RMC es una publicación del Departamento de Ciencias de la Comunicación - Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Cuajimalpa

Sinergias mediáticas

Descargar artículo:

Mirador Europeo

  • El cambio de lo analógico a lo digital supone el camino pleno para la convergencia de medios, de contenidos y ofertas mancomunadas.
  • El paso de lo analógico a lo digital ha producido los cibermedios, primero como una expansión natural y poco a poco con una definición y diferencia clara respecto de sus orígenes matriciales.

Fotografía: Moises Pablo @ Cuartoscuro

Por Mariano Cebrián Herreros

Publicado originalmente en RMC 131

Se  avanza  en  la  convergencia  tecnológica,  se  multiplican  los  medios,  se  amplían  los  contenidos,  se  expanden  y  se  hacen  más  complejos  los  tratamientos. Todo  propende  a  una  convergencia  global  de  las  comunicaciones.  A  su  vez,  las  empresas  de  comunicación  quieren  estar  presentes  en  todos  los  medios.  Organizan  unas  estrategias  para  obtener  el  máximo  rendimiento  del  mismo  producto  o  vinculan  productos  próximos  o  los  relacionan  para  incrementar  los  servicios  a  sus  seguidores.

Y a no es el mero paso de lo analógico a lo digital o de unos soportes a otros, como del papel en la prensa al periódico digital. Es una transformación global en la que se ve sacudida la propia concepción de los medios tradicionales y del periodismo. Apenas surgen unos soportes o unos medios nuevos cuando a los pocos años aparecen otros que los superan, no sólo como innovación tecnológica, sino como prestaciones comunicativas. Tampoco se trata de sustituciones, sino de acumulaciones con lo cual se va produciendo una panoplia de medios que desborda los planteamientos de los tradicionales y nuevos hasta obligarlos a efectuar ajustes permanentes.

El cambio de lo analógico a lo digital supone el camino pleno para la convergencia de medios, de contenidos y ofertas mancomunadas. Pero no debe olvidarse que lo analógico y digital son dos procesos tecnológicos pues, aunque estén basados en lenguajes, se trata de lenguajes tecnológicos que no alteran las peculiaridades de los lenguajes expresivos.

Existe una convergencia tecnológica, pero se mantiene la divergencia en la percepción de la realidad expresiva resultante por parte de los usuarios. Ciertamente la escritura, los sonidos y las imágenes son sometidas al lenguaje digital, sin embargo el ser humano lo percibe analógicamente. La tecnología ofrece mayor calidad, otros tratamientos y convergencias entre ellos, pero al final del proceso la presentación corresponde a la forma humana de leer, escuchar y ver.

La digitalización aporta otros elementos y posibilidades que permiten trabajar de manera muy diferente a como se hacía tradicionalmente, lo cual repercute en los procesos comunicativos, en los contenidos y en las propias formas expresivas. Por esta vía está produciéndose fundamentalmente toda la transformación mediática y las consecuentes sinergias e interrelaciones.

Cada medio trata de incorporar también lo que antes era propio de los demás. Así puede apreciarse cómo la prensa tradicional remite a direcciones web para ampliar u ofrecer los documentos complejos de hechos, declaraciones, testimonios o incorporan los QR para que con un dispositivo móvil pueda acudirse a una información más amplia, a un vídeo, a un documento sonoro. Los periódicos digitales integran dentro o al final de las informaciones un enlace para acceder a uno o varios vídeos, a una galería de fotografías o a unos documentos sonoros sobre la noticia correspondiente.

A su vez, la radio, basada con anterioridad exclusivamente en documentos sonoros, ahora introduce en su web información escrita abundante sobre la propia emisora, programas y profesionales o de información general, así como vídeos propios u obtenidos de agencias o de los canales de televisión del grupo de comunicación al que pertenece la emisora. La televisión, definida por la trabazón de imágenes y sonidos, da entrada amplia a la escritura y presenta otros vídeos y documentos sonoros al margen de los exhibidos en su programación. Es decir, hay un cambio vertiginoso en cada medio para aprovecharse de los componentes atractivos de los demás.

Cada sector tradicional de medios ha entrado en otro ámbito de desarrollo. El paso de lo analógico a lo digital ha producido los cibermedios, primero como una expansión natural y poco a poco con una definición y diferencia clara respecto de sus orígenes matriciales. Es más: también los medios que surgieron directamente en el ciberespacio tendieron a imitar  a los medios tradicionales hasta que comprendieron que se trataba de otra cosa y reorientaron sus concepciones y ofertas a productos originales.

En la actualidad, los cibermedios profundizan cada vez más en los terrenos propios del ciberespacio como es la capacidad de navegación y búsquedas, las vinculaciones o enlaces y, sobre todo, la interactividad hasta llegar a emprender un camino innovador de las comunicaciones interactivas.  Comunicaciones ya no sólo con las máquinas o con los impulsores de máquinas e informaciones sino sobre todo entre los propios usuarios.

Precisamente esta línea es la que ha propiciado que en la actualidad se aprecien unos modelos de comunicación y de información paralelos a los que han desarrollado los medios tradicionales e incluso los cibermedios hasta llegar a lo ya reconocido como comunicación y periodismo ciudadanos. Se trata de un universo paralelo de comunicaciones con sus propios ingredientes y definición que en unos casos entra en relación con los medios de comunicación y que en un su mayor parte funciona al margen de los medios. Desde éstos se habla de la comunicación y del periodismo ciudadanos como de fuentes de información. La calificación de fuentes restringe enormemente lo que abarca este nuevo universo. Es verlo exclusivamente desde la perspectiva del medio, no contemplarlo en su conjunto. Pero si por algo se define el mundo de las redes sociales es precisamente por su independencia respecto de los medios. Son sistemas de comunicación ciudadana y para los ciudadanos. Otra cuestión es que empresas de cualquier sector, instituciones o medios de comunicación, ante la relevancia que han obtenido las redes sociales, quieran establecer una mayor vinculación ya sea como fuente de información para sí o para estar presentes en ellas y conseguir una prolongación respecto de su cobertura mediática anterior. Lo importante es que la innovación tecnológica ha fomentado este nuevo espacio de comunicación que ya no puede soslayarse en ningún análisis comunicativo que quiera obtener una visión global de las transformaciones mediáticas actuales.

Junto al desarrollo de los medios tradicionales y de los cibermedios ha surgido otro campo de transmutaciones totales. Se trata del ámbito de las comunicaciones en movilidad sustentado por el potencial de los dispositivos móviles para recibir y enviar indistintamente información y generar una comunicación simultánea a distancia entre los intervinientes.

La radio había logrado hace décadas la comunicación en movilidad, pero carecía de la opción de respuesta por parte de los oyentes. Con las comunicaciones móviles se consigue la plenitud de la comunicación bidireccional y multidireccional a distancia en la que los participantes pueden intercambiarse continuamente los papeles de emisores-receptores y convertirse todos en productores.

Todos los procesos técnicos anteriores de comunicación tienden a instalarse en las comunicaciones móviles. Como en el caso de la llegada de Internet, también se observa una primera aproximación del uso de las redes móviles como un planteamiento instrumental de prolongación de lo que era cada uno de los medios. Pero asimismo en este caso se aprecia la reorientación a la búsqueda e incorporación de los recursos móviles específicos. Más allá de las primeras aplicaciones para las conversaciones orales y los envíos-recepciones de mensajes cortos o multimedia en la actualidad, se insiste en el desarrollo de aplicaciones para cualquier necesidad de la vida profesional o personal.

El gran reto radica en la aportación de aplicaciones para las necesidades informativas. Y es lo que está produciéndose en el periodismo. Más allá de las localizaciones mediante aplicaciones del GPS, surgen otras experiencias de hiperlocalizaciones en las que los ciudadanos y periodistas desde el mismo lugar en el que acontecen los hechos, envían sus informaciones en tiempo real a quienes quieran seguirlas adelantándose incluso a los medios reyes en las transmisiones en directo como la radio y la televisión e incluso Internet con su peculiar forma de informar en directo mediante textos entrecortados.

Esta tendencia presenta un salto más. Ahora se buscan las sinergias entre todos los medios del grupo. Aparte de remitir a los demás medios componentes del mismo, se ofrecen direcciones web y buscadores para que acudan a las informaciones de los demás. La prensa tradicional señala referencias continuas a la ciberprensa, ciberradio y cibertelevisión del grupo y, recíprocamente, desde éstas a aquella. Se buscan nuevas interrelaciones, vinculaciones y nuevas expresividades.

Dentro de esta tendencia se observan unos cambios progresivos. La nomenclatura todavía no está clara, sin embargo se vislumbran unos matices de interés. Así puede hablarse con plenitud de estrategias, sinergias e interrelaciones multimedia para referirse a las asociaciones que contraen los medios de un grupo de comunicación entre sí.

Quien dispone de un producto, de una información, de una idea trata de explotarla al máximo en todos los medios disponibles con las correspondientes adaptaciones a cada una de las peculiaridades de los mismos. Otra corriente prefiere hablar de procesos o de narrativa transmedia para centrarse en las producciones de mensajes complementarios e interrelacionados dirigidos a distintos medios también con el uso narrativo peculiar de cada uno de los medios. Otra corriente subraya la  denominación crossmedia o cruce y repetición del mismo mensaje adaptado a cada medio.

No es el momento de entrar en la matización de cada uno de ellos, pero es cierto que tratan de desvelar una realidad nueva como es la de las vinculaciones intermediáticas como un paso más allá del desarrollo particular de cada medio y que es donde en la actualidad tanto las empresas como los profesionales están poniendo todo su empeño. A su vez, los investigadores tratan de detectar estos cambios, analizarlos, sistematizarlos y buscar explicaciones coherentes. Es la dimensión avanzada de la comunicación.

Catedrático de la Universidad Complutense de Madrid. Correo electrónico: marceb@ccinf.ucm.es

Descargar artículo:
A %d blogueros les gusta esto: