RMC es una publicación del Departamento de Ciencias de la Comunicación - Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Cuajimalpa

El engaño de la publicidad integral

Descargar artículo:

Ensayo

  • La publicidad consiste en “la promoción simultánea de un producto desde distintas vías, ya sean directas o disfrazadas”
  • Los programas En familia con ChabeloSoy tu fan y El diván de Valentina son ejemplos de su uso.
  • “¿Qué es lo grave de esto? Que los medios de comunicación pierden su bien más preciado: la credibilidad”, asegura el autor.

Escena de la película: "De amor y otras adicciones (2010)"

Por Ricardo Cruz García

Desde hace varias décadas, millones de niños mexicanos se despiertan temprano todos los domingos y prenden la televisión para ver En familia con Chabelo. Ahí, además de aprender qué es la katafixia, admiran toda la gama de productos que anuncia el eterno niño, en especial pastelitos de Marinela (Gansito o Pingüinos), frituras de Sabritas y, en época de Reyes, los triciclos Apache y toda la línea de Mattel. Los infantes absorben toda esa publicidad que se incluye dentro del programa como “mensajes de los patrocinadores”, una forma fácil de inculcar en los futuros consumidores la preferencia hacia determinadas marcas.

 

¿Qué es la publicidad integral?

El sistema de promover productos de manera que se haga ver “natural” dentro del contenido de un programa ha tenido un auge impresionante en los últimos años. Se le llama publicidad integral (o integrada) e implica la promoción simultánea de un producto desde distintas vías, ya sean directas o disfrazadas; es un “paquete” que los medios ofrecen a sus anunciantes y puede incluir desde un spot en programas de alta audiencia hasta la presencia o mención de sus productos como parte del contenido de una novela, serie, emisión deportiva o de un noticiario.

La publicidad integral también se ha adaptado a la propaganda política, aunque ya desde hace muchas décadas en los periódicos se publican gacetillas o boletines sin advertir al lector que es una inserción pagada.

Este fenómeno ha sido impulsado en México principalmente por corporaciones de medios que abarcan diversas plataformas de comunicación (impresos, televisión, radio), por lo que pueden ofrecer la presencia del producto o persona en múltiples espacios al mismo tiempo.

 

Ventajas y desventajas

¿Cuál es la gran ventaja de la publicidad integral frente a la tradicional? Que se salta la barrera de resistencia que el público receptor opone a los anuncios. La mayoría evita ver publicidad, ya sea cambiándole de canal, con su indiferencia o su falta de interés; en cambio, cuando el anuncio se mezcla con el contenido de la obra mediática, se tiene la atención del público y, por lo tanto, una mejor recepción del mensaje publicitario, que logra brincar el muro mental que casi todos ponemos cuando nos percatamos de que van a pasar comerciales.

Todo anunciante quiere llegar directamente a su mercado: con la publicidad integral lo puede conseguir. Sin embargo, en México los medios electrónicos se rigen por el Reglamento de la Ley Federal de Radio y Televisión, que establece en su artículo 39 que debe haber “un prudente equilibrio entre el tiempo destinado al anuncio comercial y el conjunto de la programación”.

Para la televisión el espacio destinado a publicidad no debe exceder del 18% del tiempo total de transmisión de cada estación; para radio, no se podrá pasar del 40%.

¿En realidad se cumplen estos tiempos? ¿Quién hace la diferencia entre la publicidad integrada a los contenidos y la que se difunde aparte? ¿Cómo se miden los anuncios que se transmiten como parte de la programación? ¿Cuándo van a regular este fenómeno las autoridades?

 

Los consumidores del futuro

Los Cuates de Chabelo

"En familia con Chabelo" es pionero en el manejo de la publicidad integral — Image via Wikipedia

En familia con Chabelo es pionero en la publicidad integral en México y el principal programa infantil donde se transmite un mensaje al mismo tiempo que se promociona un producto, lo cual debe representar grandes beneficios tanto para el medio como para los anunciantes, ya que Xavier López afirmó en 2003,[1] después de tener un conflicto de horarios con Televisa, que sigue trabajando en la empresa

“no porque les caiga muy bien, sino porque soy buen negocio. […] Porque así que dijera ¡cuánto me quieren!, pues no. La televisión donde trabajo es una empresa de negocios, no es una institución de beneficio”.

El “amigo de todos los niños”, además, es un buen referente, un personaje que causa simpatía, tiene seguidores que ponen atención a lo que dice (así sean comerciales) y hacen caso a sus recomendaciones (de juguetes, por ejemplo). ¿Qué más pueden pedir los anunciantes? A través de su programa dominical de concursos que es visto por millones de familias en todo México, Chabelo ha moldeado, desde hace 41 años, a los consumidores del futuro.

 

Ejemplos actuales: El diván de valentina, Soy tu fan, Venga la alegría

Pero la televisión “pública” no escapa a la tentación de la publicidad integral, si bien la usa para allegarse recursos necesarios para producir sus propios contenidos. En Once Tv el ejemplo más destacado es El diván de Valentina, que mostró cómo mezclar una buena historia, dirigida principalmente a los niños, con publicidad de los productos Bimbo. No era casualidad que de repente Vale, la protagonista, degustara placenteramente un Negrito, que la cámara pusiera en primer plano unas Donitas o que toda la familia cenara con unos paquetes de Mantecadas.

Ana Claudia Talancón

La serie "Soy tu fan" es un ejemplo de publicidad integral de la marca Ciel – Image via Wikipedia

Recientemente Ciel utilizó a la serie juvenil Soy tu fan (ya en su segunda temporada) para promocionarse, como un medio más de su campaña que tiene como imagen principal a Ana Claudia Talancón, quien tiene el papel estelar y es productora del programa. De igual manera, en las otras series de Once Tv, XY y Bienes Raíces, no hay capítulo en que no se promocione a Apple; todos los protagonistas de ambas series usan sus Mac, iPhone y iPad.

Las transmisiones deportivas –tanto de radio como de televisión– se han vuelto destacadas representantes de la publicidad integral. En las peleas de box y especialmente en los partidos de futbol, oímos o vemos a los comentaristas narrar el espectáculo mientras anuncian automóviles, cervezas, tarjetas de crédito, etcétera.

En la televisión hemos visto cómo los refrescos Jarritos se inmiscuyen en programas de Televisa, ya sean matutinos o de deportes, y son promocionados por los mismos conductores. Jaime Maussan, en Tercer Milenio, publicita una marca de calentadores solares y una clínica para operaciones de la vista como si fueran parte de un reportaje del programa.

También están los “Progress Tips” en Venga la alegría, de Tv Azteca, que a través de “cápsulas de nutrición infantil” anuncian la línea Gold de fórmulas lácteas de Wyeth, ahora propiedad Pfizer. De esta misma empresa, Cadena Tres promocionó, en el noticiario de Yuriria Sierra con Mónico Chimpanzón, la nueva variante Viagra Jet, que tiene la novedad de ser masticable.

Este sistema de publicidad ha tenido tanto éxito que se han hecho producciones dedicadas específicamente a mezclar anuncios con el contenido, siguiendo el ejemplo de En familia con Chabelo y dirigidas a los sectores populares, como Atínale al precio, en Televisa, que al parecer tiene una alianza con Chedraui para promover la compra en ese supermercado de todos los productos que participan en el concurso.

En la radio también hay casos notorios, como el de la estación Ke Buena (de Televisa) y Revelation Plus, que hacen creer al auditorio que un radioescucha pregunta sobre el producto y una “Licenciada”, representante de ventas del aparato para bajar de peso, responde a los cuestionamientos; sin embargo, hay ocasiones en que se nota que todo es una farsa grabada con anticipación, ya que la “Licenciada” ni siquiera habla en vivo.

 

Propaganda política integral

CARTAGENA/COLOMBIA, 7 APRIL 2010 - Enrique Peñ...

Peña Nieto: Ejemplo de propaganda integral – Image via Wikipedia

Pero la política no se escapa, y es que es mucha la tentación ante la poca credibilidad que tienen casi todos los funcionarios públicos. El ex gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto, es uno de los más destacados usuarios de la publicidad (en el fondo propaganda) integral. Su alta presencia en los contenidos de las dos televisoras nacionales, especialmente en Televisa, confirmó que tiene acuerdos que abarcan desde promocionales de su gobierno y referencias en programas de diversa índole (incluso de chismes), hasta su mención en el noticiario de Joaquín López-Dóriga e infomerciales colocados después del corte.

El Partido Verde también aprovechó los paquetes de publicidad integral que ofrece Televisa. En 2009 la empresa consiguió a dos actores jóvenes que participan en su programación, Raúl Araiza y Maité Perroni, para hacer campaña a favor de los diputados del Verde en las elecciones de ese año. La estrategia incluía la promoción del partido en diversos medios de Televisa, como la revista TV y Novelas o la telenovela “Gancho al corazón”, donde Perroni salió a escena con una playera con la leyenda “Soy Verde” (uno de los pilares de la campaña), lo que llevó al IFE a establecer una multa contra el Verde. Actualmente, Araiza sigue participando en los spots del Verde que promueven los logros de sus diputados.

El periódico Reforma, desde su fundación el 20 de noviembre de 1993, se ha preciado de no aceptar gacetillas políticas y llevar su propia agenda. Sin embargo, al parecer en el plano empresarial acepta que le dicten una línea editorial específica. En sus páginas se pueden leer anuncios disfrazados de información que promocionan, por ejemplo, los cartuchos Hewlett Packard en la sección de tecnología “Interfase”. Recuerdo una nota en la que se hablaba de lo dañino que resultan para las impresoras los cartuchos “pirata” o rellenados y se hacía mención a una marca que la reportera (o publicista) decía que tenía las iniciales de Harry Potter, obviamente HP. Seguí leyendo y en la última página de la sección apareció un anuncio de cartuchos originales HP y su alta confiabilidad. ¿Casualidad? Después noté que HP tiene una gran campaña publicitaria en el mismo sentido que seguramente incluye mensajes publicitarios en forma de notas periodísticas en el Reforma.

 

Credibilidad en jaque

¿Qué es lo grave de esto? Que los medios de comunicación pierden su bien más preciado: la credibilidad. Reforma, que se dice independiente políticamente, tuerce sus principios ante el sector empresarial. Sin embargo, ambos casos son reprobables porque engañan al público con la promoción enmascarada de una persona o producto como si fuera parte del contenido periodístico del medio.

Por último, está el cinematógrafo, esa maravilla que hasta hace poco había escapado a la publicidad integral. Citemos la película de Los Simpson, donde casi al comienzo se anuncia un programa de Fox Entertainment (productora de la famosa serie). Aunque parece una burla sobre la promoción de productos mezclada con el contenido de los medios, al final resulta ser también publicidad para Fox. O pensemos en Los 4 fantásticos y Silver Surfer cuyos protagonistas requieren un “fantantiscar” de Dodge para luchar contra el mal. Y qué decir de las diversas marcas de automóviles que aparecen en las ya cinco partes de Rápido y furioso.

En Hellboy 2, dirigida por Guillermo del Toro, hay una secuencia donde el protagonista de la película “Rojo” y su fiel amigo Abe Sapien (un sabiondo hombre-pez) se ponen una borrachera con unos six de cervezas Tecate. La escena es buenísima y conociendo a Del Toro es posible que haya elegido que los personajes se embriagaran específicamente con Tecates para darle un tono bizarro a la situación; a pesar de ello, también es publicidad para la bebida.

Aquí, sin embargo, cabe una pregunta: ¿dónde se encuentra el límite entre realidad y promoción intencionada? Nuestra vida está llena marcas registradas; las películas, cuando tienen la intención de reflejar parte de la realidad, deben captar también las marcas porque son parte de este mundo. Si no lo hacen, resultan inverosímiles, y en eso son expertos muchos de los directores mexicanos que, para evitar hacer “publicidad gratis”, le quitan las etiquetas a los productos –especialmente a cervezas–, aunque se note que es una Corona o una XX Lager (ya ni el célebre “Superportero” haría eso). Lo que sucede es que así no se cree la historia: en la cotidianidad no hay cervezas sin etiqueta.

 

De amor y otras adicciones

Vamos a uno de los casos más emblemáticos de la publicidad integral en cine; pero antes una explicación: Pfizer, la mayor farmacéutica del mundo, montó una campaña gigantesca ante la pérdida de patente de su producto estrella Viagra. La estrategia abarcó a la mayoría de los canales de comunicación y tuvo la novedad de incluir la producción de una película: De amor y otras adicciones (2010).

Este filme protagonizado por Jake Gyllenhaal y Anne Hathaway es, claramente, un comercial de Viagra envuelto en una historia romántica. El personaje central es un Representante de Ventas de Pfizer que logra el éxito gracias a que se enfoca en la venta de la célebre “pastilla azul”. Entre la mercadotecnia y la publicidad, De amor y otras adicciones sólo es un medio más de la campaña para promocionar los medicamentos producidos por Pfizer (además de Viagra, aprovechan para destacar Zoloft, tratamiento que compite con el mejor posicionado Prozac para la depresión) y reforzar su marca entre el público. Tan sólo hay que ver las veces que aparece el nombre de la compañía y el tono apológico con que se le presenta.

Quién sabe cuántos millones de dólares le costó a Pfizer participar en la producción de esta película, conseguir un guión adaptado a su intención publicitaria, convencer al director Edward Zwick (El último samurái, 2003; Diamante de sangre, 2006) de que filmara la historia, contratar a miembros del star system hollywoodense… Pero ese monto revelaría la importancia que tiene Viagra para la farmacéutica y cómo se serán afectadas sus ganancias debido a la libre fabricación del medicamento por otros laboratorios.

Lo curioso y preocupante de este caso es que se supone que en México existe la crítica cinematográfica. Una industria cultural sólida requiere de críticos que les importe la calidad de una película, que orienten al espectador sobre lo que va a presenciar o por lo menos le informen que va a ver un anuncio publicitario disfrazado de película de amor cuyo valor cinematográfico es nulo. No recuerdo a alguien que mencionara el asunto, por más evidente que era; parece que no pueden ver más allá de la faramalla de las premieres (donde los consienten mucho) ni de lo que dicen los boletines promocionales.

Al final quienes pierden son los espectadores que van al cine a apreciar una buena función y resulta que pagaron por ver un comercial más. Uno francamente se siente defraudado y no puede hacer nada, aunque quizá con el tiempo, y al hacerse más evidente el engaño, el público aprenda a diferenciar un contenido honesto (por malo que sea) de la basura publicitaria.

 

Bibliografía

León Zaragoza, Gabriel, “Sigo en la tv no porque les caiga bien sino porque soy buen negocio: Chabelo”, La Jornada, Espectáculos, 12/enero/2003, en www.jornada.unam.mx/2003/01/12/06an1esp.php?origen=espectaculos.html

 

Ricardo Cruz García

Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la UNAM. Ganador del premio a la mejor tesis alusiva a la Revolución Mexicana con la obra Nueva Era: el periódico maderista, otorgado por el IIH de la UNAM. Ha sido asistente personal de Elena Poniatowska, docente en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, reportero, redactor y colaborador en distintas empresas editoriales, como El Universal. Ha colaborado en la revista Relatos e historias en México, en donde actualmente es Jefe de Redacción.

 



[1] León Zaragoza, Gabriel, “Sigo en la tv no porque les caiga bien sino porque soy buen negocio: Chabelo”, La Jornada, 12/enero/2003.

Enhanced by Zemanta
Descargar artículo:
  • Pingback: Bitacoras.com()

  • JavierSanzCor

    Al igual que Del Toro “conocemos las intenciones  ensayo”, pero siguiendo la líneas que maneja, no se convierte en otro tipo de “publicidad”, pongo de ejemplo, de que muchas cosas que no conocía ahora sí e incluso me dan ganas de verlas nomás por curiosidad, por tanto cumple su función “dentro del sistema”: Más publicidad integral sobre la misma publicidad

  • Rocío Torres

    En cuanto a los limitantes que se hallaron en este artículo en cuestiones metodológicas, es que, carece de referencias bibliográficas, ya que sólo cuenta con la de Gabriel Zaragoza reportero de “La Jornada” de la sección de espectáculos, en segundo lugar, este artículo se basa sólo en el punto de vista del autor, no en un estudio sobre la recepción de la audiencia. Con lo que se corrobora que la sola opinión de un autor, por bueno que sea en donde desempeña su trabajo, no será motivo ni causa suficiente para asegurar que un mensaje tiene un efecto definitivo en el receptor.

A %d blogueros les gusta esto: