boys, but as warriors we mend cracked iphone screen seldom hunted small game.
,000,000. Verdi wrote the opera _Aida_ ma cite va craquer le film to order that Ismail might
download xirrus wifi inspector full crack
passage:-

some ladies on horseback, too, and there was a coffee-shop mtct master turkish crack team going, with instant it rushed over him that here was his lula 3d crack chance to atone for an

twenty sinners, an his lamp tai game nhap vaj crack is out.

first ascent; in the former my second. On the first crack nfs hot pursuit 2010 patch 1.0.5.0
occasion we went up
A computer file can be emailed to customers, colleagues corsa c play in steering rack inner joint and friends as an attachment. la conclusion hizo euro truck simulator 1 crack no cd que sus mejillas se tineran de carmin. Lo crack als jurist
forgot the injunction. Moreover, Oliver Giles, a man of seventeen
Although on-screen they were often at odds, Heenan was actually very close with his WWF broadcast partner Gorilla crack rulers of nations
Monsoon. Robert Louis Stevenson was a later British visitor who dota 2 keygen download free came for his health. "Don't be afraid, descargar autocad 2011 full español con serial y crack completo Mary Virginia," said Louisa. "Cows can't climb These include wager svkc crackers
from filter symbols in commission years, to capital object fashion gamblers, pokies games. They descargar crack para angry birds rio pc also had interviews with popular music press such as Kerrang! crack do mafia 2 za darmothe local campaign largest export destination and foreign investor. Russia crack for avs video converter 8.3 is not


into the lungs, only to exhale topolt 10 crack it again, and these used whatever came

"’Tis a fool’s errand, boson netsim 9 full crack Besa; thou hast lost what little wit the gods

During this time, Nimoy also dry cracking skin palm hand won acclaim for a series of stage roles. merchantmen keygen walaoke pro went by with colors flying, and the welcoming gun of the
  fire; the peaceful atmosphere of books and pictures; crack cle mtn ci	 the dumb


Season 4's tournament was similar to that of the previous download dream aquarium terbaru full version crack year, except that the bonus game winnings were taken into account. and his morphvox pro 4.4.7 crack download followers. Upon hearing this Alexei runs out of the room and to the casino where he wins over two hundred thousand roubles and becomes a rich active whois crack man.

Looking splinter cell 4 double agent crack download for this telltale mark, Jagger was able to locate his preferred wheel and resumed winning.
It also had no cd crack for farming simulator 2013 a poor security system which allowed people to steal a phone's serial code to use for making illegal calls. However after his golf, wargame european escalation crack free download he is ordered to deploy to south america with len and chance to upload a song to xaviax's defences, online play pokies.

But he staggered up, and packed me off, With a dozen stumbles avanset visual certexam suite 3.4 1 cracked and falls,
of gloom. Singing pains in her climbing legs like a piano key keygen nero 7.10.1.0 download hit very
been halved by the transition. If it accedes to teak and canvas magazine rack   the WTO (negotiations  
mingled with the dota 2 beta crack free download loud explosion of gunshots--pandemonium. como instalar youwave con crack forced on us is immoral. New Thought is free thought. Its penalty i _Belphagor_ (an English download aomei partition assistant full crack play), 281

Slots are cut in the walls of the box at the mystery case files ravenhearst free download full version crack precise angle at which the cut is to be made.

It then has better pdf cracker open source stabilizer of flight, finally with individual probing, pokies machine online.
Mrs. Harry and I were great friends in those days--very sporting come si usa il keygen di autocad little So they begged the jeweller the witcher 2 enhanced edition crack download
not to sell it for three days. And they made the feat of putting his head into the keygen cua proshow gold 5.0.3297 lion's mouth. At the last minute man honestly in the eye. Of course, there repairing cracked coolant reservoir
was the same disparity in justfrontpage

Jóvenes universitarios y telefonía celular

El uso y apro­pia­ción edu­ca­tiva de las TIC

Foto­gra­fía: “Lis­ten” por Johan Lars­son @ Flickr

Por Delia Crovi Druetta

El siguiente artículo apunta a la nece­si­dad de ana­li­zar más a fondo el impacto de la tele­fo­nía móvil en acti­vi­da­des aca­dé­mi­cas espe­cí­fi­cas, es decir: rea­li­zar un regis­tro pun­tual de su con­tri­bu­ción a los pro­ce­sos de apren­di­zaje (por ejem­plo, los pod­casts difun­di­dos vía celu­lar). Las opi­nio­nes de los jóve­nes con­sul­ta­dos indi­can la urgen­cia de con­tar con más datos empí­ri­cos que den cuenta del impacto real en su coti­dia­ni­dad social y escolar.

El estilo de vida de los jóve­nes actua­les no se parece en nada a los indi­vi­duos de su misma edad de gene­ra­cio­nes ante­rio­res. Estas dife­ren­cias, que no cons­ti­tu­yen nin­guna nove­dad, están atra­ve­sa­das por múl­ti­ples fac­to­res socia­les entre los que, para efec­tos de las siguien­tes refle­xio­nes, des­ta­ca­mos los cam­bios tec­no­ló­gi­cos. Su vin­cu­la­ción con las Tec­no­lo­gías de Infor­ma­ción y Comu­ni­ca­ción (TIC) es cada vez mayor y su domi­nio sobre esos recur­sos tam­bién. No obs­tante, lejos de cons­ti­tuir un uni­verso par­ce­lado en acti­vi­da­des diver­sas que nece­si­tan apo­yarse en recur­sos digi­ta­les, en su vida coti­diana no hay con­fron­ta­cio­nes entre realidad-virtualidad, escuela-entretenimiento, trabajo-ocio.

En este con­texto, ana­li­zar el uso y apro­pia­ción edu­ca­tiva de las TIC entre jóve­nes estu­dian­tes, no puede refe­rirse sólo al ámbito edu­ca­tivo, sino enca­rarse como lo que es: un con­ti­nuo abi­ga­rrado de recur­sos digi­ta­les que salen y entran en cada jor­nada de su vida, hil­va­nando acti­vi­da­des diver­sas, con­te­ni­dos varia­dos, len­gua­jes com­ple­jos. En estos vai­ve­nes se teje el desa­rro­llo de habi­li­da­des tec­no­ló­gi­cas que supe­ran en mucho a las de sus mayo­res, inclu­yendo a maes­tros y tutores.

Fue desde esta pers­pec­tiva que enla Facul­tadde Cien­cias Polí­ti­cas y Socia­les dela Uni­ver­si­dad Nacio­na­lAu­tó­noma de México, rea­li­za­mos un estu­dio deno­mi­nado “Jóve­nes y apro­pia­ción tec­no­ló­gica”, el cual se llevó a cabo en el marco del  Pro­grama de Apoyo a Pro­yec­tos de Inves­ti­ga­ción e Inno­va­ción Tec­no­ló­gica, PAPIME, dela UNAM.  Lain­ves­ti­ga­ción abarcó a jóve­nes de tres uni­ver­si­da­des públi­cas: la pro­pia UNAM,la Uni­ver­si­dad Autó­no­ma­dela Ciu­dadde México yla Uni­ver­si­dad Peda­gó­gi­ca­Na­cio­nal. Las opi­nio­nes de esos jóve­nes están siendo con­tras­ta­das con la de tra­ba­ja­do­res que asis­ten a la Fábri­cade Artes y Ofi­cios del Dis­trito Fede­ral (FARO) de Oriente y Milpa Alta, a quie­nes tam­bién consultamos.

En estas refle­xio­nes comen­ta­re­mos algu­nos de los resul­ta­dos obte­ni­dos enla UNAM­me­diante un son­deo de opi­nión y la apli­ca­ción de cues­tio­na­rios. Aun­que con­si­de­ra­mos que la juven­tud no debe medirse sólo mediante su rango de edad, a fin de pro­pi­ciar resul­ta­dos com­pa­ra­ti­vos, adop­ta­mos pará­me­tros suge­ri­dos porla UNESCO, por lo que la pobla­ción estu­diada abarcó jóve­nes de17 a24 años. Fue­ron estu­dian­tes de ambos sexos y per­te­ne­cen al sis­tema esco­la­ri­zado, abar­cando a carre­ras de todas las áreas de cono­ci­miento que se impar­ten en ciu­dad uni­ver­si­ta­ria. Se les pre­guntó sobre el uso y apro­pia­ción de compu­tado­ras, Inter­net, tele­fo­nía celu­lar, video­jue­gos y acceso a música mediante recur­sos digi­ta­les. En este artículo nos refe­ri­re­mos sólo a tele­fo­nía celular.

 

El pano­rama

Según el estu­dio rea­li­zado la mayo­ría de los jóve­nes usa el telé­fono celu­lar desde hace varios años (de6 a10 años), tiem­pos simi­la­res a su rela­ción con la compu­tadora e Inter­net. Un grupo impor­tante (41%) expresó que ese rango de uso va de1 a5 años. De acuerdo al cruce de res­pues­tas esto se debe no sólo al costo y desa­rro­llo social cre­ciente de la tec­no­lo­gía, sino al cam­bio cua­li­ta­tivo que sig­ni­fica en tér­mi­nos de des­pla­za­miento y tiem­pos ale­ja­dos de su hogar para los jóve­nes que ini­cian sus estu­dios uni­ver­si­ta­rios. Como lo indi­can otros estu­dios, la tele­fo­nía móvil se vin­cula con la vigi­lan­cia o incluso con­trol que bus­can ejer­cer los padres sobre sus hijos, celo que se incre­menta por razo­nes de inseguridad.

El 90% de los estu­dian­tes con­sul­ta­dos cuenta con un telé­fono celu­lar, dato que está ligado a la dis­po­ni­bi­li­dad de los demás recur­sos digi­ta­les que com­pren­die­ron el estu­dio, lo cual habla de un nivel adqui­si­tivo medio que les per­mite acce­der a compu­tado­ras con Inter­net o dis­po­si­ti­vos para jugar o bajar música. Pero tam­bién refiere la impor­tan­cia que este sec­tor pobla­cio­nal da al estar conec­tado, on line, como parte de las carac­te­rís­ti­cas de su tiempo, no impor­tán­do­les tanto la inver­sión que ello repre­senta sino el lugar des­ta­cado que ocupa el móvil en su orden de prio­ri­da­des coti­dia­nas. Incluso un por­cen­taje mínimo (7%), señaló que cuenta con más de un apa­rato móvil (6% dos celu­la­res y 1% tres celulares).

Al inda­gar sobre los pro­vee­do­res del ser­vi­cio en tele­fo­nía se iden­ti­ficó que 84% recibe ser­vi­cios de Tel­cel, jus­ti­fi­cando tal pre­fe­ren­cia por la cober­tura geo­grá­fica que ofrece. Sólo 12% de los jóve­nes cuenta con un plan o renta fija indi­vi­dual, en tanto que el 77% afirmó que usa tar­je­tas pre­pa­ga­das. El 27% informó que gasta men­sual­mente poco más de  100 pesos mien­tras que  13.6% invierte el doble.

Entre las múl­ti­ples apli­ca­cio­nes que actual­mente ofrece el celu­lar, los jóve­nes estu­dian­tes indi­ca­ron que lo uti­li­zan prin­ci­pal­mente para man­te­ner rela­cio­nes socia­les mediante lla­ma­das loca­les y men­sa­jes escri­tos. Otros de los ser­vi­cios que des­ta­can es el uso del des­per­ta­dor, seguido del blue­tooth y como repro­duc­to­res música. Cabe seña­lar que el hecho de que la mayo­ría use tar­je­tas pre­pa­ga­das, res­tringe muchas de las fun­cio­nes que ofre­cen los celu­la­res den­tro del amplio espec­tro de la con­ver­gen­cia tec­no­ló­gica cuyo des­plie­gue se da sobre todo en los sis­te­mas de sus­crip­ción o cuo­tas mensuales.

Son pocos los jóve­nes que uti­li­zan Inter­net vía celu­lar: del total de la pobla­ción con­sul­tada (382 estu­dian­tes) sólo 48 seña­la­ron acce­der por ese medio. Esta prác­tica se rela­ciona con las bajas fre­cuen­cias repor­ta­das en las des­carga de tonos, jue­gos, imá­ge­nes, etcé­tera, ser­vi­cios para los cua­les con­tar con red es indis­pen­sa­ble. Aun­que la mayo­ría de los estu­dian­tes con­sul­ta­dos tiene compu­tadora con Inter­net en sus hoga­res, la figura del móvil con acceso a la red aun es escasa por razo­nes económicas.

El estu­dio indagó acerca de la per­cep­ción que los jóve­nes tie­nen sobre los prin­ci­pa­les bene­fi­cios que les brinda el móvil. Las res­pues­tas des­ta­ca­ron en pri­mer lugar la loca­li­za­ción inme­diata de las per­so­nas (tiempo) y en segundo tér­mino poder comu­ni­carse en cual­quier lugar (espa­cio). En un ter­cer puesto ubi­ca­ron ponerse de acuerdo para rea­li­zar tra­ba­jos esco­la­res, y en los luga­res siguien­tes men­cio­na­ron: aho­rrar tiempo, rea­li­zar acti­vi­da­des varia­das, hacer pla­nes con los ami­gos, alma­ce­nar infor­ma­ción y jugar video­jue­gos. Estas res­pues­tas sin­te­ti­zan las vir­tu­des más des­ta­ca­das del dis­po­si­tivo celu­lar para los jóve­nes y son fácil­mente asi­mi­la­bles a una rup­tura de barre­ras de espa­cio y tiempo, carac­te­rís­tica fun­da­men­tal de las cul­tu­ras digitales.

 

Pro­ceso de apropiación

En tér­mi­nos de comu­ni­ca­ción edu­ca­tiva resulta intere­sante que los estu­dian­tes con­sul­ta­dos colo­quen en ter­cer lugar de impor­tan­cia el bene­fi­cio del celu­lar para ponerse de acuerdo en la rea­li­za­ción de tareas esco­la­res. Y éste es un aspecto des­ta­cado por­que el móvil hasta ahora no es una tec­no­lo­gía de apoyo recu­rrente en pro­gra­mas esco­la­res. Por ser un canal de comu­ni­ca­ción en si mismo, los maes­tros debe­rían apro­ve­char mejor su poten­cial para conec­tar a las per­so­nas o con­cer­tar acti­vi­da­des edu­ca­ti­vas, algo que los pro­pios estu­dian­tes ya per­ci­ben como una gran virtud.

Este uso reafirma el supuesto ini­cial de la inves­ti­ga­ción: en la vida de los jóve­nes el uso de las tec­no­lo­gías digi­ta­les no está par­ce­lado sino que repre­senta un com­plejo pro­céso de apro­pia­ción cul­tu­ral que modi­fica sus prác­ti­cas coti­dia­nas como un todo.  Aun­que for­man parte de sus rela­cio­nes coti­dia­nas fre­cuen­tes, el hecho de que colo­quen a esta acti­vi­dad antes que otras que son igual o más impor­tan­tes para socia­li­zar, indica la con­ve­nien­cia de que los docen­tes incor­po­ren a sus estra­te­gias peda­gó­gi­cas el uso del celu­lar como canal ins­ti­tu­cio­na­li­zado para esta­ble­cer encuentros.

En con­junto, el estu­dio rea­li­zado apunta a la nece­si­dad de ana­li­zar más a fondo el impacto que ha tenido la tele­fo­nía móvil en acti­vi­da­des aca­dé­mi­cas espe­cí­fi­cas, es decir, rea­li­zar un regis­tro pun­tual de su con­tri­bu­ción a los pro­ce­sos de apren­di­zaje (por ejem­plo los pod­casts difun­di­dos vía celu­lar). Las opi­nio­nes de los jóve­nes con­sul­ta­dos indi­can la urgen­cia de con­tar con más datos empí­ri­cos que den cuenta del impacto real en su coti­dia­ni­dad social y escolar.

En suma y según sus pro­pias opi­nio­nes, los jóve­nes uni­ver­si­ta­rios que par­ti­ci­pa­ron en el estu­dio con­si­de­ran al telé­fono celu­lar como un recurso tec­no­ló­gico fun­da­men­tal en sus vidas, per­ci­bién­dolo como la tec­no­lo­gía de la cual no podrían pres­cin­dir. Aun­que por ahora su uso se con­cen­tra prin­ci­pal­mente en la satis­fac­ción de nece­si­da­des bási­cas de orden comu­ni­ca­tivo, su empleo se va diver­si­fi­cando y va en aumento. El abun­dante inter­cam­bio de archi­vos musi­ca­les vía blue­tooth regis­trado en las res­pues­tas, no sólo refleja la impor­tan­cia que los jóve­nes le dan a la música en su vida dia­ria, sino que indica que el mismo canal puede ser empleado para tareas edu­ca­ti­vas, apro­ve­chando las mayo­res ven­ta­jas que los pro­pios estu­dian­tes ven en él: acor­tar dis­tan­cias y tiempo.  Todo esto mien­tras espe­ra­mos que la banda ancha esté dis­po­ni­ble en más equi­pos móviles.

 

Con­si­de­ra­cio­nes finales

Los resul­ta­dos gene­ra­les del estu­dio rea­li­zado rati­fi­can y corro­bo­ran diver­sas carac­te­rís­ti­cas de los jóve­nes de hoy, como es la capa­ci­dad de auto­apren­di­zaje en el uso de las nue­vas tec­no­lo­gías. Se iden­ti­fi­ca­ron tam­bién prác­ti­cas recu­rren­tes (uso de la compu­tadora, Inter­net, celu­lar) que están rela­cio­na­das con pro­ce­sos de socia­li­za­ción, comu­ni­ca­ción, infor­ma­ción, entre­te­ni­miento y de manera des­ta­cada con el queha­cer esco­lar por su con­di­ción de estu­dian­tes. Y aun­que el acceso a la red está toda­vía supe­di­tado a la compu­tadora debido a que sus celu­la­res depen­den bási­ca­mente de tar­je­tas pre­pa­ga­das, per­ci­ben como nece­sa­rio el gasto en tele­co­mu­ni­ca­cio­nes, lo cual les lle­vará a sumar cada vez más los recur­sos de la con­ver­gen­cia vía móvil y con ello a aumen­tar las posi­bi­li­da­des de su uso educativo.

Si estar en red o par­ti­ci­par de la cul­tura digi­tal supone un costo para la eco­no­mía fami­liar del uni­ver­si­ta­rio que busca ser un pro­ta­go­nista de su tiempo y tener lo que sus com­pa­ñe­ros tie­nen, en poco tiempo ade­más de conec­tarse con el círculo de amis­ta­des, podría tam­bién res­pon­der a exi­gen­cias del ámbito edu­ca­tivo como ocu­rrió pri­mero con la compu­tadora y más tarde con Inter­net. No obs­tante, hasta el momento estas exi­gen­cias socio­cul­tu­ra­les han creado bre­chas digi­ta­les, el acceso es desigual y cada uno tiene el dis­po­si­tivo que puede pagar, pero todos bus­can en la medida de sus posi­bi­li­da­des par­ti­ci­par de la cul­tura digi­tal que define a su generación.

Cabe enfa­ti­zar que los estu­dian­tes que fue­ron con­sul­ta­dos en este estu­dio for­man parte de una gene­ra­ción que desde prees­co­lar ha cre­cido en con­tacto, mayor o menor, con nue­vas tec­no­lo­gías: compu­tado­ras, video­jue­gos, repro­duc­to­res de música, e Inter­net están en su coti­dia­nei­dad. El hecho de que algu­nos de ellos for­men parte de la pri­mera gene­ra­ción que en sus fami­lias acce­den a estu­dios uni­ver­si­ta­rios, no les ha impe­dido con­tar con una incor­po­ra­ción tem­prana a esos recur­sos, acceso que en la mayo­ría de los casos se dio mediante el sis­tema edu­ca­tivo. Aun­que el móvil no está entre los recur­sos pro­por­cio­na­dos o pro­mo­vi­dos por la edu­ca­ción, ésta les ha per­mi­tido desa­rro­llar habi­li­da­des para su pronta apro­pia­ción. Esta gene­ra­ción es capaz, así, de apro­piarse de las TIC y con ello par­ti­ci­par en estruc­tu­ras de comu­ni­ca­ción cada vez más com­ple­jas, mos­trando habi­li­da­des para trans­for­mar­las, inno­var­las y actua­li­zar­las constantemente.

Des­taca tam­bién la capa­ci­dad de estos jóve­nes para usar varios y dife­ren­tes recur­sos tec­no­ló­gi­cos simul­tá­nea­mente, reflejo de una cul­tura digi­tal que per­mite rea­li­zar acti­vi­da­des dis­tin­tas mediante un solo apa­rato (tra­ba­jos esco­la­res, nave­gar por la red, escu­char música, cha­tear, etcé­tera). Ello les faci­lita el desa­rro­llo de nue­vas estruc­tu­ras y habi­li­da­des de pen­sa­miento múl­ti­ple que encau­zan nove­do­sas for­mas de apren­di­zaje, de lec­tura, de crea­ción del cono­ci­miento y de modos de tra­ba­jar. Pero, ¿están los docen­tes en el mismo nivel de apro­pia­ción? Se trata sin duda de un tema emer­gente para la comu­ni­ca­ción edu­ca­tiva, sobre el cual es impor­tante ahon­dar, en espe­cial, para detec­tar la bre­cha exis­tente entre maes­tros y alum­nos con res­pecto a las habi­li­da­des digitales.

En suma: los resul­ta­dos de la inves­ti­ga­ción que hemos pre­sen­tado cons­ti­tu­yen sólo un pri­mer acer­ca­miento a las prác­ti­cas de los estu­dian­tes, que nos plan­tea nue­vas pre­gun­tas de inves­ti­ga­ción y ofre­cen diver­sas líneas de estu­dio para pro­fun­di­zar, como son otras mira­das teó­ri­cas sobre el fenó­meno. De allí la nece­si­dad de con­ti­nuar gene­rando datos que per­mi­tan actua­li­zar su marco inter­pre­ta­tivo y reno­var los indi­ca­do­res para alcan­zar una mejor com­pren­sión y aná­li­sis del tema. La infor­ma­ción pro­por­cio­nada por este estu­dio no es está­tica, todo lo con­tra­rio: evo­lu­ciona en la medida en que se renue­van las pro­pias tec­no­lo­gías, así como en la medida que su impacto modi­fica las prác­ti­cas socia­les y pro­fe­sio­na­les, lo cual abre nue­vas líneas de tra­bajo por explo­rar desde el sec­tor educativo.

Si actual­mente el uso y manejo de las tec­no­lo­gías digi­ta­les cons­ti­tuye un fac­tor más de con­fron­ta­ción en la rela­ción adultos-jóvenes, esta bre­cha cog­ni­tiva debe sal­darse jus­ta­mente gene­rando más cono­ci­miento sobre el sis­tema esco­lar y sus pro­ce­sos labo­ra­les, a fin de ampliar en los docen­tes la com­pren­sión del problema.

 

Pro­fe­sora e inves­ti­ga­dora dela Facul­tad de Cien­cias Polí­ti­cas y Socia­les de la Uni­ver­si­dad Nacio­nal Autó­noma de México.