RMC es una publicación del Departamento de Ciencias de la Comunicación - Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Cuajimalpa

La comunicación en el “Movimiento 15-M”

Descargar artículo:
  • Mirador europeo
  • “El Movimiento de la indignación, del compromiso y de ‘la vía para el futuro de la humanidad’ sólo se mantendrá, crecerá y se instalará en la sociedad si consigue una plena fluidez comunicativa social con la participación de todos en los asuntos de todos”, asegura Cebrián.

Fotografía: "15M La cultura no se calla" por Ana Rey @ Flickr

Por Mariano Cebrián Herreros

La  sociedad  civil  estalla  en  movilizaciones  para  demostrar  el  descontento  con  la  deriva  actual  de  las  democracias  en  las  que  los  poderes  económicos  se  han  impuesto  a  las  concepciones  políticas  y  sociales.  Los  poderes  económicos  aparecen  envueltos  en  un  ropaje  extraño,  conocidos  como  mercados  globales  que  están  influyendo  sobremanera  en  el  desarrollo  de la  Unión  Europea  y  especialmente  en  aquellos  países  con  mayor  riesgo  de  graves  dificultades  económicas.  Ante  esa  situación  han  emergido  diversos  movimientos  sociales  en  Europa  y  cuya  plasmación  más  llamativa  se  ha  producido  en  España  en  torno  al  denominado  “Movimiento 15-M”  como  aglutinador  de  un  conjunto  de  manifestaciones  producidas  en  Madrid  el  día  de  su  festividad  local,  el  15  de  mayo.

15 M

Image by Olmo Calvo via Flickr

El Movimiento viene precedido del lanzamiento de algunos panfletos de protestas impulsados por personalidades europeas y en particular por el francés Stéphan Hessel con una publicación de apenas 12 páginas: ¡Indignaos!, editada y reforzada en España con un prólogo del economista y escritor José Luis Sampedro en la que se trata de despertar las conciencias de los jóvenes para la defensa de los valores democráticos que se extendieron en Europa y en especial en Francia durantela Resistenciacontra el nazismo en la década de los cuarenta. Son dos nonagenarios que han removido las aguas juveniles. Stéphane Hessel, en conversación con Gilles Vanderpooten, ha lanzado un segundo panfleto ¡Comprometeos! en el que incita al compromiso social y a emprender acciones concretas contra los escándalos que envuelven a la sociedad actual.

Edgar Morin speaking at the Forun Libération 2008

Edgar Morin – Image via Wikipedia

Otro reconocido intelectual francés, Edgar Morin, acaba de publicar la obra La vía para el futuro de la humanidad en la que, en lugar de exaltar los valores del pasado, aporta respuestas para el futuro. A estos manifiestos se ha unido otro grupo de pensadores y escritores españoles que han publicado un trabajo colectivo con  el título Reacciona en la misma línea. Es una original vinculación generacional de mayores y jóvenes para remover la conciencia y la acción social frente a la deriva antisocial y antidemocrática emprendida por los grandes poderes económicos controladores de los poderes políticos.

El Movimiento 15 Mse extendió de inmediato a otras ciudades españolas y prendió la mecha en otros lugares europeos. Es una manifestación popular espontánea, pacífica, sin líderes, sin programa, sin organización, al margen o en contra de los partidos políticos a los que consideran que no les representan, pero con una intensa carga de indignación que ha puesto en funcionamiento nuevos modos de comunicación de vanguardia en combinación con los tradicionales y que ha generado un ecosistema original y de gran eficacia. Se ha insistido en la incardinación del uso de las redes sociales con la utilización de las mismas en las protestas populares de los países árabes, pero nada tiene que ver una situación con otra. En los movimientos árabes se luchaba contra la persecución política de unos regímenes censores, controladores y dictatoriales. El Movimiento 15-M se produce en situaciones de cierto déficit democrático y de libertades públicas que trata de perfeccionarlas mediante una democracia real. Nace de la indignación por el fondo y forma como se ha generado la crisis económica, el número de desempleados y las soluciones mercantiles especulativas que se están dando en detrimento de las soluciones sociales.

15 M

La comunicación del 15-M fue asamblearia y directa. Image by Olmo Calvo via Flickr

Desde el punto de vista de la comunicación, el Movimiento 15-M parte de las organizaciones asamblearias de comunicación directa e interpersonal o de grupo en las que las discusiones y decisiones se toman entre todos sin un sector dirigente que oriente los planteamientos en una dirección u otra. Se emplea la palabra como forma de conversación, mitin y debate; se utiliza el manifiesto escrito como concreción de eslóganes y propuestas, y se maneja la megafonía para que la voz llegue a toda la plaza o lugar en el que se sientan los asistentes.

En estas comunicaciones reales se da entrada también a las virtuales mediante la presencia en las tiendas de las acampadas de computadoras portátiles con conexión ala Internety de las redes de telefonía móvil para la conversación inmediata, la amplificación de las convocatorias, el mantenimiento del contacto con otros puntos y la regeneración y realimentación de las manifestaciones. Se produce una combinación entre la comunicación presencial y la comunicación a distancia cada una con su función específica y que permite aglutinar y fortalecer lo disperso con lo concentrado. Los grupos están en comunicación vía Internet y telefonía móvil con otros puntos del país y con otras ciudades europeas. Todos actúan en un proceso horizontal, autónomo y sin jerarquización alguna. Hay intercambio, conversación directa, discusión global, pero no imposición.

El fenómeno se introdujo inmediatamente en las redes sociales de Internet y de telefonía  móvil y la participación se acumuló con rapidez. Millones de mensajes recorren las redes de un punto a otro hasta lograr una comunicación global. Emergen todas las variables posibles desde los blogs hasta las redes de conversaciones, de intercambios y de producción multimedia que captan-difunden fotografías, vídeos y documentos sonoros en cadena multiplicadora de unos a otros usuarios.

La situación saltó a las webs de los medios de comunicación tradicionales y nativos de mayor referencia no sólo en España, sino también en las de los medios europeos y, sobre todo, llegaron a las de los medios de Estados Unidos con todo su potencial universalizante de comunicación.

La información se amplió de las redes interpersonales a los medios masivos de gran referencia: prensa, radio y televisión. Y en particular a ésta última que exhibe las imágenes de las plazas ocupadas, de las grandes acampadas que crecen por las ciudades. Se efectúan conexiones en directo que a su vez provocan otras interacciones con los manifestantes. Aparecen unos portavoces que niegan de entrada su función representativa del grupo; intervienen a título individual. No existe personalización concreta de los hechos, ni de la información. Nadie asume responsabilidad ni liderazgo de grupo. Son estos medios los que crean la sensibilidad social del alcance del Movimiento y del aplauso generalizado. Según las estadísticas solventes más del 80% de la población simpatiza o está de acuerdo con el Movimiento, aunque eso no tuvo apenas concreción en los votos de las elecciones autonómicas y locales de la semana siguiente, el 22 de mayo.

15 M

La información del 15-M pasó de las redes interpersonales a la gran prensa. Image by Olmo Calvo via Flickr

Para resaltar el papel preponderante de las redes sociales se ha señalado que este proceso desintermedió la información, pero considero que el fenómeno es justo el contrario. Los medios o redes sociales sirven para organizar y fortalecer el Movimiento, llegan a unos sectores particulares, pero los medios masivos son los que propagan el conocimiento de su existencia, magnifican la información y alcanzan a toda la sociedad, incluida la que no tiene acceso a Internet ni sabe moverse por las redes sociales. No son mediaciones opuestas. Se produce una combinación y una multiplicación del mensaje que cunde inmediatamente en la sociedad. Eso sí: las redes sociales explotan lo que mejor saben hacer: compartir, recomendar, congregar. Las recomendaciones de los amigos y conocidos se admiten con la máxima fiabilidad por encima de cualquier otra orientación mediática y potencian mayor reconocimiento y expansión del Movimiento.

Todo ello ha generado un ecosistema de redes comunicativas por las que fluye la información de unos y otros y se establece todo tipo de sinergias dentro de los medios de los grupos multimedia y entre todos los medios de diferentes empresas: tradicionales, cibermedios y medios móviles tanto por la búsqueda de la competividad como de la originalidad. Todos contribuyen a la difusión de las movilizaciones, aunque cada uno desde sus propios intereses, júbilos y temores. Los medios interpersonales fomentan la participación en cada lugar. Las webs y redes sociales de Internet y telefonía móvil amplían la cobertura de unos puntos con otros y abren las asambleas a todos los seguidores dispersos, pero conectados, por Europa. Los medios informan de todo ello y amplifican el Movimiento hasta convertirlo informativamente en algo masivo. Cada cambio en un sector genera modificaciones en los demás. Se realimentan entre ellos y se produce una sensación de globalidad y presencialidad en todos los lugares. Estalla la manifestación global con todas sus interacciones sociales y políticas.

El Movimiento, como agrupación física, se va diluyendo con el tiempo a favor de una diversificación por barrios para mantenerse vivo y reaparecer conjunta y multitudinariamente en determinadas convocatorias con objeto de unir de este modo la diversificación con la concentración. Los medios de comunicación tradicionales van abandonando la noticia conforme a su comportamiento ante todo hecho por muy extraordinario que sea, aunque la recuperan momentáneamente cada vez que vuelven las grandes manifestaciones. El Movimiento mantiene su vinculación mediante las redes sociales, pero se crean algunas incógnitas sobre si será suficiente con esto o si se corre el riesgo de desvanecer su fuerza por perder el potencial de la comunicación social real. Se busca crear nuevos modos de comunicación que permitan vincular las redes sociales de unos miles o cientos de miles de usuarios a los millones de seguidores de los medios masivos.

Si no se logra la dinamización de los medios de participación e intervención de grupo con los de su extensión en las redes y su socialización en los masivos, se perderá la gran oportunidad para mantener la sensibilidad de reclamo de cambio del rumbo económico de los mercados económicos y especulativos para convertirlos en economía social y en democracia real con la participación continua y no exclusivamente de manera periódica en las elecciones.

El Movimiento de la indignación, del compromiso y de “la vía para el futuro de la humanidad” sólo se mantendrá, crecerá y se instalará en la sociedad si consigue una plena fluidez comunicativa social con la participación de todos en los asuntos de todos. De lo contrario, prevalecerá la duda sobre si el Movimiento se quedará en un fenómeno mediático o si se mantendrá en algo con poder real y de mayor repercusión y eficacia social y política.

 

Catedrático de la Universidad Complutensede Madrid. Correo electrónico: marceb@ccinf.ucm.es

Enhanced by Zemanta
Descargar artículo:
A %d blogueros les gusta esto: