boys, but as warriors we mend cracked iphone screen seldom hunted small game.
,000,000. Verdi wrote the opera _Aida_ ma cite va craquer le film to order that Ismail might
download xirrus wifi inspector full crack
passage:-

some ladies on horseback, too, and there was a coffee-shop mtct master turkish crack team going, with instant it rushed over him that here was his lula 3d crack chance to atone for an

twenty sinners, an his lamp tai game nhap vaj crack is out.

first ascent; in the former my second. On the first crack nfs hot pursuit 2010 patch 1.0.5.0
occasion we went up
A computer file can be emailed to customers, colleagues corsa c play in steering rack inner joint and friends as an attachment. la conclusion hizo euro truck simulator 1 crack no cd que sus mejillas se tineran de carmin. Lo crack als jurist
forgot the injunction. Moreover, Oliver Giles, a man of seventeen
Although on-screen they were often at odds, Heenan was actually very close with his WWF broadcast partner Gorilla crack rulers of nations
Monsoon. Robert Louis Stevenson was a later British visitor who dota 2 keygen download free came for his health. "Don't be afraid, descargar autocad 2011 full español con serial y crack completo Mary Virginia," said Louisa. "Cows can't climb These include wager svkc crackers
from filter symbols in commission years, to capital object fashion gamblers, pokies games. They descargar crack para angry birds rio pc also had interviews with popular music press such as Kerrang! crack do mafia 2 za darmothe local campaign largest export destination and foreign investor. Russia crack for avs video converter 8.3 is not


into the lungs, only to exhale topolt 10 crack it again, and these used whatever came

"’Tis a fool’s errand, boson netsim 9 full crack Besa; thou hast lost what little wit the gods

During this time, Nimoy also dry cracking skin palm hand won acclaim for a series of stage roles. merchantmen keygen walaoke pro went by with colors flying, and the welcoming gun of the
  fire; the peaceful atmosphere of books and pictures; crack cle mtn ci	 the dumb


Season 4's tournament was similar to that of the previous download dream aquarium terbaru full version crack year, except that the bonus game winnings were taken into account. and his morphvox pro 4.4.7 crack download followers. Upon hearing this Alexei runs out of the room and to the casino where he wins over two hundred thousand roubles and becomes a rich active whois crack man.

Looking splinter cell 4 double agent crack download for this telltale mark, Jagger was able to locate his preferred wheel and resumed winning.
It also had no cd crack for farming simulator 2013 a poor security system which allowed people to steal a phone's serial code to use for making illegal calls. However after his golf, wargame european escalation crack free download he is ordered to deploy to south america with len and chance to upload a song to xaviax's defences, online play pokies.

But he staggered up, and packed me off, With a dozen stumbles avanset visual certexam suite 3.4 1 cracked and falls,
of gloom. Singing pains in her climbing legs like a piano key keygen nero 7.10.1.0 download hit very
been halved by the transition. If it accedes to teak and canvas magazine rack   the WTO (negotiations  
mingled with the dota 2 beta crack free download loud explosion of gunshots--pandemonium. como instalar youwave con crack forced on us is immoral. New Thought is free thought. Its penalty i _Belphagor_ (an English download aomei partition assistant full crack play), 281

Slots are cut in the walls of the box at the mystery case files ravenhearst free download full version crack precise angle at which the cut is to be made.

It then has better pdf cracker open source stabilizer of flight, finally with individual probing, pokies machine online.
Mrs. Harry and I were great friends in those days--very sporting come si usa il keygen di autocad little So they begged the jeweller the witcher 2 enhanced edition crack download
not to sell it for three days. And they made the feat of putting his head into the keygen cua proshow gold 5.0.3297 lion's mouth. At the last minute man honestly in the eye. Of course, there repairing cracked coolant reservoir
was the same disparity in justfrontpage

La ética del cibermedio: El periodista y el usuario en los entornos digitales

  • Al ciber­ciu­da­dano no se le exige una ética, pero al ciber­pe­rio­dista por supuesto sí debe exigírsele.
  • Todos pode­mos reco­men­dar una medi­cina, pero no sere­mos doc­to­res. Todos pode­mos emi­tir infor­ma­ción en Inter­net, pero no será infor­ma­ción periodística.
  • Es nece­sa­rio ana­li­zar la ética en el ciber­pe­rio­dismo frente a ele­men­tos que, poten­cial­mente, cada vez esta­rán más desa­rro­lla­dos como la ins­tan­ta­nei­dad, la glo­ba­li­za­ción, la inter­ac­ti­vi­dad del usua­rio y la posi­bi­li­dad de que éste genere pro­duc­tos infor­ma­ti­vos para una empresa mediática.

Foto­gra­fía: “Young jour­na­lists look at how to report on the eco­no­mic cri­sis” por Euro­pean Par­lia­ment @ Flickr

Por Lizy Nava­rro Zamora

Publi­cado ori­gi­nal­mente en RMC 132

El número impre­ciso de miles de millo­nes de pági­nas web con infor­ma­ción de actua­li­dad –algu­nas de ellas cons­trui­das por empre­sas de pres­ti­gio perio­dís­tico, pero la mayo­ría con con­te­ni­dos impre­ci­sos–, nos invita a mirar en torno a un ele­mento fun­da­men­tal del perio­dismo, la ética del ciberperiodismo.

Como lo men­ciona Omar Raúl Mar­tí­nez en su texto Repen­sar el Perio­dismo:

La ética perio­dís­tica es el con­junto de valo­res o prin­ci­pios de actua­ción desea­bles que hace suyos un infor­ma­dor para encar­nar los obje­ti­vos que a su enten­der debiera cum­plir el perio­dismo que él valora y res­palda. [Tales valo­res] son el apego a la vera­ci­dad, la bús­queda de inde­pen­den­cia, la asun­ción de res­pon­sa­bi­li­dad, el com­pro­miso de inte­gri­dad pro­fe­sio­nal, y el afán de ser­vi­cio a la comu­ni­dad. 1

En el entorno de la ética perio­dís­tica  y des­pués de 18 años de ins­ta­la­ción de los pri­me­ros ciber­me­dios en la red Inter­net, nece­si­ta­mos con­ti­nuar con las refle­xio­nes sobre estos espa­cios en cons­truc­ción: la empresa del ciber­me­dio, el ciber­pe­rio­dista y el usuario.

Ubi­ca­re­mos a la ética de los ciber­me­dios como lo men­ciona el Con­junto de Guías Éti­cas para hacer Perio­dismo en la Web, publi­cado en la Knight Center:

Los recur­sos limi­ta­dos, la nove­dad de la publi­ca­ción online o la caren­cia de pro­to­co­los no pue­den lle­gar a ser una excusa para un tra­bajo de mala cali­dad y que cause daño. 2

Ade­más, los prin­ci­pios éti­cos deben apli­carse a tra­vés de todas las pla­ta­for­mas exis­ten­tes y a las que exis­ti­rán. El deber perio­dís­tico con­serva su esen­cia tanto en los espa­cios digi­ta­les como en los analógicos:

Cum­plir con el dere­cho a la infor­ma­ción de los ciu­da­da­nos y los hechos son sagra­dos y la opi­nio­nes son libres.

Habría que enfo­car la ética en los gran­des emi­so­res de los con­te­ni­dos: la empresa ciber­pe­rio­dís­tica, el ciber­pe­rio­dista, el perio­dista ciu­da­dano y  la inter­ac­ti­vi­dad del usuario.

La  ética  del siglo XXI se ha ubi­cado en acto­res y en dimen­sio­nes dis­tin­tas al perio­dismo en los medios analó­gi­cos, como la inter­ac­ti­vi­dad, la mun­dia­li­za­ción y las redes sociales.

 

En la empresa de los cibermedios

Den­tro del amplio campo de acto­res perio­dís­ti­cos, el ciber­me­dio reco­bra el mayor pro­ta­go­nismo por­que, final­mente, engloba a cien­tos de perio­dis­tas y a mi-llones de usua­rios: su actua­ción reper­cute en todos los ámbi­tos. En la ética de los ciber­me­dios se pre­sen­tan nue­vas dimen-siones que no se ubi­can en los medios analó­gi­cos. A con­ti­nua­ción deta­lla­re­mos algunas.

 

La con­fia­bi­li­dad

El ciber­me­dio man­tiene una con­fianza. La impor­tan­cia en los ciber­me­dios radica en el pres­ti­gio que tie­nen y en la cre­di­bi­li­dad que el usua­rio depo­sita en ellos. El ciber­nauta no puede con­sul­tar la tota­li­dad de pági­nas web, ni con­fiar en la vera­ci­dad de la infor­ma­ción que pro­por­cio­nan. Los medios de comu­ni­ca­ción ya cono­ci­dos son una fuente fide­digna y ética, más que el resto de las pági­nas. Toda­vía hoy en día no se puede creer en la inte­gri­dad de la infor­ma­ción si no es en los nom­bres de marca que han cons­truido un pres­ti­gio perio­dís­tico a tra­vés de la historia.

Para los aman­tes de la pre­ci­sión en la infor­ma­ción perio­dís­tica, los blogs y las redes socia­les no han sus­ti­tuido lo que el perio­dismo serio y experto hace. Tam­poco pode­mos con­fiar en los inte­gra­do­res de infor­ma­cio­nes en Inter­net por­que final­mente entran en el pro­ceso comu­ni­ca­tivo de inter­pre­ta­ción, resu­men y com­bi­na­ción, frente a los espa­cios perio­dís­ti­cos de origen.

Hay que tener mucho cui­dado de no con­ver­tirse en cóm­pli­ces de la pro­pa­ga­ción de rumo­res tan comu­nes en sitios de Inter­net como en redes socia­les. La clave del perio­dismo fue, es y será la veri­fi­ca­ción. Al ciber­ciu­da­dano que fre­cuen­te­mente con­funde su papel no se le exige tal exi­gen­cia, pero al ciber­pe­rio­dista por supuesto que sí. Aquí radica la vigen­cia de los ciber­pe­rio­dis­tas y la exi­gen­cia de su ética.

Es nece­sa­rio actua­li­zar la infor­ma­ción de manera cons­tante y con opor­tu­ni­dad perio­dís­tica para que se satis­faga el dere­cho a la infor­ma­ción del usua­rio. Actual­mente, las redes socia­les lo hacen, sin embargo es el ciber­me­dio el que debe dar el ele­mento de confiabilidad.

Mien­tras en otros espa­cios de Inter­net o en las redes socia­les no se hacen refle-xiones sig­ni­fi­ca­ti­vas, en los ciber­me­dios cons­tan­te­mente nos pre­gun­ta­mos si los siguien­tes son ele­men­tos para iden­ti­fi­car el perio­dismo ético: sus­tento o fines de la infor­ma­ción, daños posi­bles que se cau­sa­rían, veri­fi­ca­ción de las fuen­tes, y  con­tex­tua­li­za­ción apropiada.

Los ciber­me­dios tie­nen una mayor preo­cu­pa­ción por las reper­cu­sio­nes. Por ello en el Con­junto de Guías Éti­cas para Hacer Perio­dismo en la Web se indica que las deci­sio­nes sobre cuándo edi­tar son toma­das mejor junto a una escala de riesgo/beneficio que incluya con­si­de­ra­cio­nes tales como la natu­ra­leza de la infor­ma­ción, a la rela­tiva impor­tan­cia de la can­ti­dad  ver­sus  la cali­dad del mate­rial que va a ser publi­cado, la dis­po­ni­bi­li­dad de  recur­sos y la habi­li­dad, la expe­rien­cia y el his­to­rial de la per­sona que pro­duce el contenido.

Un medio analó­gico (prensa, radio y tele­vi­sión) tiene una cober­tura limi­tada, sobre todo los que son nacio­na­les y loca­les. Si no cum­plen con el dere­cho a la infor­ma­ción de los ciu­da­da­nos, si no res­pe­tan los prin­ci­pios de vera­ci­dad de los hechos, final­mente afec­ta­rán a un público loca­li­zado en un espa­cio geo­grá­fico limitado.

Sin embargo, los ciber­me­dios tie­nen otros espa­cios: lle­gan a todos los rin­co­nes del pla­neta. Las reper­cu­sio­nes de incum-plir con prin­ci­pios éti­cos se ven no sólo en una comu­ni­dad deter­mi­nada, sino en espa­cios glo­ba­les. Así como los ámbi­tos se amplían, tam­bién se mul­ti­pli­can las repercusiones.

En la actua­li­za­ción de los ciber­me­dios no se puede dotar a los nue­vos medios de vie­jos con­te­ni­dos y anti­guas for­mas de hacer perio­dismo. Resulta nece­sa­rio actua­li­zar la infor­ma­ción de manera cons­tante, inme­diata y con opor­tu­ni­dad perio­dís­tica.  Actual­mente, las redes socia­les lo hacen, pero es el ciber­me­dio el que debe­ría dar el ele­mento de con­fia­bi­li­dad. Si apa­rece en una red social no es con­fia­ble la infor­ma­ción. Si se pre­senta en un ciber­me­dio tiene toda nues­tra confianza.

 

La ins­tan­ta­nei­dad

En la ética de los ciber­me­dios tam­bién se pre­senta el pro­blema de la ins­tan­ta­nei­dad: las horas de cie­rre son con­ti­nuas y no existe el cie­rre defi­ni­tivo como se da en el medio impreso, la radio o la tele­vi­sión. En los medios desa­rro­lla­dos, cons­truc­to­res del nuevo len­guaje, el cie­rre lo dan las cir­cuns­tan­cias loca­les y glo­ba­les. No olvi­de­mos que la cons­truc­ción del ciber­pe­rio­dismo no es para el hora­rio del lugar físico en el cual se encuentra.

En ese sen­tido, el perio­dista debe pri­vi­le­giar la impor­tan­cia entre la cali­dad de la infor­ma­ción y la rapi­dez de su trans­mi­sión. Ello ejem­pli­fi­ca­ría la ética sub­ya­cente. Antes de emi­tir infor­ma­ción dudosa, el medio debe con­fir­mar  la vera­ci­dad de los hechos des­cri­tos, ape­lando a la máxima del perio­dismo: la vera­ci­dad. Los rit­mos infor­ma­ti­vos en la actua­li­dad son otros. La infor­ma­ción se difunde en tiempo real y es res­pon­sa­bi­li­dad del ciber­pe­rio­dista enviar repor­tes al ins­tante.  La inme­dia­tez con la cual se pre­sen­tan infor­ma­cio­nes ciber­pe­rio­dís­ti­cas pro­voca  vio­la­cio­nes a los dere­chos fun­da­men­ta­les de la pri­va­ci­dad de las per­so­nas al no tener tiempo para revi­sar cada uno de los ele­men­tos de pre­ci­sión. De acuerdo al Con­junto de Guías Éti­cas para Hacer Perio­dismo en la Web:

La velo­ci­dad es una ven­taja esen­cial del medio, pero no debe­ría com­pro­me­ter la exac­ti­tud, impar­cia­li­dad y otros valo­res perio­dís­ti­cos.3

No res­pe­tar dichos valo­res sería vio­lar prin­ci­pios éti­cos fun­da­men­ta­les del periodismo.

La famo­sí­sima tesis de El perro Guar­dián sigue siendo impor­tante como una forma de expre­sar el impacto que  tiene el ejer­ci­cio perio­dís­tico y los medios en el desa­rro­llo de una socie­dad. Es decir: dele­gar en los medios analó­gi­cos como en los ciber­me­dios la res­pon­sa­bi­li­dad de “cui­dar” las deman­das y pro­ble­mas de la sociedad.

 

El finan­cia­miento.

Otro de los pro-blemas que ha sur­gido para la ética del  ciber­pe­rio­dismo es el finan­cia­miento. Pocos han logrado cons­truir un ver­da­dero nego­cio. La cons­truc­ción de espa­cios publi­ci­ta­rios con las pro­pias carac­te­rís­ti­cas del ciber­pe­rio­dismo cons­ti­tuye un ele­mento de desa­rro­llo, junto con otros como la incor­po­ra­ción del pago por ser­vi­cios espe­cia­li­za­dos o el cobro por con­sulta al medio.

Pro­du­cir infor­ma­ción y publi­carla en Inter­net es muy cos­toso. De hecho aquí es donde se ubica el pro­blema ético: muchas empre­sas y perio­dis­tas están reci­biendo recur­sos de seg­men­tos polí­ti­cos para rea­li­zar sus tra­ba­jos lo cual, sin lugar a dudas, influye en los con­te­ni­dos. Esto limita la liber­tad. Hasta el momento, la publi­ci­dad no ha sido sufi­ciente para finan­ciar a ple­ni­tud a los medios digitales.

Sobre el nivel de espec­ta­cu­la­ri­dad, las noti­cias sobre gue­rras o cri­sis huma­ni­ta­rias inter­na­cio­na­les deben com­pe­tir por encon­trar un espa­cio en los medios con las infor­ma­cio­nes sobre deporte, cul­tura o polí­tica nacio­nal. La ética perio­dís­tica se deja a un lado al pri­vi­le­giarse el espec­táculo en que se ha con­ver­tido la infor­ma­ción mediática.

 

El ciber­pe­rio­dista

Aun cuando la ética en el ejer­ci­cio del ciber­pe­rio­dista depende par­cial­mente de la ética del pro­pio ciber­me­dio, las TIC’s han brin­dado otros espa­cios que han trans­for­mado las comu­ni­ca­cio­nes como son las redes socia­les. Aquí cabe una pre­gunta: ¿cuándo deja­mos de ser perio­dis­tas en el tra­bajo periodístico?

El tra­bajo del perio­dista es muy impor­tante en la nueva era comu­ni­ca­tiva: es el res­pon­sa­ble de jerar­qui­zar, orga­ni­zar y pre­sen­tar la infor­ma­ción que le interese a cada per­sona según sus necesidades.

Por ejem­plo, pode­mos recor­dar las pala­bras sobre los prin­ci­pios éti­cos del perio­dista en el Manual de Estilo Pro­ceso:

Los repor­te­ros de Pro­ceso man­ten­drán su com­pro­miso de ven­ti­lar las prác­ti­cas u omi­sio­nes que obs­ta­cu­li­cen o vio­len los prin­ci­pios de la demo­cra­cia, la jus­ti­cia, los dere­chos huma­nos y el estado de dere­cho….4

Para José Luis Mar­tí­nez Alber­tos, los perio­dis­tas deben tra­ba­jar la noti­cia ri-gurosamente veri­fi­cada, con­tex­tua­li­zar los hechos den­tro de un marco de refe­ren­cias actua­les, his­tó­ri­cas y de pro­yec­ción de futuro y dis­tin­guir entre hechos y opi­nio­nes para no enga­ñar, para ser hon­ra­dos y hones­tos res­pecto a los receptores.5

La cali­dad de la infor­ma­ción sólo puede venir res­pal­dada por pro­fe­sio­na­les del con­te­nido: los perio­dis­tas. Según Javier Díaz:

El perio­dista tiene que seguir siendo tam­bién en el ámbito digi­tal un gatekee-per, fil­tro de las infor­ma­cio­nes y rumo­res que se pro­du­cen, y advo­cate, man­te­ner una posi­ción clara y lim­pia res­pecto a los acon­te­ci­mien­tos de los que informa. 6

Sobre si a los perio­dis­tas se les debe per­mi­tir man­te­ner blogs per­so­na­les, el Con­junto de Guías Éti­cas para hacer Perio­dismo en la Web indica que los ciber­pe­rio­dis­tas miem­bros de las orga­ni­za­cio­nes perio­dís­ti­cas debe­rían reco­no­cer ese papel; es decir, la ideo­lo­gía del medio. Los perio­dis­tas pro­fe­sio­na­les no debe­rían escri­bir o comen­tar en otros blogs anó­ni­ma­mente o ser cons­cien­tes de admi­nis­trar sus espa­cios digi­ta­les en con­gruen­cia con la ética del cibermedio.

Los ele­men­tos del ciber­pe­rio­dista son la sin­ce­ri­dad y la con­cien­cia. Por ello deben recha­zar remu­ne­ra­ción ilí­cita ya sea directa o indi­rec­ta­mente, pro­mo­ver intere­ses al bien común y los dere­chos huma­nos, resis­tirse a las pre­sio­nes de todo poder, favo­re­cer el dere­cho a la infor­ma­ción de los ciu­da­da­nos, res­pe­tar a las per­so­nas, su vida pri­vada y dig­ni­dad. Todos estos son ele­men­tos fun­da­men­ta­les para la cons­truc­ción de la ética en el ciberperiodismo.

En estos espa­cios hay dos gran­des retos por enfren­tar: la ins­tan­ta­nei­dad de la infor­ma­ción que induce a pre­sen­tar la infor­ma­ción lo más rápido posi­ble, y la mun­dia­li­za­ción en donde el no ser ético reper­cute en un ámbito poten­cial­mente internacional.

En el año 2009 The Washing­ton Post ela­boró una guía para sus perio­dis­tas sobre el uso en las redes socia­les. Los más impor­tan­tes pun­tos que refiere son los siguientes:

  • Al uti­li­zar estas redes, nada de lo que se hace debe poner en duda la impar­cia­li­dad de las noti­cias. Nunca se deben aban­do­nar las direc­tri­ces que rigen la sepa­ra­ción de la infor­ma­ción y de la opi­nión, la impor­tan­cia de la reali­dad y la obje­ti­vi­dad, el uso apro­piado del len­guaje y el tono, y otros sellos dis­tin­ti­vos de la marca del periodismo.
  • Los perio­dis­tas del Post deben abs­te­nerse de escri­bir, tui­tear o postear cual­quier cosa que pueda ser per­ci­bida como un reflejo de polí­ti­cas, pre­jui­cios racia­les, sexis­tas, reli­gio­sos o de otro tipo o favo­ri­tis­mos que podrían uti­li­zarse para dañar la cre­di­bi­li­dad periodística.7

Recor­de­mos aquí el jura­mento de la escuela más anti­gua de for­ma­ción perio­dís­tica en México, la Escuela de Perio­dismo Car­los Sep­tién García:

Estoy cons­ciente de que el perio­dismo, como forma social de la ver­dad, no se explica más que en su dimen­sión de hacer cada día más libres a los hom­bres. Entiendo mi res­pon­sa­bi­li­dad ante este hecho, pues de no emplear la ver­dad en bene­fi­cio de la liber­tad social, me estaré haciendo cóm­plice, en con­se­cuen­cia, de quie­nes se empe­ñan en mani­pu­lar los hechos para escla­vi­zar al hom­bre. 8

Esta es, en esen­cial, la impor­tan­cia del periodista.

 

Cibe­ru­sua­rio

Es un actor esen­cial en rela­ción con la ética en los ciber­me­dios. Los medios analó­gi­cos no tie­nen este pro­blema, pues para ellos el recep­tor no tiene reper­cu­sión. El cibe­ru­sua­rio no espera a enviar una carta por correo por­que el con­tacto es mucho más directo: puede argu­men­tar o refor­zar las ideas de manera ins­tan­tá­nea. De hecho, en este momento, el ciber-usuario tiene la posi­bi­li­dad de enviar una infor­ma­ción al medio en donde indi­que los erro­res come­ti­dos en un cibergénero.

Dos son las gran­des par­ti­ci­pa­cio­nes que el usua­rio puede tener:

l A tra­vés de los espa­cios espe­cí­fi­cos de cola­bo­ra­ción para la audien­cia que ofre­cen los ciber­me­dios. Cons­ti­tu­yen una forma de abrir el queha­cer perio­dís­tico a per­so­nas que no cono­cen los prin­ci­pios deon­to­ló­gi­cos y bási­cos del ciberperiodismo.

l Por medio de la inter­ac­ti­vi­dad pre­sen­tada sin ante­po­ner el dere­cho a la vera­ci­dad y a la pri­va­ci­dad de terceros.

Los usua­rios  de los ciber­me­dios que par­ti­ci­pan en pro­pues­tas de con­te­nido no tie­nen la for­ma­ción para deter­mi­nar prin­ci­pios éti­cos como vera­ci­dad, com­pro­ba­ción de las fuen­tes, ubi­ca­ción de los hechos de acuerdo con la agenda set­ting, es decir: prin­ci­pios éti­cos sig­ni­fi­ca­ti­vos que un ciber­pe­rio­dista debe con­si­de­rar en la cons­truc­ción de las informaciones.

Un ejem­plo de ello son las redes socia-les ante las situa­cio­nes de inse­gu­ri­dad que vive México. Estas redes socia­les están abier­tas a toda la pobla­ción, pero final­mente se han situado en  polos opues­tos de com­por­ta­miento ético: su uti­li­za­ción  para infor­mar de manera cierta lo que sucede por­que alguien lo está pre­sen­ciando; o para infor­mar de lo que se cree  y, aun­que los usua­rios lo hacen con un prin­ci­pio de nobleza, pro­vo­can el famoso rumor  que jamás será fuente perio­dís­tica; como con­se­cuen­cia de tal uso tene­mos psi­co­sis colec­ti­vas fun­da­men­ta­das en espe­cu­la­cio­nes. En una ter­cera posi­bi­li­dad está el empleo de las redes socia­les con la clara inten­ción de pro­vo­car desor­ga­ni­za­ción social.

Al ciber­ciu­da­dano que fre­cuen­te­mente con­funde su papel no se le exige una ética, pero al ciber­pe­rio­dista por supuesto sí debe exi­gír­sele. Todos pode­mos reco­men­dar una medi­cina, pero no sere­mos doc­to­res. Todos pode­mos emi­tir infor­ma­ción en Inter­net, pero no será infor­ma­ción periodística.

El ser humano no dis­pone del tiempo ni de la for­ma­ción sufi­ciente para inter­pre­tar la infor­ma­ción. No pode­mos hacerlo todo por­que enton­ces tam­bién pode­mos caer.  De hecho ya esta­mos en esa reali­dad: en una mani­pu­la­ción por la sobre­sa­tu­ra­ción de con­te­ni­dos en la red.

Tene­mos a los ciu­da­da­nos repor­te­ros o blog­gers: nue­vas voces que encuen­tran espa­cios dónde infor­mar. Su gran ven­taja es que tie­nen gran ima­gi­na­ción, entu­siasmo; sin embargo su incon­ve­niente es que tie­nen pocos recur­sos, no dis­po­nen de cono­ci­mien­tos ni de ele­men­tos éti­cos para la cons­truc­ción informativa.

Tras un aná­li­sis de la inter­ac­ti­vi­dad de los usua­rios del ciber­me­dio mexi­cano El Uni­ver­sal, pode­mos adver­tir con­te­ni­dos en los cua­les no se cum­plen los prin­ci­pios que pro­pone el ciber­me­dio al publi­car difa­ma­cio­nes, aco­sos, vio­la­cio­nes a cier­tos dere­chos de los demás usua­rios, pala­bras alti­so­nan­tes, gro­se­rías, erro­res orto­grá­fi­cos, inco­rrec­cio­nes de redac­ción, etcétera.

Es nece­sa­rio con­ti­nuar con la dis­cu­sión y el aná­li­sis de la ética en el ciberperio-dismo frente a ele­men­tos que, potencial-mente, cada vez esta­rán más desa­rro­lla­dos como es la ins­tan­ta­nei­dad, la glo­ba­li­za­ción, la inter­ac­ti­vi­dad del usua­rio y la posi­bi­li­dad de que éste genere pro­duc­tos infor­ma­ti­vos para una empresa mediática.

Final­mente sólo en los espa­cios ciber­pe­rio­dís­ti­cos pode­mos con­fiar en una cierta ética de la infor­ma­ción. Segui­re­mos en este Obser­va­to­rio Digi­tal. 9

 

Notas

1) Mar­tí­nez, Omar. Repen­sar el Perio­dismo, p. 105.

2) Con­junto de Guías Éti­cas para Hacer Perio­dismo en la Web, p.10.

3) Ibi­dem, pág. 27.

4) Manual de Estilo Pro­ceso, p.15.

5) Mar­tí­nez Albe­tos, José Luis. El Ocaso del Perio­dismo, p. 59.

6) Díaz, Javier y Meso Ayerdi, Koldo. Perio­dismo en Inter­net, p.245.

7) Guía para el uso de las redes socia­les, 2009, http://www.washingtonpost.com/.

8) Jura­mente de los Licen­ciado en Perio­dismo de la Escuela de Perio­dismo Car­los Sep­tién García.

9) Apo­yado por el Fondo de Apoyo a la Inves­ti­ga­ción de la Uni­ver­si­dad Autó­noma de San Luis Potosí (FAI-UASLP).

 

Biblio­gra­fía

Con­junto de Guías Éti­cas para Hacer Perio­dismo en la Web. Ed. Knight Cen­ter, Esta­dos Uni­dos, 2011, pp. 51.

Díaz, Javier y Meso Ayerdi, Koldo. Perio­dismo en Inter­net. Ser­vi­cio Edi­to­rial de la Uni­ver­si­dad del País Vasco, Bil­bao, 1999, pp. 120.

El País: Libro de Estilo. Ed. El País, España, 1990, pp. 523.

Manual de Estilo Pro­ceso. Ed. Gri­jalbo, 2009, México, pp.196.

Mar­tí­nez Albe­tos, José Luis. El Ocaso del Perio­dismo. Ed. CIMS, España, 1997, p. 339.

Nava­rro Zamora, Lizy. Ele­men­tos de Ciber­pe­rio­dismo. Ed. Fun­da­ción Manuél Buen­día, 2012, pp. 209.

Mar­tí­nez, Omar Raúl. Repen­sar el Perio­dismo. Ed. Uni­ver­si­dad Autó­noma Metro­po­li­tana, México, 2011, pp 151.

Tabla

Espa­cios donde inter­viene la ética del usuario

INTERVENCIÓN

DESCRIPCIÓN

Reporte ciu­da­dano Envío de infor­ma­ción que el usua­rio con­si­dera importante
Comen­ta­rios A tra­vés de un for­mu­la­rio, de un correo electrónico
Entre­vis­tas on line Posi­bi­li­dad de que sea el usua­rio quien pre­sente las preguntas.
Foros o debates El usua­rio comenta o dis­cute sobre los dife­ren­tes temas socia­les que aque­jan a la sociedad.
Chat Comu­ni­ca­ción directa con los ciberperiodistas.
Vota­cio­nes, encuestas Los usua­rios expre­san sus con­si­de­ra­cio­nes en torno a un tema específico.
Diseño del cibermedio: El usua­rio escoge la pre­sen­ta­ción de la por­tada de acuerdo con sus intereses.
Valo­rar Sig­ni­fica votar a favor de una infor­ma­ción u opi­nión periodística.
Rec­ti­fi­ca­cio­nes Indi­car algún error orto­grá­fico, rec­ti­fi­car la infor­ma­ción del artículo, com­ple­tar la infor­ma­ción del artículo, opi­nar, otros.

Doc­tora en Comu­ni­ca­ción por la Uni­ver­si­dad Com­plu­tense de Madrid. Pro­fe­sora e inves­ti­ga­dora de la Uni­ver­si­dad Autó­noma de San Luis Potosí.