RMC es una publicación del Departamento de Ciencias de la Comunicación - Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Cuajimalpa

“El Bronco” y las redes sociales

Descargar artículo:

La campaña política de Jaime Rodríguez Calderón

Jaime Rodríguez Calderón, nacido en Galeana, Nuevo León, en diciembre de 1957, militó en el Partido Revolucionario Institucional (PRI) por más de 33 años, y en octubre de 2009, después de sufrir la muerte de su único hijo varón en una aparente persecución, llegó a ser alcalde del municipio de García, famoso por sus grutas o cavernas. Sin embargo, tan bello rincón de la zona metropolitana de Monterrey escaló más altura en el mapa de México cuando este político campirano sobrevivió a dos supuestos atentados del crimen organizado en febrero y marzo de 2011.

Foto: Gabriela Perez/Cuartoscuro.

Foto: Gabriela Perez/Cuartoscuro.

Por José Luis Esquivel Hernández

 

Crecido en su ego, el también ingeniero agrónomo por la universidad pública local, en octubre de 2014 se puso “bronco” para estar contra la cúpula de su partido al ser vetado para contender por la gubernatura de Nuevo León, y dejó al PRI de sus amores para lanzarse por su cuenta, como candidato sin partido (dizque independiente), en una aventura que algunos de sus colegas políticos tacharon de ridícula, irrisoria o verdaderamente loca. E inclusive los analistas serios y los politólogos de carrera no le veían viabilidad y destino feliz porque hasta entonces solamente la partidocracia distribuía el gran pastel en esos menesteres.

Al arrancar su campaña en su tierra natal, Galeana, con la mira puesta en el triunfo el lejano 7 de junio de 2015, la gente lo desairó y solamente dos medios informativos lo acompañaron. El resto lo menospreció e inclusive un sector de los mismos lo atacó casi de inmediato, pues el gobernador en turno, Rodrigo Medina de la Cruz, dio la señal de borrar toda oposición para que no quedara duda de la supuesta preferencia mayoritaria que tenía la candidata del PRI, Ivonne Álvarez, presumiendo apoyos del mismísmo presidente de México, Enrique Peña Nieto, gracias al impulso del senador de su partido Emilio Gamboa Patrón.

De poco más de 3.5 millones de electores en Nuevo León, el 50.21% de la lista nominal eran mujeres y el 49.78% eran hombres. Pero lo significativo de estas cifras era que se trataba de 59 mil 806 probables electores jóvenes, de 18 años de edad, que votarían por primera vez, más otros 81 mil 138 que, a sus 19 años, se estrenarían en las urnas, pues en los comicios de 2012 rondaban los 16 años. Además se contaban sufragantes entre los 20 y 34 años que sumaron un millón 264 mil 611.

Ante la descalificación de que siempre fue objeto por parte de la televisión local, Jaime Rodríguez Calderón, identificado desde entonces como “El Bronco”, gritaba a voz en cuello en sus mítines y en todas partes su promesa de meter a la cárcel a Rodrigo Medina dela Cruz, “por corrupto” y para encontrar más eco en sus planteamientos entre los chavos, contrató al acreditado publicista bajacaliforniano Guillermo Rentería a fin de comenzar a enamorar paulatinamente a este sector de la población nuevoleonesa. E inteligentemente su equipo de campaña le aconsejó el uso de las nuevas tecnologías si confiaba así fincar su repunte y hacer caso omiso de las encuestas manipuladas o vendidas de los medios tradicionales, en muchos casos con el propósito de hacer creer a Ivonne Álvarez que tenía el triunfo asegurado, así como para superar los ataques que en esta elección, que sería histórica, hicieron que los candidatos nadaran verdaderamente en lodo hasta las orejas.

No obstante, cada obús directo en contra de Jaime hizo que su defensa en las redes sociales revirtiera el efecto y en lugar de quitarle simpatía y votos, elevó poco a poco su popularidad. Por ejemplo cuando, inclusive a nivel nacional, fue calificado como “ratero” durante su mandato en García por la presunta acumulación de propiedades ejidales y otros bienes, pero más todavía al ser ventilada en los medios electrónicos con gran escándalo la supuesta violencia intrafamiliar de que hacía víctima a su ex esposa, pues la propia mujer presentó personalmente testimonios de que era un golpeador, nada afectó el trote de “El Bronco”.

Felipe de Jesús Cantú, abanderado del PAN, simplemente se mostraba sorprendido sin desalentarse de su aspiración final por rebasar a sus contrincantes, mientras que el candidato del partido Movimiento Ciudadano, Fernando Elizondo Barragán (acreditado ex panista de alcurnia y ex gobernador de Nuevo León) obró a favor de la candidatura de Jaime al declinar en sus aspiraciones y sumarse a ese fenómeno político que estaban registrando las novedosas redes sociales y que no solamente impactó con fuerza en la política electoral de Nuevo León sino que sentó un precedente para otros comicios en otras entidades del país y para las elecciones presidenciales de 2018.

El logro inédito fue haber innovado la comunicación política, es decir, la forma de enlazar y tender puentes entre emisores y receptores para fijar los mensajes en el cerebro y en el sentimiento de los electores, especialmente de los más jóvenes. Rompió con viejos paradigmas para instalarse a sus anchas en el poder de la información en las nuevas plataformas, al demostrar ser un “revolucionario” electoral, no solamente por atreverse a una inusitada “rebelión” contra la cúpula del PRI sino también por el desafío que le planteó a la televisión local principalmente, al grado de que los más famosos conductores de programas noticiosos sufrieron la dura “metralla” de los seguidores de “El Bronco” y se ganaron un enorme descrédito por denuncias de parcialidad y supuesta obediencia ciega a los dictados del gobernante en turno. Su confrontación llevó a Jaime a prometer, si llegaba a gobernador, no gastar un cinco del erario en propaganda en TV y radio. Y lo cumplió con mucha firmeza.

Al final de cuentas llamó la atención que, de casi dos millones de votantes, lo hayan favorecido poco más de un millón de nuevoleoneses, la mayoría del área metropolitana de Monterrey, pero sobre todo que sus números más altos los haya obtenido en una de las zonas de elevado nivel socioeconómico y educativo donde se ha eternizado el PAN en el gobierno municipal: San Pedro Garza García con 40 mil 534 sufragios para un total del 64 por ciento de votantes. En cambio en la capital regiomontana, donde el PRI ganó la alcaldía, Jaime triunfó con 278 mil 901 votos por 120 mil 342 de la prísta Ivonne Álvarez y 115 mil 708 de Felipe de Jesús Cantú (PAN).

Fue así como frente al hartazgo de los partidos políticos y la desconfianza en los medios informativos tradicionales cooptados en su mayoría por el poder económico y gubernamental, el fenómeno “Bronco” rompió paradigmas en el proceso de la comunicación masiva al activar una enorme red de voluntarios a través de Facebook principalmente y de la telefonía celular, e inclusive, siempre de la mano del publicista Guillermo Rentería, el candidato triunfador transmitió en tiempo real, a través de Periscope, algunos de sus eventos proselitistas al no recibir atención ni tiempo de la TV local.

El perfil de Twitter @JaimeRdzNL siempre estuvo muy activo y, ya electo, optó por esta misma aplicación para difundir las juntas de transición entre el gobierno saliente y el entrante, rompiendo el tabú de llevar a cabo estas reuniones a puerta cerrada, y es fecha que aún se sigue comunicando con los ciudadanos vía Twitter.

Estudios posteriores han tratado de explicar por qué durante la campaña, cada encuesta amañada se revirtió en su efecto en redes sociales y ante cada ataque en su contra, los simpatizantes del candidato sin partido (supuestamente independiente) lograban capitalizarlo a su favor haciéndolo ver como víctima de los poderes fácticos y denostando a los medios tradicionales que daban cabida a las informaciones que esos simpatizantes de “El Bronco” juzgaban tendenciosas e intencionadas formas de complot para acabar con él. Y le supieron sacar jugo al juego de irle siempre al más débil y favorecer al que el gobierno menos quería que ganara, al grado de que los burócratas del Estado e inclusive muchos priistas se inclinaron por su candidatura en las urnas.

Sin embargo, al paso del tiempo Rodríguez Calderón ha perdido el carisma que lo encumbró como candidato y ha decepcionado a muchos de sus mismos seguidores por el incumplimiento de meter a la cárcel al ex gobernador Rodrigo Medina de la Cruz y castigar la corrupción de la familia de éste al aprovecharse de sus influencias para apoderarse de cientos de hectáreas de terrenos en Mina, N. L., previendo una plusvalía por la construcción de un centro de reclusión e infraestructura carretera.

Asimismo, se le reprocha un interés desmedido en la candidatura presidencial para el 2018 descuidando la buena marcha de su gobierno que carga con el sello de la frivolidad e ineptitud, según sus críticos, además de que no ha sido ajeno a la práctica tan ruin de la corrupción y el nepotismo
de su polémico procurador Roberto Flores, de manera que sobran voces que subrayan la decepción de comprobar que “El Bronco” no ha olvidado sus raíces priistas.

Sin embargo, aquel político que no necesitó a los partidos políticos y a los medios informativos tradicionales para obtener más de un millón de votos en las urnas y convertirse en gobernador de Nuevo León, ha imitado últimamente al presidente de Estados Unidos, Donald Trump en su confrontación con la prensa, recomendando al público que no lea los periódicos porque, según “El Bronco”, se la pasan criticando a su gobierno. He aquí la reseña de uno de los aludidos en este conflicto:

• “Ustedes no compren periódicos , no lean los periódicos, no gasten dinero inútil. Lean Facebook; es gratis”, dijo el 24 de febrero de este año.

Antes, durante un encuentro de funcionarios de salud de todo el país, criticó a los medios de comunicación.

• “¿Ustedes les creen a los periódicos?”, cuestionó.
• “¿Por qué éstos no se atreven a ayudarle a este país? ¿Por qué siempre están cuestionando todo?
• “Si ustedes se fijan, todas las notas periodísticas son de acciones del Gobierno, nada más, de eso viven”, añadió, “pero ya nadie lee los periódicos; yo los uso para limpiar mi camioneta”.

Rodríguez se quejó de que los medios le han puesto “una friega” por el liderato nacional de influenza que tiene Nuevo León, al registrar 49 muertes según el reporte nacional de fines de febrero. El Gobernador sostuvo que los medios lo cuestionan porque no les paga.

• “¿Cuántos tienen una suscripción de periódico?”, preguntó.
• “Pues ya cancélenla”, dijo. “Es dinero perdido, dinero tirado. Mejor opten por Facebook”.

Entretanto “El Bronco” mantiene viva su aspiración por pelear como candidato sin partido la presidencia de México en 2018. Inclusive su Secretario de Gobierno, Manuel González ha tenido el atrevimiento de decir que están en pláticas con el gobierno federal para ello, lo que ha aumentado el caudal de cuestionamientos a quien presume que con las redes sociales le basta para sumar el mayor número de votos, llegado el momento.

Descargar artículo:
A %d blogueros les gusta esto: