RMC es una publicación del Departamento de Ciencias de la Comunicación - Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Cuajimalpa

En el abandono, el Canal 21 de la Ciudad de México

Descargar artículo:
  • ¿Sabe el jefe de Gobierno que tiene una señal de televisión?
  • Canal 21 cuenta con señales en Internet y televisión abierta.
  • El cambio de gobierno puso las transmisiones en un impasse.
Canal 21 - Capital 21

Canal 21 – Capital 21

Por Carmen García Bermejo

Publicado en El Financiero el 20 de marzo de 2013 p. 36

Justo hace un año, el Canal 21 de la ciudad de México comenzó su transmisión por una señal de televisión abierta. A pesar de su exiguo presupuesto, la emisora cumplió su objetivo. Pero el cambio de gobierno borró, de un golpe, toda la labor técnica y periodística realizada. Hoy sólo se retransmiten programas y su inacción pone en riego su permiso para operar.

En noviembre del año pasado, la administración saliente del gobierno de Marcelo Ebrard pidió su renuncia a los directores-fundadores del Sistema de Radio y Televisión Digital, Canal 21. El equipo de reporteros, editores, redactores, técnicos y productores continuaron con su trabajo y grabaron programas para todo diciembre y la primera semana de enero de 2013. Ellos se daban por enterados de que Cervera Gómez, hasta entonces su director, ya no laboraba ahí y pronto verían a quien se haría cargo. Eso nunca ocurrió. En las instalaciones no había presencia física de esa persona.

Aunque, una semana antes de abandonar su puesto, Ebrard designó a Marcela Gómez Zalce -entonces su directora de la Oficina de la Jefatura de Gobierno- para hacerse cargo del Sistema de Radio y Televisión Digital a partir del 30 de noviembre. Ella es egresada de la Universidad Iberoamericana, pero su experiencia laboral señala que fue directora corporativa de relaciones institucionales de Ocesa-Televisa y de 2002 a 2010 escribió la columna “A puerta cerrada”, en Milenio Diario, ya que a partir de ese último año fue el brazo derecho de Ebrard.

Pese a dicha decisión, nadie la presentó con el personal del Canal 21, ni ella hizo público su nombramiento. Luego, en la primera semana de diciembre, el nuevo jefe del gobierno, Miguel Ángel Mancera, ratificó a Gómez Zalce en la dirección del canal.

Con Cervera Gómez se acordó cambiar la sede de la emisora, entonces ubicada en el Centro Cultural Futurama. Pero a Gómez Zalce le correspondió esa labor. Se instalaron en el último piso de un edificio del gobierno del DF ubicado en la calle de Izazaga. Con el pretexto de no tener presupuesto, el 10 de enero de 2013 apremió a los trabajadores a realizar buena parte de la mudanza. Ya instalada en sus oficinas, despidió a técnicos, redactores, editores y administrativos. Al equipo de reporteros no los corrió, pero nunca los llamó. Les pagaron las producciones que habían hecho hasta diciembre, aunque deben la primera semana de enero.

Sin tener nueva programación, la directora del Canal 21 se deshizo de la mayor parte del personal y también ordenó suspender los noticieros matutino y vespertino que le daban identidad a la TV de la ciudad de México. Desde la segunda semana de enero sólo se retransmiten todos los programas que, durante 2012, el equipo fundador realizó, con el riesgo de que la Cofetel emita una suspensión del permiso debido al incumplimiento de las normas establecidas para la operación de un canal de televisión.

El Financiero solicitó la entrevista con Marcela Gómez Zalce para conocer los objetivos que tiene para el Canal 21, a tres meses de iniciada su gestión. Pero la respuesta fue que “no está dando entrevistas ahora”.

 

Instalación e indiferencia

El trayecto no ha sido fácil. En 2007, el gobierno capitalino hizo la petición formal a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes y entregó el expediente técnico para operar el Sistema de Radio y Televisión Digital del Gobierno del DF, objetivo que se alcanzó al año siguiente. Después, en 2010, la Cofetel entregó el permiso para que el gobierno local reuniera la documentación necesaria para operar un canal en televisión abierta. Fue el 8 de febrero de 2012 cuando la Cofetel aprobó la operación del Canal 21 de la ciudad de México en señal abierta, acción con la cual se iniciarían sus transmisiones a partir de marzo, aunque durante cinco años estuvo transmitiendo por Internet.

El periodista Roberto Rodríguez Baños, quien fungió como jefe de información del Canal 21, explica que esta televisora nació prácticamente de la nada, aprovechando que en México no existe prohibición para crear una estación de radio o un canal de TV por Internet.

-El cineasta Héctor Cervera Gómez -apunta- se lo propuso a Macelo Ebrard y aceptó. Nuestro canal en la web nació con una transmisión en vivo del primer informe de gobierno. Lo que siguió fueron unas jornadas de trabajo frenéticas. Cervera Gómez prestó su casa y equipo de cámaras para hacer funcionar el proyecto. Aunque tuvo que pasar varios meses en la sombra porque Ebrard nombró a Óscar Argüelles Dorantes, entonces director de Comunicación Social del DF, como titular del canal. Hasta que a ese personaje lo mandaron a otro cargo, fue cuando el verdadero autor de todo el concepto de programación y quien hace caminar esta emisora es designado director de Radio y Televisión Digital.

En su tercer año de Internet, el gobierno capitalino le asignó como sede una parte del Centro Cultural Futurama, prestado por la delegación Gustavo A. Madero. Todo parece miel sobre hojuelas. Al fin podían montar estudios de grabación, sets, cabinas de edición, oficina y un área para la radio. Pero, a partir de ese momento, al jefe de gobierno se le olvidó que la ciudad tiene un canal de TV, recuerda Rodríguez Baños. Y, entonces, el presupuesto para su funcionamiento se vuelve raquítico, con sus respectivos recortes de personal. Pero es también cuando nació la serie Periodistas como la primera producción del canal, junto con los noticieros matutino y vespertino.

-Para colmo -añade-, el delegado de la Gustavo A. Madero dijo: “No los queremos aquí”. Y todo se desmanteló. No hubo arreglo entre la delegación y el gobierno central. Fue un incesante ejercicio de hostilidades en contra del canal, tanto de la burocracia del gobierno capitalino como de la delegacional. El equipo de trabajo no se dedicaba a realizar boletines para engrandecer la figura del jefe del gobierno. Somos una serie de periodistas con una larga trayectoria profesional que asumimos el compromiso de darle a la sociedad un canal de servicio público.

Rodríguez Baños lamenta que ese objetivo no fuera comprendido y que, a la fecha, sea un medio de comunicación ninguneado. El personal y equipo de la emisora estaban por mudarse cuando se hizo el cambio de gobierno a finales del año pasado. Ahí se quedó todo. A la nueva administración le correspondió el traslado a un edificio del gobierno del DF ubicado en Izazaga, donde se volvió a hacer toda la instalación: estudios de grabación, cabinas de edición…

 

Nunca en los estudios

En efecto, el presupuesto asignado por la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) al Sistema de Radio y Televisión Digital se comprimió con los años. Para 2009 se le asignaron 65 millones 119 mil 211 pesos; en 2010,  72 millones 770 mil 231 pesos y en 2011 se le otorgaron 71 millones 886 mil 164 pesos. Pero en 2012 el monto se disminuyó drásticamente a 45 millones 743 mil 589 pesos y, para este año, ejercerá un total de 58 millones 388 mil pesos. Mientras que su vecino, el Canal 34 de Televisión Mexiquense, ejercerá en 2013 un presupuesto de 202 millones 865 mil 521 pesos.

Aunque en 2011 la ALDF aprobó un total de 71.8 millones,  la Secretaria de Finanzas, por medidas de “austeridad y optimización del gasto”, hizo una recorte de 14 millones para quedar en 57.8 millones. Lo grave fue que el año pasado, cuando el Canal 21 logró que la Cofetel le otorgara el permiso para operar en televisión abierta, el presupuesto se redujo a 45 millones, de los cuales sólo nueve millones fueron para producción.

Ante esta situación, el entonces director de la emisora buscó diferentes apoyos, a través de convenios de colaboración en materia de producción a cambio de apoyo presupuestal, de los cuales se formalizó uno con el Metro por un monto de hasta diez millones. Pero sólo recibieron cuatro y de esos 2.4 se aplicaron a la producción para cubrir una parte del adeudo de los programas Café DF, Mundo de Mascotas y A Favor y en Contra; el resto (1.6) se fue a honorarios para cubrir el pago de 25 empleados por el periodo de septiembre a diciembre 2012.

Otro de los convenios fue con el Consejo Ciudadano de Seguridad Publica y Procuración de Justicia para la producción de una serie, a cambio de dar en comodato equipo para el estudio por un monto aproximado de 800 mil pesos. Con el Instituto de Apoyo a Adultos Mayores se realizó una serie del programa “Gente Brillante” y también se gestionó ante la Secretaria de Finanzas una transferencia por 10 millones de pesos.

Hay documentos donde se le explica al líder de la ALDF, diputado Manuel Granados, la importancia de revisar los presupuestos que se le están otorgando al Canal 21. Sobre todo ahora que maneja los dos sistemas: Internet y TV abierta. Sin embargo, nunca hubo repuesta del legislador y el resultado es, nuevamente, la depresión de los recursos.

Otro aspecto donde se percibe el abandono del Canal 21 es que el gobierno capitalino nunca inauguró formalmente este medio de comunicación, pese al largo proceso que sus fundadores vivieron para conseguir la señal abierta. Incluso cuando Marcelo Ebrard inauguró el Centro Cultural Futurama, el equipo de la emisora ya estaba en el set para hacerle una entrevista. Durante el recorrido por el recito se le invitó a que pasara a la televisora. Pero se limitó a saludar a los interesados alegando que tenía prisa. Nunca pisó el set. Jamás tuvo agenda para el canal público de la Ciudad de México.

 

Apoyo a la tele comercial

Pero, paradojas funcionales, ningún otro gobierno del DF ha gastado tanto dinero en televisión comercial como el de Marcelo Ebrard, recursos que no llegaban en la misma proporción a las revistas, periódicos, ni mucho menos para gestionar mejores presupuestos para Canal 21. Un ejemplo: de 2005 a 2010 el gobierno capitalino gastó mil 833 millones 600 mil pesos en publicidad oficial, de acuerdo con el estudio “Acceso al gasto en publicidad en las entidades federativas. Diagnóstico 2011”, realizado por Fundar/Centro de Análisis e Investigación AC y la organización Article 19.

Dentro de ese análisis se establece que sólo en el periodo de septiembre-diciembre de 2010, el gobierno del DF le pagó a Televisa 105 millones 863 mil 413 pesos por concepto de publicidad oficial, mientras que a TV-Azteca le correspondió un total de 34 millones 888 mil 324 pesos. La suma de ambos recursos es más de la mitad del monto total (246 millones 560 mil 933 pesos) que en ese trimestre pagó el gobierno capitalino a prensa, radio y otras empresas televisoras por “comunicación social y publicidad”. Y eso fue sólo en un periodo de 2010, pero las proporciones en la repartición del dinero fueron similares durante el sexenio de Ebrard.

Donde se percibe con mayor claridad los altibajos de la emisora es en el área de producción de programas. Con más de 50 años de trayectoria profesional, José Luis Calderón fungió como director de producción de este Sistema de Radio y Televisión, hasta el 30 de noviembre pasado. Su responsabilidad era presentar nuevas propuestas y revisar que toda la producción se hiciera en tiempo y forma:

-Teníamos tan bajo presupuesto -explica en entrevista- que la producción no era suficiente. En cierta ocasión a uno de mis productores le tuve que ordenar hacer 11 programas a la semana con modesto montaje. Así que él dirigía cámaras, producía, daba llamados, coordinaba, editaba y entregaba el programa, sin asistentes ni directores de cámara. Tenía cinco productores y realizaban de siete a 11 programas a la semana. Todos con sueldos que no rebasaban los nueve mil pesos mensuales. Lográbamos sacar el trabajo en un solo estudio, sin unidades móviles. Fue un esfuerzo que se hizo con poca gente y escasos recursos. La mayoría de los trabajadores se entregaron al funcionamiento de canal y nunca nos vimos en la necesidad de cancelar programas por incapacidad de hacerlos.

Calderón explica que, al principio, la emisora trasmitía en Internet. Por eso, no había presupuesto autorizado para tener más personal y trabajaban con plazas vacantes del gobierno del DF. En total eran seis productores para 14 programas semanales, más los especiales que se hacían, como el seguimiento de las actividades del jefe de gobierno o los informes de gobierno con los que alimentaban al Canal 28, TV Excélsior o a quienes les solicitaban la información. Además, Se hacían diez noticieros a la semana y sólo contaban con tres cámaras para cubrir estos informativos de una hora.

-Ya en 2012 -precisa- estuvimos manejando las señales en Internet y en televisión abierta. Los noticiarios en vivo se emitían en una transmisión espejo porque entraba el informativo en ambas señales. Pero el resto de la programación era distinta. En tele abierta pasábamos Prepa sí, los noticieros del canal Deutsche Welle de Alemania, programas diarios de Bellas Artes y especiales del INBA para sábado y domingo; una serie de televisión de Guerrero… Era un canal con una programación variada.

Calderón también narra cómo las condiciones de precariedad eran tan grandes que hasta los productores llevaban su propio equipo para complementar lo existente. Él mismo prestó sus cámaras de televisión, monitores, kits de iluminación, 15 micrófonos y utilería como lámparas, sillas, cuadros… para armar los sets: “Los tres departamentos de Escenografía, Utilería y Carpintería y Pintura teníamos a una sola persona. ¿Qué hacíamos? Milagros. Y así sacábamos la producción para este canal de televisión pública. Al principio, cuando Héctor Cervera le propuso esto a Ebrard, él lo tomó con la importancia debida, incluso dio el banderazo de salida para la emisión en la web. Después todo se enfrió. El gobierno del DF ya no respondió favorablemente al Canal 21.”

Ahora, la nueva administración de Marcela Gómez Zalce no ha producido nada, incluso ordenó sacar del aire los noticieros que le daban identidad al canal porque se transmitían diario con la información de la capital. Han trascurrido tres meses y el Canal 21 de televisión no da señales de tener una nueva orientación para este canal de servicio público.

 

El derecho a ser escuchada

El Sistema de Radio y Televisión Digital del DF no es ni de un partido, ni del gobierno en turno, sino de los habitantes de esta metrópoli. Para mantener ese objetivo, la emisora formó un Consejo Consultivo integrado por Florence Toussaint, Blanch Petrich, Julieta Fierro, Carlos Martínez Assad, Carlos Payán, Leticia Bonifaz, Virgilio Caballero, Pedro Valtierra y Rolando Cordera. Ellos incidían tanto en la programación como en toma de decisiones, con el fin de evitar que estos medios públicos sean rehenes de los funcionarios en turno.

Sin embargo, esta figura regulatoria también se ha tambaleado. El periodista Virgilio Caballero precisa en entrevista que el Consejo Consultivo no ha sido convocado desde hace un año. Sus integrantes tenía por objeto conocer la marcha del canal, de su programación, organización y de la salida al aire. Todo lo relacionado con su funcionamiento:

-Aquí ocurre algo extraño -advierte Caballero- porque, oficialmente, el Canal 21 no ha sido inaugurado. Nunca ha habido una ceremonia de apertura encabezada por alguna autoridad, ni siquiera un anuncio gubernamental de que el canal tiene su señal en televisión abierta. La verdad no entiendo por qué un medio de comunicación tan importante como lo es una señal de televisión ha sido ninguneado de esa manera, siendo una cosa tan pública. No lo entiendo.

En marzo del 2011, Héctor Cervera Gómez invitó a los intelectuales a formar parte del Consejo Consultivo del Sistema de Radio y Televisión. A partir de ahí, tuvieron dos o tres reuniones, a convocatoria del director del canal. En la penúltima reunión, todavía no se tenía la certeza de que el canal lograra salir al aire el 21 de marzo del 2012 en televisión abierta. Sólo se planeaba, pero no había una precisión:

-Cuado finalmente -recuerda Virgilio- la Cofetel otorgó el permiso en febrero del año pasado, el Consejo Consultivo no se volvió a reunir. Pero también me sorprendió que no hubiera anuncio oficial de ese logro para la población de la capital de la República. Hablé con Héctor y me dijo que estaba procurando abrir la puerta al conocimiento del canal y que estaba luchando por hacerlo, pero no hubo más. Se le veía en apuros. Sus presupuestos siempre sufrían recortes y los recursos que se le otorgó ya para un canal formal de televisión abierta no era suficiente porque le asignaron menos de lo que le otorgaron cuando transmitía por Internet. La Asamblea Legislativa no amplió el presupuesto para un canal al aire, a pesar de que ya era otro el tipo de producción que se requería y con necesidades operativas muy distintas.

Para el fundador de diversos sistemas de radio y televisión estatales, la situación del Canal 21 le resulta extraña. Sobre todo porque considera que la ciudad de México tiene derecho a contar con sus propios recursos de comunicación, como todas las capitales de los estados de la República. Incluso fue uno de los argumentos decisivos que se manejaron ante la Cofetel para demandar el uso de una frecuencia. En ese sentido, el DF está rezagado, si no cuenta con medios propios de comunicación, como los tienen la casi totalidad de las entidades federativas.

-No hay razón -continúa- para que la ciudad de México se mantenga en silencio, siendo la población más importante del país. ¿Será un problema de presupuesto o un problema político? La ciudad de México tiene derecho a ser escuchada porque además de tener a la población del país mejor organizada y políticamente más avanzada, el contar con sus propios medios de comunicación la mantendría en la vanguardia. Con el canal 21 la población tiene posibilidad de reflejarse en la pantalla en la medida que su programación tome en cuenta todas las voces; es decir, podría hacer valer mucho más su opinión de lo que ha conseguido hasta ahora. Por eso, echar a andar a los medios de comunicación de la ciudad es un imperativo. Es algo que no puede retrasarse más.

 

Un medio en ruinas

Desde sus inicios, los desafíos que enfrentaba el Sistema de Radio y Televisión del gobierno del Distrito Federal eran varios: desde no obedecer los criterios del ejecutivo local en turno, como ocurre en la mayoría de los estados de la República, hasta conseguir un mejor presupuesto que le permitiera el desarrollo y crecimiento a la emisora, pero también elevar las condiciones laborales de sus trabajadores.

La aparición del Canal 21 fue una demanda ciudadana que provenía desde que, en 1997, Cuauhtémoc Cárdenas fue electo como jefe de gobierno del DF. El argumento entonces fue que la capital de la República contara con un sistema de medios de comunicación electrónicos donde la sociedad pudiera reflejarse. La gran parte de las entidades federativas operaban sus propios medios públicos, excepto la capital de país. La idea se fue dejando de lado, hasta que se retomó y se presentó a Marcelo Ebrard con el fin de cubrir ese vacío.

Para alcanzar un canal con señal abierta se hizo un trabajo que otras televisora no lo realizaron: negociar con los comuneros en el Cerro del Chiquihuite para indemnizar y establecer una parte del terreno que se ocupa para montar la antena y el taller de transmisión; se compró el transmisor, se consiguieron los permisos de Cofetel, se adquirió equipo de grabación, se montaron los estudios y se logró capacitar, paulatinamente, a la gente que formó parte del equipo del canal, pese a que no es sencillo encontrar profesionistas dispuestos a trabajar con escasos recursos. Todo para que los pobladores de la ciudad de México contaran con una señal propia de televisión. La apuesta fue que los habitantes de esta urbe se vieran reflejados en este medio, a través de su programación.

Pero un sistema de radio y televisión es un territorio que nunca había tenido el DF y que nunca ha querido tener el gobierno federal porque vendió Imevisión. Y al conseguir su permiso para operar, Canal 21 daba el empuje para continuar con el mismo procedimiento y lograr que la Cofetel también otorgara una frecuencia para la radio de la ciudad de México. Pero con el cambio de gobierno todo se interrumpió. Ahora, televisión y radio están en un impasse.

La interrogante: si el Canal 21 nunca le interesó a Ebrard, como lo mostró reiteradamente, ¿por qué le asignó a su principal asesora un medio que está en la ruina? Cuando Miguel Ángel Mancera era candidato, elogiaba el canal. Ahora, como jefe de gobierno parece ser que tampoco le interesa.

Enhanced by Zemanta
Descargar artículo:
  • Hector Cervera es un mentiroso y ratero(cineasta antes que le fallara el cerebro y la ambicion): desde el 17 de septiembre 2007 que comenzaron las transmisiones el GDF le ha pagado por usar su casa y equipo obsoleto de pruduccion que se uso en el canal hasta el 2012. osea se autorentaba su equipo. ademas que el 80% de producciones se las dio a su esposa Sonia Gonzales de 2007 a 2012. y como describe Calderon(verdad a medias) las producciones las terminaba haciendo solo una persona, como en mi caso trabajaba como camarografo del noti y me obligaban a hacer pruducciones que segun los contratos los hacian las empresas fantasma de Cervera y familia, aqui las pruebas:http://youtu.be/K0lptXsRfxc version corta. pregunta que se niega a responder baños, lovera, reveles, preciado.¿ esos Periodistas de amplia trayectoria: son cómplices o defraudados?ellos saben la historia y solo cuentan lo que les conviene. si son CÓMPLICES.

  • http://youtu.be/12WYEQ-4eNE Esta es la historia completa. claro hasta el 2012.

  • Gabriel Reyes

    Estimada Carmen:

    Antes que nada nos gustaría felicitarte por tu
    valiosísima contribución a las letras mexicanas y especialmente en el rubro de
    cultura y particularmente tu puntual y acertado seguimiento al tema de la
    Televisión Pública en nuestro país.

    Queremos compartirte que en Tijuana se llevó a cabo un
    experimento en este tema, y se convirtió en un caso de éxito de calidad y
    profundidad de contenidos para nuestra región: TV Tijuana, nacido el 15 de
    septiembre del 2011.

    TV Tijuana además es un proyecto único porque es un verdadero
    modelo PPP (Public Private Partnership), un canal de bajos costos y alta
    calidad gracias a su departamento de investigación y desarrollo propio. Un
    canal con independencia editorial, producción externa realizada por una empresa
    independiente siendo el ayuntamiento el organismo coordinador con un consejo
    especializado mixto (gobierno y particulares) y en el cual se ha involucrado a distintos
    segmentos de la comunidad:

    1.
    Propuesta de programas ciudadanos,
    creados por grupos de interés particulares y producido en su mayoría por TV
    Tijuana con contenidos culturales, informativos y educativos:

    a.
    Math2me: programa de matemáticas ganador
    del premio Frida Kahlo y NEXT de Google (Proyecto de producción independiente
    que se lanzó en TV por primera vez en TV Tijuana) cuenta ya con más de un millón
    de seguidores por youtube y mas de 35 mil en Facebook (https://www.facebook.com/math2me.fan)

    b.
    CocinarT, Manualidades de Mariel,
    Mamá Zorrita (cuenta cuentos), Toño el policía (Capsulas animadas en 3D), 24
    Cuadros (programa de cine), TeachmeTeacher (Programa de Inglés), Orquesta de
    Baja California, programas de las Universidades y academia y otros.

    2.
    Propuestas de participación de las
    principales cámaras y asociaciones locales: Canaco, Canacintra, Cotuco,
    Arhitac, AIM y más, con producción de
    foros televisados y programas especiales.

    3.
    Participación del gobierno municipal
    con foros televisados, programas y
    eventos especiales, cápsulas informativas y más.

    4.
    El canal, regido por la productora
    independiente iDigital Creative Studio, tiene un área de investigación y
    desarrollo de ingeniería en búsqueda optimizar recursos y procurar la calidad mundial con innovaciones como: Programación y
    sistemas computacionales para optimización, Ingeniería de transmisión de señal,
    automatización y alta calidad en personajes 3D y títeres virtuales, drones
    robóticos para tomas aéreas, sistemas robóticos de control de cámaras y
    desarrollo en redes sociales (iniciamos hace tres meses).

    5.
    Vinculación con Universidades para producción
    de contenidos, pero también para colaborar en la investigación y desarrollo de
    proyectos.

    Demo grabable del canal TV
    Tijuana: http://www.4shared.com/video/_wbMIy4o/DEMO_TV_Tijuana.html

    El esquema
    de TV Tijuana es único en el país y es parecido a las recomendaciones de varios
    frentes:

    Ejemplos (de tu artículo) http://www.elfinanciero.com.mx/secciones/culturaentretenimiento/32869-la-television-publica-claroscuros-y-perspectivas.html

    Ernesto Velázquez Briseño,
    director de TV-UNAM, fue
    quien alertó de esta situación. Aunque indicó que parece una incongruencia
    hablar de este tema en un encuentro, precisamente, de televisión pública, lo
    cierto es que los medios públicos todavía no existen legalmente en el país:

    “En ese sentido —agregó—, los
    grandes avances que contiene la reforma en materia de telecomunicaciones se
    deben trasladar en
    independencia editorial, en garantía de participación ciudadana, en alternativas de financiamiento,
    en autonomía de gestión financiera y en apoyos a la producción independiente
    como los elementos más emblemáticos hacia la legislación secundaria, para que
    existan los medios de servicio público no sólo en el discurso, sino en las
    leyes.”

    Del artículo escrito por ALEJANDRA
    LAJOUS directora general de Canal 11y
    MAGDALENA ACOSTA exdirectora general de la Cineteca Nacional y de Canal
    22. http://estepais.com/site/?p=44798

    “Crear mecanismos de participación ciudadana, códigos
    de ética y normas generales de producción que aseguren la calidad artística,
    ética y técnica, así como la pertinencia de los contenidos que se pongan a
    disposición de todos los afiliados a nivel nacional, y que sean un modelo para
    la producción que lleven a cabo las televisoras, local o regionalmente.

    La programación es lo que singulariza los distintos
    estilos audiovisuales. En consecuencia, el organismo articulador debe partir de
    reconocer la infraestructura existente en los diferentes canales y el talento
    de productores y de empresas externas, a fin de entender cuáles tienen
    capacidad para transmitir a nivel nacional y cuáles requieren de programas
    producidos por otras televisoras para armar su programación.

    No todas las emisoras deben
    intentar tener cobertura nacional, ni dar el mismo peso a toda su producción: a
    muchas les conviene centrarse en lo regional y buscar alguna especialización en
    la que alcancen niveles de excelencia. El organismo articulador podría dar
    apoyos financieros a una televisora para una producción de mayor envergadura,
    que no solo pudiera compartir con las demás emisoras nacionales, sino que
    incluso la llevara a colocar sus programas en el ámbito internacional.

    Del documento LA TELEVISION
    PUBLICA, UN ACERCAMIENTO COMPARATIVO, realizado por la Camara de Diputados:

    En
    general pareciera que los retos de la televisión pública en todo el mundo,

    incluida
    la de Europa donde nació, tienen que ver con la producción de

    contenidos
    para toda la sociedad de países en que ahora generalmente se

    reconocen
    con diversidad cultural, social, étnica y lingüística, con pluralidad

    política,
    ideológica y religiosa, con deberes de transparencia en su manejo

    gerencial
    y administrativo y obligación de rendición de cuentas.

    Sus
    desafíos hacia delante tienen que ver con la consolidación de su presencia

    en
    la televisión abierta, ampliar y mejorar su oferta temática diversificada para

    cada
    ámbito y para la globalidad de la sociedad, incursionar en la TV restringida,

    acceder
    a la Internet, desempeñarse tanto en lo local y lo regional como en lo

    nacional,
    ser creativa en los contenidos y acceder a los nuevos y diversos

    soportes tecnológicos.

    Por todo lo anterior, ponemos a tu consideración la posibilidad de un
    artículo de seguimiento a este gran esfuerzo, que con muchísima pasión, ingenio
    y esfuerzo de gente joven Tijuanense, lo convirtió en un caso de éxito y un
    posible modelo a seguir en los retos que plantea le Televisión Pública en
    nuestro país.

    Mil gracias y esperamos tu retroalimentación.

    Atentamente

    Gabriel Reyes

    Productor general de TV Tijuana

    Director general de iDigital Creative Studio

    Cel: 664 386-7577

    gabrielreyesgarcia@gmail.com

    https://www.facebook.com/tvtijuana

    https://www.facebook.com/idigitalcs?fref=ts

  • Concepción Hernández

    Al parecer a nadie le importa el canal 21 ya que pusieron al frente a una persona totalmente incapáz de manejar un canal de televisión, es absurdo pensar que alguien sin el mas minimo conocimiento en cuato a la labor como director de un canal sea puesto al frente y para ser onestos la señora Gómez Zalce solo busca su propio bienestar y sino preguntenle ¿porqué saca del aire un programa que estaba teniendo una gran aceptación ciudadana dejando para variar a varias personas sin trabajo sin importarle en lo más minimo, haciendo que todo el esfuerzo de los trabajadores se vaya a la la basura. ¿Será que quiere que todo el dinero que entre a partir del momento en que el programa llegue a su fín y comiencen las retransmiciones sea sólo para ella?
    En fin sólo me queda felicitar a todo el equipo de Tu Ciudad Es… por su esfuerzo y dedicación lástima que tengan como jefa a una mujer que siempre piensa sólo en ella sin importarle que algunas veces tuvieron que trabajar a marchas forzadas para que este bprograma se mantubiera y fuese creciendo. Ojo señores jefes de gobierno no cualquiera sabe manejar un canal de televisión no suelten tan facilmente el dinero a personas que no saben ni lo que están haciendo, y si quieren que este canal salga a flote, pongan al frente a alguien responsable y con conocimiento, no pongan a un politico corrupto que no sabe nada de televisión.

A %d blogueros les gusta esto: