RMC es una publicación del Departamento de Ciencias de la Comunicación - Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Cuajimalpa

Ética global en la era de las redes

Descargar artículo:

Tecnología  y  sociedad

  • Bien  se  ha  dicho  –y  cada  vez  con  mayor  énfasis–  que  la  ética  global  será  el  tema  del  siglo  XXI.
  • A  diferencia  de  siglos  anteriores  y  a  partir  del  año  2000,  se  demuestra  la  interconexión  de  principios,  fenómenos,  acciones,  sociedades  a  nivel  global. Es  por  esa  razón  que  se  habla  de  una  ética  global  pensada  y  analizada  desde  la  perspectiva  de  las  redes.
  • En  tal  sentido  Pierre  Musso  destaca  la  importancia  de  saber  desarrollar  en  ellas  la  solidaridad  humana.

Fotografía: “Internet Sign” por Keith Ramsey @ Flickr

Por Carmen Gómez Mont

Publicado originalmente en RMC 132   

Hablar de ética en la era de las redes conlleva cierta complejidad porque se trata de un fenómeno reciente que involucra a individuos, colectivos y países de una gran diversidad de culturas y creencias. Es también uno de los ejes en torno a los cuales gira el concepto de Sociedad del Conocimiento: globalización económica, homogenización de las culturas, pero sobre todo una ciencia y una tecnología cuyos efectos sobre el medio ambiente planetario y personal cada vez son más cuestionados al empezar a sentir sus efectos con una claridad y velocidad implacables.

Uno de los temas más candentes y aún sin resolverse se relaciona con los derechos de los ciudadanos a tener acceso a la información, a expresarse en libertad de condiciones, pero al mismo tiempo a demandar a gobiernos, operadores y empresas el resguardo de sus datos personales.

El acceso equitativo a la información y sin ningún tipo de fracturas queda ante interrogantes. La brecha digital íntegramente concebida (infraestructura con conexiones y equipos de calidad, generación de contenidos propios, y capacitación permanente) es todavía una quimera en la mayoría de los países emergentes

Se enlazan ciudades, áreas rurales, regiones y países con una gran diversidad de reglamentaciones en materia de información y comunicación, donde la Internet  ha sido hasta ahora poco regulada. Aún no podemos decir, sin caer en arbitrariedades, si la Internet debe o no regularse; tampoco sabemos cómo defender los derechos de autor, único recurso que podría garantizar a las jóvenes generaciones la pervivencia del cine, de la música, de la cultura y del arte. Si no hay fondos, los creativos terminarán por desaparecer.

En efecto: leyes y reglamentos abundan fundamentalmente en tres terrenos convergentes, pero aún diferentes: el audiovisual, la informática y las telecomunicaciones. Las normativas entre ellos, dentro de un mismo país, pueden ser muy diversas (unas más avanzadas que otras) y las diferencias se acentúan cuando se toca el nivel internacional.

Este marco nos deja ver hasta dónde resulta complejo tratar el tema de la ética en la era de las redes. Enumero a continuación algunas de las acciones más significativas por considerar:

a) Es fundamental que el acceso a la banda ancha se convierta en un derecho universal. Las altas tarifas alejan las tesis de democracia y participación que caracterizan a las redes sociales. Sólo unos cuántos pueden tener acceso a ellas por los requerimientos técnicos necesarios, pero también porque bajar informaciones de calidad es un asunto relacionado con la política de cada país, los gobiernos y los niveles de libertad de expresión existentes en cada uno de ellos. Hasta hoy más del 60% de la humanidad no cuenta con garantías individuales para navegar libremente por la red, mucho menos para participar de manera abierta y permanente en las redes sociales.

b) Gobiernos, operadores y desarrolladores de software deben proteger y resguardar en primera instancia los datos personales de los ciudadanos y dejar de utilizarlos para la venta de perfiles, incluso si es con fines publicitarios.

c) Son marcadas las diferencias que hay entre una internet cuyos contenidos son gratuitos y otra internet que implica contenidos (suscripciones) de paga, si se piensa en términos de calidad de informaciones. Por el nivel de crisis que vive el mundo es fundamental que algunas suscripciones a revistas científicas abran su información a los cibernautas, a fin de tener acceso a datos fidedignos que ponen en riesgo el medio ambiente en el cual vivimos, así como la salud de cada uno de nosotros.

d) Derivado de lo anterior, las redes sociales deben concentrarse en estudiar de manera profesional los verdaderos riesgos que implica el uso de frecuencias y tecnologías digitales para la salud, con el objetivo de remediar riesgos vinculados a la adquisición de cánceres desde temprana edad.

e) Resulta fundamental que el Hemisferio Norte reconozca que la información y el conocimiento también se generan desde el Sur y que no sólo se contemple la necesidad de flujos informativos de Norte a Sur.

f) Las redes sociales deberán extender sus acciones para reforzar la comunicación entre pueblos y comunidades realmente aisladas del mundo y que tienen un gran necesidad de intercomunicarse para sobrevivir, como en el caso de comunidades rurales e indígenas

g) Deberán crearse y reforzarse organizaciones sociales solidarias y permanentes en escuelas a fin de orientar a docentes y padres sobre la mejor manera de que hijos y estudiantes no caigan dentro de la fascinación tecnológica. Las redes de pederastas y de pornografía siguen siendo una amenaza mundial para los más jóvenes.

h) Estas organizaciones deberán constituirse como un grupo de presión dirigido a reforzar e impulsar el uso inteligente de las TIC dentro y fuera de los centros educativos.

Los anteriores puntos podrían extenderse muchísimo más, pero significan sólo una primera propuesta para constituir una verdadera solidaridad en las redes sociales que vaya más allá de la búsqueda de soluciones inmediatas.

Descargar artículo:
A %d blogueros les gusta esto: