presentado al interior de Radiópolis (Televisa Radio) entre sus dos socios, esto es Televisa de Emilio Azcárraga y Prisa de Juan Luis Cebrián…”, escribió Alberto Aguilar.1 Estas dificultades, dijo el columnista en otra ocasión, se generaron por los resultados financieros de las emisoras de radio y por el manejo editorial en el noticiario de Carmen Aristegui.

Radiópolis prácticamente no ha crecido en sus ventas, que se ubican en unos 35 millones de dólares, que representan menos de 2% de los ingresos de Televisa[…] Además en lo informativo surgieron profundas diferencias en la línea editorial para el tratamiento del tema de la Ley de Radio y Televisión.2

En los últimos días de diciembre y los primeros días de enero de 2008, la relación hizo crisis y la solución, al menos en el ámbito informativo, consistió en cancelar la renovación del contrato de Carmen Aristegui, quien durante más de cinco años condujo el noticiario Hoy por Hoy. “El modelo editorial que hemos practicado a lo largo de estos años en W Radio es incompatible, en todo caso, con el modelo de noticiario y dirección editorial que la propia empresa ha determinado”, explicó la periodista el último día de la emisión del programa.

Intelectuales, políticos, periodistas y organizaciones no gubernamentales calificaron como un acto de censura la salida de Aristegui. Las manifestaciones de protesta se materializaron en decenas de cartas, desplegados, llamadas telefónicas a emisoras de radio, un plantón en las instalaciones del grupo radiofónico, creación de blogs, videos y foros de discusión en Internet para abordar el tema. Nunca antes en la historia de la radio se había generado una reacción tan grande por la salida de una comunicadora.3

En un comunicado dado a conocer el mismo 4 de enero, Televisa Radio informó que la salida de Aristegui “se enmarca en un proceso de renovación, actualización y expansión en que está inmersa la W, que se refleja también en otros cambios en la parrilla, que hemos realizado en los últimos meses”. Según la empresa, durante su estancia, la periodista ejerció su profesión “con total libertad hasta el último día de su compromiso con esta emisora” y lamenta que “tras un año de conversaciones, no hubo posibilidad de un acuerdo entre ambas partes para incorporar a Carmen Aristegui”.

A pesar de las explicaciones, el malestar continuó, lo que obligó a Televisa a publicar un desplegado en diversos medios impresos del país para manifestar: Carece de sustento la versión, atribuida a la propia Carmen Aristegui, de que su conducción del noticiario finalizó como consecuencia de una suerte de confabulación de intereses económicos, políticos, militares y eclesiásticos, que de alguna manera habrían influido sobre el Grupo Televisa quien, a su vez, habría influido sobre el Grupo Prisa.

También explicó que la suspensión de la transmisión de la XEW en el sistema de televisión por satélite, Sky, “se debió a razones técnicas cuya superación exigía inversiones no rentables para la operación de ese canal; razones totalmente ajenas a los contenidos y/o la conducción de dichos programas”.4

Y es que en entrevista concedida días antes de la publicación del desplegado de Televisa al periodista Jenaro Villamil, de la revista Proceso, Aristegui dijo: “Todo parece indicar que hay quien pidió mi cabeza y hay quien la cedió. Hay autores materiales y autores intelectuales en esta historia”. Explicó que hubo un acoso gradual en contra de su trabajo informativo desde 2006 hasta su salida. Villamil lo resume de la siguiente manera:

Interrupción abrupta de las transmisiones a través de Sky por fallas técnicas; las quejas de directivos de Televisa hacia Raúl Rodríguez, exdirector de W Radio, por la cobertura frente a la ley Televisa; el enojo de un sector empresarial por el seguimiento puntual de las acusaciones al cardenal Norberto Rivera; la incomodidad del Ejército y de grupos de poder por su cobertura de los casos Lydia Cacho y Ernestina Ascencio.5

También Aristegui dijo que al llegar Javier Mérida, del Grupo Prisa, como director de W Radio y al nombrarse a Daniel Moreno como responsable de los noticiarios, se comienza a modificar el esquema de dirección editorial en la emisora, lo que derivó con la salida, primero, de Carlos Loret de Mola, y posteriormente, de Ezra Shabot, así como de los excolaboradores del programa cómico-político El Wueso, Salvador Soto y Christián Ahumada, El Duende.

Moreno es vinculado con Juan Ignacio Zavala, cuñado del actual presidente Felipe Calderón, y a Martha Sahagún, esposa del expresidente Vicente Fox.

En el Senado de la República, la legisladora del PRD Yeidckol Polevnsky presentó un punto de acuerdo en la Comisión Permanente del Congreso de la Unión para reconocer la trayectoria periodística de Carmen Aristegui y su aportación al desarrollo de la democracia en México.

La salida de Aristegui también puso sobre la mesa otro tema vinculado con la alianza Televisa Radio-Prisa: los alcances de la inversión extranjera neutra en la actividad de la radiodifusión. De acuerdo con la legislación vigente, dicha inversión sólo es para fines de capitalización y obtención de utilidades, pero la operación y responsabilidad de las emisoras es facultad exclusiva de los concesionarios mexicanos, lo cual no ocurrió con Prisa. En el ya mencionado desplegado, la empresa de Emilio Azcárraga precisa:

Desde la asociación de Grupo Televisa con Grupo Prisa en 2001, las decisiones editoriales en Televisa Radio se han acogido a los códigos y los lineamientos del consorcio español.6

Según Jenaro Villamil, la publicación del desplegado generó una nueva confrontación entre Televisa y Prisa.7

NOTAS

1) El Universal, Finanzas, 19 de diciembre de 2007.

2) El Universal, Finanzas, 6 de agosto de 2007.

3) El Universal, Finanzas, 8 de enero de 2008.

4) Proceso N° 1629, 20 de enero de 2008, p. 11.

5) Proceso N° 1628, 13 de enero de 2008, pp. 6-12.

6) El Universal, Finanzas, 22 de enero de 2008.

7) Cfr. Proceso núm. 1629, 20 de enero de 2008, pp. 54-57.

Esta artículo debe de citarse de la siguiente forma:

Sosa Plata, Gabriel, “Alianza cuestionada”, en
Revista Mexicana de Comunicación, Num 109, México, febrero / marzo, 2008.

La impunidad

El Financiero, Cultura, 10 de marzo de 2008

 

Botica

 

Luego que los directivos de la Cámara Nacional de la Industria de Radio Y Televisión (CIRT) se reunieron con Juan Camilo Mouriño Terrazo para solicitarle el refrendo de 150 concesiones ya vencidas, asunto que corresponde por ley a la secretaría de Comunicaciones y Transportes y no a Gobernación, las puertas de Televisa y seis importantes cadenas radiofónicas se le abrieron al delfín de Felipe para que explicara su doble militancia: trabajar en el sector público y ser apoderado legal de una empresa privada. Entonces, con preguntas a modo y cuestionamientos insustanciales, el joven pudo defenderse mejor y hasta aceptó: “sí firmé los contratos de Ivancar, aunque no es algo ilegal ni inmoral”. Lo primero está por verse, mediante la ley de servidores públicos, lo segundo tal vez es correcto si consideramos la sentencia de Gonzalo N. Santos: “La moral es un árbol que da moras”. Aunque éticamente, como aseguraba Jesús Reyes Heroles padre, hay algo incorrecto y terrible. En este país, a menos que se acepte la conseja de Hank González: “Un político pobre es un pobre político”, el servicio público no debe ser para favorecer intereses personales o familiares. Asunto, por cierto, muy común entres los grillos de todas las organizaciones. Luego de afirmar que signó los famosos contratos, Mouriño dijo que el ataque se dio porque sus adversarios: “No quieren que México avance”. Lo cual muestra que hay una línea continua entre panismo y priismo; los dos son la nación y por tanto nadie puede criticarlos, menos denunciarlos Para lograr ese salto, Juan Camilo logró el apoyo de Emilio Gamboa (“Patrás Papá”, recuerda Kamel Nacif), Manlio Fabio Beltrones y, obviamente, el oligopolio radiotelevisivo. Los panistas se disciplinaron ante Calderón. Todo se intentará olvidar, pero las heridas a los ciudadanos serán más profundas. La corrupción del felipismo es larga y saldrá pronto. Aunque se tape un hoyo.

En la mira

El inventario que dará a conocer la revista Contralínea de quienes hicieron negocios turbios en la secretaría de Energía y Pemex será penoso y escalofriante. En el número 96 de esa publicación viene detalladamente el caso Mouriño. Pero en las próximas entregas estarán los casos de César Nava, secretario particular de Felipe, y del círculo más íntimo de Los Pinos. No es raro, entonces, que el director del impreso, Miguel Badillo, tenga varias demandas en su contra. Urge el apoyo del gremio.

Adiós y espera

Luego de veinte años al frente de El Economista, Luis Enrique Mercado rompió con sus socios y dejó la nave que encabezó ese lapso. Ahora se le escucha frecuentemente en el noticiario de Eduardo Ruiz Healy. Mientras que Carmen Aristegui sigue llenando auditorios en los que se presenta, recientemente en la Facultad de Economía de la UNAM, aunque, según dicen, las negociaciones para que apareciera en MVS fracasaron y la familia Aguirre de Radio Centro, está dividida para hacerle una oferta a la periodista. Mientras de una revista especializada salieron varios.

Nuevas bajas

En CONACULTA, lo mismo renunció Plácido Pérez Cue a Comunicación Social, que el inteligente y capaz Luis Mario Moncada se retiró de la coordinación del Teatro Helénico, pues el apoyo que se le daba a las actividades en ese importante recinto era ínfimo. A Sergio Vela no lo defiende ni su suegra Martha Chapa. Y Germán Martínez, jefe panista, en un artículo (El Universal, 26 de febrero), señala “desbarajustes” en la administración de Sergio. Que importa, Felipe, sostiene a Vela.

No a la disidencia

El caso de los estudiantes (politécnico y universitarios) que fueron bombardeados por el ejército colombiano en territorio ecuatoriano, ha planteado una vez más el debate de si las instituciones de enseñanza forman guerrilleros y la situación del terrorismo actual. La mayoría de los escribidores, incluso quienes anduvieron en organizaciones revolucionarias, condenan a los jóvenes actuales que, equivocados o no, optaron por un contacto con las FARC. Es indudable que se necesita una amplia discusión al respecto. Pero datos ilustran la desesperación juvenil y ante ello, los articulistas jamás reparan: más de 250 mil mexicanos que fueron a estudiar al extranjero durante varios años, ninguno quiso regresar al país por falta de alternativas; mientras que la Iberoamericana de Puebla hizo una feria del empleo, y para cuatro mil plazas se inscribieron dos mil licenciados, la mayoría no había conseguido ocupación en tres años. Cuestiones que no preocupan a quienes hablan de democracia y libertad.

Son muchos

La explotación de la fe. Pastores que abusan sexual y económicamente de Jorge Ederly (Ediciones B), es el estudio más serio y profundo no de un caso, sino de varios en donde el poder de la iglesia se muestra en su cara más vil. Jorge es junto con Elio Masferrer, uno de los grandes especialistas en religiones. Imprescindible.

 

Periodista de El Financiero y El Universal.
Correo electrónico: jamelendez@prodigy.net.mx

El siguiente es un ejemplo de cómo debe de citar el artículo anterior:

Meléndez Preciado, Jorge, “La impunidad”, en El Financiero
10 -III- 2008, Cultura.

Las razones contra Aristegui

Peca tanto el que mata como el que le cancela el contrato

Pilar Ramírez

Periodista. Colaboradora de RMC

“Cuando escucho la palabra cultura desenfundo mi pistola”, dicen que decía Joseph Goebbels, ministro de Propaganda de Hitler. El Gobierno Federal mexicano cuando escucha la palabra inteligencia desenfunda los mecanismos de presión, que esta vez recayeron sobre Carmen Aristegui, periodista ejemplar, comprometida con su trabajo e inteligente, atributo en el que reside seguramente la razón de su peligrosidad.

Como en muchos otros casos, la censura de Prisa-Televisa disfrazada con la decisión de no renovar el contrato de Carmen Aristegui en W Radio, lo único que logró fue abrillantar el trabajo periodístico de la comunicadora y desplegar la solidaridad de un importante sector del gremio al que todavía le quedan residuos de asombro ante las acciones de intolerancia que se producen desde el poder económico o gubernamental.

Las reacciones que desató la salida de Carmen Aristegui y con ello la cancelación del programa Hoy por Hoy fueron variopintas y reveladoras de las distintas caras del mundo periodístico, de cómo se perciben los medios desde el poder, de cuáles son los espacios de la ciudadanía y de cómo están actuando los medios en el contexto sociopolítico que prevalece hoy día en México.

El factor gubernamental

En distintos análisis se le reprochó al gobierno de Felipe Calderón el silencio ante un hecho en el que se le involucra como autor intelectual. Y aquí se ajusta bien aquel viejo dicho de que peca tanto el que mata la vaca como el que le cancela el contrato. La administración calderonista intentó sacudirse las acusaciones repitiendo, cada vez que la ocasión lo permitía, su compromiso con la libertad de expresión, como lo hicieron de forma enfática el Presidente y Juan Camilo Mouriño, en la toma de posesión del segundo como secretario de Gobernación. El desgaste de este discurso va en aumento, pues apenas el 22 de noviembre de 2006, durante la firma del Acuerdo Nacional para una Comunicación de Calidad, Felipe Calderón reiteró su compromiso de “respetar la libertad de pensamiento” y después, en la celebración del 84 aniversario de la Unión de Voceadores, afirmó: “Por convicción me opongo a la censura y a cualquier tipo de control informativo”, sólo pocas semanas antes de que se hiciera pública la salida de Carmen Aristegui de W Radio.

Parecía saltar a la vista la ausencia de asesores presidenciales que le mostraran a la actual administración que un gobierno cuestionado, incapaz todavía de reunir la legitimidad que requiere para obtener la aprobación de su gestión, lo que menos le conviene es la acusación de censor. El manotazo dado trasmano a la libertad de expresión indica que, al igual que en los tiempos de campaña, ahora desde el poder, la propaganda negativa continúa. El peligro para México es hoy todo aquel que cuestione la conducción de los asuntos públicos por parte del Gobierno Federal.

Hechos como la salida de Aristegui, el boicot publicitario a la revista Proceso y el caso Lydia Cacho, entre otros, muestran una clara intención de colocar diques a la libertad de expresión y de información, en el supuesto de que la uniformidad informativa será la que garantice la conducción gubernamental. El Gobierno Federal parece estar poniendo a prueba datos obtenidos en la Tercera Encuesta sobre Cultura Política y Prácticas Ciudadanas levantada por la Secretaría de Gobernación,1 cuyos resultados se muestran en su portal electrónico. Señala el estudio que sólo 10% de los ciudadanos se interesan mucho en la política, mientras que 88% se interesa entre poco y nada. Si a ello se agrega que en mayor porcentaje piensan que quienes influyen en la vida política son el Presidente y los partidos políticos, pero un porcentaje bajo considera que los ciudadanos tienen influencia en ella y que 50% de los encuestados espera que en el futuro los ciudadanos tendrán más oportunidades de influir en las decisiones del gobierno, se consideraría así que existe el ambiente propicio para esperar escasas repercusiones a los actos de censura ante una ciudadanía indolente frente a la vida política.

Este cálculo estaría dejando fuera .5% de diferencia en votos que es lo que le permite actualmente gobernar al Partido Acción Nacional (PAN); también estaría olvidando a ese grupo de votantes no panistas que confió en que la democracia vendría sólo con la alternancia, y que ante los abusos no tiene más remedio que recordar que en el año 2000 se le prometió simplemente un cambio de partido, pero no más respeto a la libertad de expresión ni más democracia, y que hoy día recibe la lección de que la democracia nunca llega sola.

El factor empresarial

En el comunicado de prensa para explicar la salida de la conductora que emitió Televisa, se señaló que “no hubo manera de incorporar a Carmen Aristegui en un modelo informativo basado en el trabajo en equipo y el derecho a la información plural”. La frase puede ser un resbalón de redacción o un exceso de cinismo: ¿se quiso sugerir acaso que la periodista se negó, no se interesó o no puede integrarse en un modelo de información plural? Prácticamente nadie lo creyó así y la no renovación del contrato se interpretó simplemente como una acción de censura.

Varios analistas señalaron sin ambages que el hecho era un obsequio al poder, pues era conocida la molestia de Los Pinos por el trabajo periodístico de Aristegui. Algunos de esos textos mostraron asombro ante la decisión empresarial que consideraron no sólo políticamente incorrecta sino una pifia gerencial por sacrificar un espacio exitoso, con el siempre anhelado rating alto, con tal de complacer a la élite política que considera a la periodista una piedra en el zapato; se preguntaban cómo en circunstancias tan competidas para los medios pueden despilfarrar de esa manera su principal punto de venta que es la credibilidad.

Lo cierto es que los destinatarios principales de los análisis y las protestas por este acto de censura fueron en primer lugar los colegas de los medios y después un reducido grupo de población que consume espacios noticiosos. La misma encuesta de Gobernación señala que 38% de los encuestados afirmó ver o escuchar noticias o programas sobre política o asuntos públicos diariamente. El porcentaje resultaría atractivo y alentador en términos de la cultura política que requiere la ciudadanía para ser más participativa, pero es conveniente recordar que una buena parte de los noticiarios en los medios electrónicos están controlados por el duopolio, lo cual neutraliza a estos programas como verdadera fuente plural de información a la que los ciudadanos pueden acudir para informarse del acontecer público. Por otra parte, las empresas de comunicación, sabedoras de la realidad de que en nuestro país la información no es artículo de primera necesidad, han generado formatos híbridos en los que se combinan las noticias con comedia,2 lo cual reduce aún más las oportunidades informativas.

Otro enfoque de los análisis defendió el derecho de la empresa a no renovar el contrato, pues no existe evidencia tangible de que se trata de un acto de censura. Quizá les asiste la razón si se mira desde un punto de vista legaloide. Lo que olvidan quienes defendieron este punto de vista es que los empresarios de la comunicación están usufructuando un bien público que no es ajeno a los reclamos ciudadanos de que sean utilizados para alentar una sociedad más democrática, equitativa y plural. Habría que preguntar a estos mismos opinadores y a la empresa Prisa-Televisa cuál sería su punto de vista si se llegara a tomar la decisión de no renovar la concesión sobre la que han construido su rentable negocio de comunicación. ¿Sería tomada sólo como una acción administrativa a la cual tiene derecho el gobierno? Seguramente no, ya quedó demostrado con el caso Venezuela. Hay que admitir, sin embargo, que no debe ser una pregunta que el consorcio de comunicación se formule a menudo o que le cause preocupación, al menos no en este sexenio.

El factor periodístico y ciudadano

La censura a Aristegui generó declaraciones, columnas, mesas de análisis y uno que otro roce entre periodistas. Las muestras de solidaridad fueron exhibidas con amplitud en la prensa. Periodistas, académicos, politólogos e intelectuales se ocuparon del caso y sus implicaciones para los medios mexicanos en conjunto. Los medios impresos fueron los que enarbolaron –unos con gran amplitud y otros tímidamente– la defensa de Carmen Aristegui. Una buena parte de la ciudadanía respondió a este llamado y lo mismo organizaciones de otro perfil que perciben que “la ausencia de Carmen Aristegui de la radio beneficia a intereses muy específicos y perjudica al lánguido pluralismo mexicano” como bien lo describió Lorenzo Meyer.3

Al calor de la protesta se plantearon propuestas como la “construcción de una radio nacional pública”, lo cual aparece como una empresa monumental, pero lo cierto es que ya existe un camino avanzado con los medios culturales. Lo que se requiere es propiciar el debate, largamente pospuesto, sobre el marco legal y operativo que debe soportar a estos medios para funcionar verdaderamente al servicio de la sociedad. El desahogo es justificable pero la movilización debería ser en pos de frutos más tangibles.

Reuniones de análisis y protesta como la que se llevó a cabo en Casa Lamm, en la ciudad de México, en la que estuvieron presentes Denise Dresser, Germán Dehesa y José Antonio Crespo, se desarrollaron de manera un tanto caótica por el éxito que tuvieron en la convocatoria. Los asistentes querían escuchar a los ponentes, pero también deseaban hacer patente su presencia como rechazo a la censura. Estas movilizaciones resultan, a pesar de la carga emotiva, de escasa representación ciudadana, la cual recayó sobre ciertos líderes de opinión.

La participación ciudadana, asistida por las tecnologías de la información y la comunicación, ha entrado en una especie de letargo. Varios artículos sobre el tema aparecidos en la prensa circularon además profusamente vía Internet; fueron enviados y reenviados. Este mecanismo resulta eficiente para compartir puntos de vista, conceptos y preocupaciones porque tiene la ventaja de la multiplicación rápida y el alcance hacia ciudadanos de muchos rincones del país, pero tiene también una eficiencia reducida como movilización política. El reenvío de textos ha venido a reemplazar en cierto modo los antiguos desplegados con firmas que solían aparecer en los diarios, mas no ha alcanzado el impacto de éstos.

Hoy tenemos que lamentar que de nueva cuenta haya una víctima de la censura y la intolerancia: el público mexicano, la ciudadanía que estaba esperando con ansías señales de que el cambio había sido para bien.

El factor femenino

Este aspecto del caso fue poco abordado, quizá porque resultó claro que a Carmen Aristegui la censuraron no por ser mujer sino por ser inteligente y con un compromiso periodístico que le resulta incómodo a ciertos intereses. Sin embargo, en la percepción ciudadana el abuso hacia una mujer es un factor que tiene una importancia nada despreciable. Aristegui es una mujer menuda, tranquila, de hablar reposado que le da una imagen que tiene muy poco que ver con la beligerancia y la peligrosidad; esta imagen le otorga una dimensión mayor al abuso que se percibe cometido por varones de gran poderío económico.

Es posible que la propia periodista no deseara esta derivación del asunto, pero escapa a su voluntad que los estereotipos operen, todavía más cuando se le preguntó qué haría una vez concluido su noticiario y contestó simplemente que llevaría a su pequeño hijo a la escuela. A la imagen femenina se sumó la materna.

Por otra parte, el hecho de que el número de mujeres analistas con un trabajo periodístico como el que desarrolla Aristegui sea todavía reducido en nuestro país, también hace que se incremente la percepción de la arbitrariedad, pues se interpreta como un desplazamiento que atenta contra un trabajo profesional en el que la comunicadora ha logrado un sitio respetable a pesar de la competencia masculina.

Como ya se dijo, la víctima principal de este atropello contra la libertad de expresión fue la ciudadanía, pero lamentablemente el instrumento fue una mujer, excelente periodista y exitosa comunicadora. Al igual que en otros casos de censura, hoy Carmen Aristegui goza de más fama y la intención de acallarla sólo le aseguró más audiencia, lo cual no minimiza la gravedad de la intención de censurar.

NOTAS

1) Secretaría de Gobernación, Cultura Política y Participación Ciudadana en México antes y después de 2006. <www.gobernacion.gob.mx/archivos/pdf/cppcayd2006.pdf> Consulta: enero de 2008.

2) Sólo como muestra, el noticiario matutino Primero noticias conducido por Carlos Loret de Mola ha introducido un segmento denominado “¿Dónde está Clark?”, en el cual el reportero Mauricio Clark ofrece a los televidentes pistas de la ciudad donde se encuentra para que éstos adivinen el nombre llamando a los teléfonos del programa o votando vía Internet. A la producción de este espacio televisivo le sobran puerilidad y recursos económicos, pero le falta material informativo; no obstante, parece ser sumamente atendido por el público. En el mismo programa se incluye una sección denominada “Primero tu imagen” en la que se presentan fotografías o videos enviados por los televidentes con un comentario del conductor; la mayoría de las ocasiones son fotos curiosas que llenan tiempo de producción con costos prácticamente nulos. Éstos resultan ejemplos del entrenamiento que reciben millones de televidentes sobre cómo consumir noticias: poca información con notas cortas combinadas con grandes dosis de entretenimiento.

3) Lorenzo Meyer, “Carmen”, en Reforma, 10) de enero de 2008.

El anterior artículo debe citarse de la siguiente forma:

Ramírez, Pilar, “Las razones contra Aristegui”, en
Revista Mexicana de Comunicación, Num. 109, México, febrero / marzo, 2008.