RMC es una publicación del Departamento de Ciencias de la Comunicación - Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Cuajimalpa

Breve desarrollo histórico-estructural de la industria mexicana de cine

Descargar artículo:

Por Fernando Cruz Quintana

  • La industria mexicana de cine inició con Porfirio Díaz, vivió su “Epoca de Oro” con Pedro Infante y su declive llegó con Margarita López Portillo.
  • Fernando Cruz Quintana sostiene que pese a que  la industria mexicana de cine vivió un etapa crítica, casi de liquidación, nunca desapareció del todo.
  • “Si se quiere un verdadero resurgimiento de la industria los apoyos deben darse, además de la producción, en las etapas de distribución y exhibición de la películas”, refiere el investigador.
Imagen de la película, María Candelaria (Emilio Fernández, 1943).

Imagen de la película, María Candelaria (Emilio Fernández, 1943).

–       Orígenes del cine mexicano: la “ausencia” de la industria.

El cine, además de ser un medio de comunicación, también es comprendido como una industria cultural por su dinámica de trabajo multifactorial, en donde se labora con la finalidad de creación productos de valor dual: económico/simbólico. Sin embargo, para alcanzar esta especificidad “industrial” es necesario el reconocimiento de una integración compleja de las distintas fases de trabajo que intervienen. Tanto la producción como la comercialización debieran estar vinculadas por medio de un proceso armonioso y simbiótico de trabajo que buscara el mínimo beneficio posible.

El cine surgió como una novedad científica y de entretenimiento antes que como un gran negocio y una industria cultural. La historia del cine mexicano inicia con la llegada de los representantes de los hermanos Lumière al país, Gabriel Veyre y Claude Ferdinand Von Bernard, en junio de 1896[i] y con la venta del cinematógrafo y la respectivas primeras películas filmadas.

¿Destino Fatal o simple casualidad de la historia? La relación del Estado con el cine mexicano se origina también en aquel primer año. Porfirio Díaz se convertiría tanto en el primer espectador cinematográfico ―más su familia y gabinete― como en la primera estrella del cine nacional, llegando incluso a autorizar a Veyre y Von Bernard la filmación de 26 películas en las que él es el protagonista en 1896.

En estos primeros años de la cinematografía nacional (y mundial) la fase productiva y de exhibición de las películas se caracteriza por su trashumancia[ii], como bien apunta el propio Emilio García Riera:

Después de unos primeros años que benefician al cine por su calidad de curiosidad científica, se pasa con el cambio de siglo a una suerte de decadencia prematura, cuando se sacia la curiosidad, y se llega a la época de trashumancia: el cine parece compartir la suerte de las compañías teatrales y los circos obligados a enfrentar con giras la precariedad económica y las limitaciones de repertorio.[iii]

Desde aquel entonces el cine desplegaba sus potencialidades tanto comerciales, con la venta de películas vírgenes o filmadas y la renta de sitios de exhibición; como culturales, al reproducir distintos aspectos del mundo y dar a conocer de manera visual otras nacionalidades. Así, del asombro científico del registro de imágenes “en movimiento” se dio paso a uno de los negocios más fructíferos en la historia.

Posterior a la partida de los franceses y a la toma de distintas “vistas” de la nación, entre las que destacan aquellas donde aparece Porfirio Díaz como protagonista, son los exhibidores quienes, en vista de que el escaso material proyectado rápidamente dejaba de atraer la atención de los espectadores, tienen que tomar el papel de productores, como sucedió con Guillermo Becerril, el francés Carlos Mongrand o Salvador Toscano, quienes desde el año de 1898 comenzaron a realizar filmaciones mexicanas.[iv]

No mucho habría de cambiar en estos primeros años, las películas serían en su gran mayoría de corte documental: primero, de la vida diaria, y, segundo, de fiestas, eventos deportivos y actos políticos. Las “vistas” que no reflejaron a Porfírio Díaz eran copia fiel de lo que acontecía con las clases populares, a veces, incluso, se anunciaba dónde y cuándo se realizaría una grabación para que las personas del pueblo pudieran acudir y salir retratadas.

Autor: Aurelio Escobar Castellanos. Fuente: A Escobar C, Archivo digital: Festejos de los cien años de independencia de México; presidente Porfirio Díaz

Autor: Aurelio Escobar Castellanos. Fuente: A Escobar C, Archivo digital.

De esa manera, con la reproducción de la cotidianidad del pueblo, las élites empezaron a perder el interés por el cine hacia el año 1900 y las exhibiciones, que se llevaban a cabo en sitios tan inapropiados como jacalones, no eran otra cosa más que negocios familiares de camarógrafos-productores y exhibidores-dueños de carpas, en su gran mayoría.[v] En esos primeros años de la cinematografía mundial destaca un provincialismo marcado en cuanto a la exhibición y realización de cine se trata,  como apunta Emilio García Riera:

[…] Louis Lumière supuso con bastante razón que el cine sólo podía interesar al público casual de las provincias. En todo el mundo se  multiplicaron los exhibidores forains, transhumantes, que buscaban remedio a la limitación de su material con la muestra del mismo a distintos públicos. A la vez, esos exhibidores se convirtieron en productores al advertir el interés que podían tener en cada localidad las vistas tomadas ahí mismo.[vi]

Si bien el cine nació como una novedad científica, inherentemente al asombro que producía ver sus productos estaba el potencial comercial que lo llevaría años más tarde en convertirse en un gran negocio. De esa primera etapa se puede concluir que la actividad económica en torno a la cinematografía:

1) quedó en manos de quienes tuvieron el control sobre la grabación y los cinematógrafos, así como de películas vírgenes, y

2) quedó en los exhibidores, dueños de recintos que, sin ser pensados como salas, permitieron las condiciones mínimas necesarias para reunir a un grupo de gente en torno a una proyección de cine. El ámbito de la distribución careció de la fuerza de estos dos actores.

–       Los años maravillosos: “Creación”, “Desarrollo” y “Época de Oro” de la industria.

Pasada aquella etapa inicial, el cine mexicano pasaría del documental, de la vida cotidiana y de la Revolución, a la búsqueda formal de su distintivo nacional, es así que los primeros largometrajes argumentales que se realizaron en México se basaron en historias probadas previamente en la literatura universal y nacional, así como en la historia misma del país.

Película Ustedes los ricos (Ismael Rodríguez, 1948)

Las primeras empresas de la producción se comenzaron a gestar, como Azteca Film de Mimí Derba, Enrique Rosas y Pablo González, que en 1917 filmara cinco largometrajes.[vii] La distribución de películas aun recaía a veces en manos de una sola persona y la exhibición era controlada por la localidad en cuestión: el cine nacional aún continuaba siendo muy regional.

Las historias mostradas en pantalla habrían de madurar en sus temáticas y tratamiento, hasta que el espectador mexicano simpatizara con su propio cine que ya no sólo retrataba su imagen visual, sino también su sentir y tradicionalismo, de origen, muy apegado a las temáticas rancheras y campiranas. Hablando del terreno de la producción y los contenidos, se debe decir que se dio la búsqueda de una temática nacional, así, se pasó del paisajismo y los documentales políticos y populares a las historias universales, nacionales y al retrato de los temas de “rancho”, que tanto éxito tuviera en nuestro país.[1]

Muchos directores habrían de hacer la transición del cine mudo al sonoro, pero el papel más importante en esta materia lo jugarían los hermanos Joselito y Roberto Rodríguez, inventores en Hollywood de un sofisticado aparato de sonido para el cine. Ellos, junto con la Nacional Productora de películas y un grupo de productores y distribuidores mexicanos empeñados en hacer una gran producción al estilo hollywoodense, hicieron una inversión millonaria; contrataron a gente de Hollywood y al director español, Antonio Moreno, para el encargo de hacer una nueva versión, ahora sonora, de Santa (1931). El éxito rotundo de la cinta llevaría a repetir la fórmula realizada y a comenzar realmente una verdadera industria.

No es sencillo establecer una fecha oficial para el surgimiento de la industria mexicana de cine. Si se considera el año de creación de la Cámara Nacional de la Industria de Cine y Anexos (CANACINE) sería hasta 1940. Pero su creación más bien fue consecuencia del trabajo previo que se había generado desde los años 30.

Para ubicar el surgimiento de la industria cinematográfica mexicana, de acuerdo con Federico Dávalos, se deben tomar en cuenta tres condiciones fundamentales:

1) El surgimiento del cine sonoro y el éxito de la cinta Santa.

2) La existencia de los elementos humanos y físicos mínimos como la    infraestructura cinematográfia creada en tiempos del cine mudo.

3) La apertura del mercado fílmico hacia España y Latinoamérica.[viii]

Años prósperos vendrían para la industria de cine nacional: se crearían los Estudios Churubusco en 1945, se elaboraría, para 1949, la Ley Federal de Cinematografía, que se encargaría de regir en la materia hasta 1992 con la aparición de una nueva Ley. Isis Saavedra comenta un acierto de la primera legislación:

En 1949 el monopolio de la exhibición controlaba el 80 por ciento de las salas, lo que dio la posibilidad de ejercer presión sobre los productores situación que se reguló […] [al prohibir] a los exhibidores tener intereses en la distribución y exhibición.[ix]

En el contexto de todos esos cambios, no es fortuito que de España, Argentina y México, sólo este último se aliara con los Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial, ese simple hecho inclinó la balanza hacia el apoyo total al cine mexicano por parte de nuestro vecino país del norte: se pensó que México podía favorecer la causa aliada entre los países de Latinoamérica por medio de propaganda dentro de sus películas.

En específico, el apoyo estadounidense hacia el cine mexicano represento: el otorgamiento de material para filmar―tan escaso en aquellos años, dada la prioridad de celulosa para los explosivos de guerra―; apoyo formativo para el personal mexicano en el rubro; apoyo económico por parte de algunas productoras, como la MGM o RKO; y como consecuencia involuntaria e indirecta la disminución de la competencia extranjera de películas.

En términos económicos, la industria cinematográfica era la sexta en importancia para el país, el gobierno advirtió con inteligencia el potencial que el cine representaba y creo diversas medidas que ayudarían a consolidar lo que era ya una realidad.

Ya para 1945, en la producción de cine mexicano trabajaban “[…] cuatro mil personas: 2 mil 500 actores y extras, mil 100 técnicos, 140 autores y adaptadores, 146 músicos y filarmónicos y 60 directores […]”.[x] Tal escenario sería el idóneo para que directores de la talla de Emilio Fernández, Roberto Gavaldón e Ismael Rodríguez, surgieran y se consagraran dentro de este negocio tan existoso, en aquel entonces, para el país.

Ningún otro país de habla hispana podía competir en número y grandeza con la industria cinematográfica mexicana, las fórmulas “probadas”  por la industria y “aprobadas” por los espectadores permitirían el desarrollo exitoso del cine mexicano y el surgimiento y/o consolidación de muchas estrellas, tales como: Pedro Infante, Dolores del Río, Pedro Armendáriz, María Félix, Sara García, etc.

 –       El abandono Estatal: “Declive” y “Desmantelamiento” de la industria.

Fuente: Archivo/Periódico Excélsior

Cineteca Nacional después de su incendio en 1982

Fuente: Archivo/Periódico Excélsior

 Después de la época dorada de la cinematografía mexicana vendrían las problemáticas para la misma por una serie de factores: el desarrollo de las zonas urbanas en el país comenzaba a no corresponder con aquellas películas campiranas que tanto éxito habían tenido. Al mismo tiempo, el primer enemigo mortal del cine habría de surgir: la televisión. Además, se haría patente el retorno de Estados Unidos, ya sin una guerra de por medio, a la pelea por el control de los mercados locales y mundiales de cine.

Por otro lado, la intervención del Estado en el cine se dio con apoyos para la producción por medio del Banco Cinematográfico y con la protección del cine nacional en la exhibición establecida en el Cardenismo. Estos serían los bastiones que impulsaron un desarrollo continuo y próspero de la industria. Las temáticas se modificarían y comenzarían a realizarse comedias citadinas, películas sobre luchadores, etc. El apoyo estatal se mantendría hasta ya avanzada la década de los 70, cuando daría un giro negativo.

En consideración de varios estudiosos del cine, la peor administración en materia cinematográfica fue durante el sexenio del presidente José López Portillo. Durante su gestión, el cine no se consideró como una industria estratégica para la nación; por el contrario, se vio como una carga para el Estado. La peor decisión del presidente fue el designar a su hermana, Margarita, como directora de Radio Televisión y Cinematografía (RTC), de la Secretaría de Gobernación. Posterior a aquella primer calamidad, las desgracias se fueron sucediendo una a otra como si se tratará de una bola de nieve que a su paso desarticuló a la industria de cine mexicano

Antes de que Margarita López Portillo asumiera el cargo en la Dirección de RTC en 1976, la industria cinematográfica contaba con la Corporación Nacional Cinematográfica (CONACINE) y Corporación Nacional Cinematográfica de Trabajadores y Estado (CONACITE) 1 y 2. Aún operaban los Estudios Churubusco, donde se llego a realizar un promedio de 90 películas por año, en tiempos de la Época de Oro.

Para el rubro de la comercialización funcionaban la Continental de Películas, para la distribución nacional y Películas Mexicanas (PELMEX), para la distribución internacional; la Compañía Operadora de Teatros (COTSA); Promotora Cinematográfica Mexicana; Publicidad Cuauhtémoc. Aunado a lo anterior, México contaba con alrededor de 260 empresas privadas que se dedicaban a la producción de cine, aunque sólo algunas de ellas lo hicieran de manera constante y con éxito, como Televicine de Televisa

Pero las decisiones de Margarita López Portillo representaron un fuerte golpe a la industria. Primero, la suspensión de créditos para la producción de cine nacional. Posteriormente, liquidó el Banco Nacional Cinematográfico y cerró la productora CONACITE 1. Además, durante su gestión se produjo el incendio de la Cineteca Nacional en 1982.

El parcial alejamiento del Estado en la producción derivó en una baja calidad temática en los filmes. La iniciativa privada sólo se interesó en producciones lucrativas de bajo contenido cultural. De este modo, en los 80 se gestaría el periodo del “cine de ficheras”. La producción de cine independiente se consolidó gracias al Centro Universitario de Estudios Cinematográficos de la UNAM y al Centro de Capacitación Cinematográfica.

El desmantelamiento de la industria mexicana de cine continuó en los sexenios de Miguel de la Madrid y Carlos Salinas de Gortari y sus políticas neoliberales. El esquema neoliberal de mercado a la que se suscribió México desde la suscripción al General Agreement on Tariffs and Trade (GATT) en 1986 y posteriormente con la firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) en 1994, supeditó las políticas de desarrollo e indicaciones tanto del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional. Se insertó de manera subordinada y periférica en la reestructuración global de la economía occidental. Lucila Hinojosa Córdova defiende la tesis anterior:

[…] en el área económica, durante los últimos 20 años, México y América Latina han sido fundamentalmente integrados, más que actores o integradores de la globalización. La decisión de firmar un Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá (TLCAN) fue la respuesta mexicana frente a la globalización, pero en la práctica constituyó el resultado de un proceso de liberación comercial, privatización y desregulación que se había iniciado cuanto antes y que requería un entendimiento básico con nuestro poderoso vecino y socio mayoritario que a la vez ha sido el líder de esta globalización.[xi]

Pero no sólo fue el tema de la economía el que relacionaba a las naciones en aquellos años; también fue el tiempo del auge de las tecnologías de la información, como la comunicación satelital,[xii] que permitió que en todo el orbe se crearan estrechas relaciones, primero regionales y luego mundiales, que las que hasta ese entonces se tenían.

María de la Luz Casas Pérez analiza las repercusiones que la firma del TLCAN trajo para las industrias culturales y comenta el hecho de que Canadá se hubiera negado a suscribir el acuerdo para sus industrias culturales ―entre ellas la cinematográfica― como parte de la negociación por considerarlas “[…] una parte vital de la conservación de nuestra [canadiense] identidad nacional”.[xiii]

Por si no fuera poco, y dado el interés de los Estados Unidos por invertir en el sector de la comunicación en México, se derogó la Ley de la Industria Cinematográfica, que desde 1949 normaba en la materia, a favor de una nueva ley que se encargo de eliminar el proteccionismo con el que contaba el cine nacional. También con la instauración de la nueva ley se redujo gradualmente el número de cintas mexicanas en pantalla: se pasó de un 50%, a un 30, 20, 15 y 10% para el año de 1997.[xiv] De esa misma manera, se afectaría a los Estudios Churubusco y a la compañía exhibidora de cine por excelencia en México: COTSA, como apunta Nestor García Canclíni.

El gobierno redujo el espacio de los estudios Churubusco, privatizó los estudios América, varias distribuidoras estatales quebraron, centenares de salas de cine cerraron y COTSA fue vendida en 1993. La acción estatal respecto del cine se mantuvo para la conservación de los acervos, la exhibición por parte de la Cineteca Nacional, y una parcial promoción financiera de las películas a través del Instituto Mexicano de Cinematografía.[xv]

El cine mexicano se habría visto reducido en menos de dos décadas a una triste imagen de lo que alguna vez fue. A este periodo tan negro de la historia de nuestra cinematografía, incluyendo quizá los años de mandato de Ernesto Zedillo[xvi], muchos autores han denominado como “La muerte de la industria cinematográfica nacional”.

 –       Una nueva esperanza: ¿“Regeneración” de la industria?

Cartel  promocional para cines de la película Miss Bala (Gerardo Naranjo, 2011).Cartel  promocional  de la película Miss Bala (Gerardo Naranjo, 2011).

Miss Bala (Gerardo Naranjo, 2011) se presentó en la edición 2011 de Cannes

Después de la revisión de muchos de los textos y ateniéndose al discurso de muchos cineastas, productores, y personajes relacionados con el tema de la cinematografía, no es extraño escuchar hablar sobre el “fin de la industria cinematográfica mexicana” para dar cuenta del proceso que la misma vivió a finales del siglo pasado.

Pese a todo, es importante preguntarse: ¿ocurrió realmente un fin de la industria cinematográfica mexicana? Ante tal cuestión se puede responder tanto afirmativa como negativamente: 1) Sí se terminó con la industria, si entiende por tal afirmación una “desarticulación” profunda del aparato y cadena de trabajo en las que se desligó a los procesos de producción y comercialización que por años estuvieron fuertemente integrados por medio de productoras, distribuidoras y cines nacionales; 2) No hubo una liquidación total porque en estricto sentido el cine mexicano nunca dejo de existir: por paupérrima que parezca la condición y aunque algunos ámbitos de trabajo estén cooptados por empresas extranjeras (como el caso de la distribución) casi en su totalidad, existe una pequeña fuerza que ha logrado victorias parciales ―pero triunfos a fin de cuentas― y que sustenta la idea de que algo debe estar ocurriendo que el cine mexicano sigue teniendo presencia.

Francisco Peredo al prologar el libro Entre la ficción y la realidad. Fin de la industria cinematográfica mexicana (1989- 1994) de Isis Saavedra Luna, reconoce esta respuesta ambivalente en torno al destino de la industria de cine mexicana:

[…] siguen siendo necesarios más estudios e investigaciones sobre el tema, y son bienvenidos siempre los trabajos que, como complemento de la mirada hacia el pasado, se refieran a etapas no tan lejanas en el tiempo, porque permiten advertir y percibir con perspectiva histórica contemporánea […] los aspectos y situaciones recientes de una industria fílmica como la mexicana, declarada muerta por muchos, desde hace ya mucho tiempo, pero viva para otros en tanto se sigan generando iniciativas, propuestas e investigaciones, cuya intención de arrancarla de los agónicos estertores de una muerte siempre inminente, busca insuflar algo de vida al organismo que se resiste a morir.[xvii]

Como Francisco Peredo comenta, la visión positiva ―no producto de un sentimiento de lástima o de un apoyo nacionalista de alabar lo ‘mexicano’ por ser mexicano― de una industria nunca muerta y sí en vías de resurgimiento, es el tenor que muchos de los investigadores y autores que escriben sobre el tema han observado en los indicios de recuperación y en cifras y datos duros, como el del innegable crecimiento de la producción en años recientes[xviii] ―a esa misma noción se suscribe el trabajo que realizo para la elaboración de una tesis de maestría.

En el sentido de cambio y transformación más que en el de finalización, Nestor García Canclíni apunta a propósito del libro Situación actual y perspectivas de la industria cinematográfica en México y en el extranjero:

Este estudio se realizó con el objetivo de ofrecer una visión actualizada sobre la evolución de la industria cinematográfica mexicana […] Los cambios ocurridos nacional e internacionalmente en la última década abren nuevos desafíos y oportunidades [para el cine mexicano].[xix]

El cine mexicano vive un cambio profundo en su estructura que se caracteriza por ser una etapa de transformación, en la que las constantes modificaciones de las dinámicas de trabajo han reconceptualizado la manera de ‘hacer’, ‘distribuir’, ‘exhibir’ e incluso ‘ver’ cine en México y en el mundo.

Esta visión de cambio y reordenamiento es incluso la que el mismo Estado mexicano quiere dar al respecto de la industria cinematográfica mexicana, como apunta Consuelo Sáizar, Presidenta del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) desde marzo de 2009:[xx]

Como parte de las industrias culturales, la cinematografía en México vive una etapa de reactivación y recuperación, gracias al trabajo y el talento de las actuales generaciones de realizadores mexicanos, actores, productores, guionistas, técnicos y empresarios, que se ha reflejado en la proyección internacional de nuestro cine y de la imagen contemporánea de nuestro país.[xxi]

Si bien Sáizar atribuye estos cambios a los personajes involucrados en las distintas fases del proceso de trabajo, se debe entender que ellos son sólo los receptores o quienes ejecutan la modificación al desarrollar las nuevas dinámicas de trabajo a las que se enfrentan las industrias culturales en todo el mundo. Una primera victoria es el hecho de que se conceptualice a la industria del cine como “cultural” y no de “entretenimiento”, eso de entrada, parece ser un acierto de la actual gestión de gobierno.

Algo es innegable: la producción de cine ha aumentado en años recientes, pero qué ha pasado con la cooptación de la distribución y la exhibición por parte del competidor que es los Estados Unidos; no a manera de excusa ni de consuelo se sabe que, como en el caso de México, la industria hollywoodense acapara más del 70% del negocio del cine.[xxii] Si se quiere un verdadero resurgimiento de la industria, los apoyos tendrían que venir también para estas dos etapas de la cadena industrial de trabajo.

*Especialista en cine y maestrante en Comunicación

por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, UNAM.

Correo electrónico: fernandocruzquintana@gmail.com

Twitter: @fercruzquintana

 Referencias citadas y notas


[1] Para profundizar en esta etapa es ineludible el texto de Aurelio de los Reyes, Medio siglo de cine en mexico (1896-1947),  México, Trillas, 2002, 225 p.


[i] De los Reyes, Aurelio. Medio Siglo de Cine Mexicano (1896-1947), p.8

[ii] La trashumancia se puede definir como un pastoreo en continuo movimiento, que se adapta a las condiciones cambiantes de las distintas zonas recorridas.

[iii] García Riera, Emilio. Breve historia del cine mexicano. Primer siglo. 1897-1997, p.27

[iv] Dávalos Orozco, Federico. El cine mexicano: una industria cultural del siglo XX, p.28.

 [v] Ibid. p.29.

 [vi] García Riera, Emilio. Op. cit., p.22.

 [vii] Ibid. p.40

 [viii] Dávalos Orozco, Federico. Op. cit., p.49-50

 [ix] Saavedra Luna, Isis. Entre la ficción y la realidad. Fin de la industria cinematográfica mexicana 1989-1994, p.18

[x] García Riera, Emilio. Op. cit., p.122

[xi] Hinojosa Córdova, Lucila. El cine mexicano. De lo global a lo local, p.39

 [xii] En México desde 1985 con la entrada en operación del sistema satelital Morelos.

[xiii] Casas Pérez, María de la Luz. “Modernidad, identidad cultural y medios de comunicación”, en J.C. Lozano, Anuario de investigación de la comunicación, p.30

[xiv] Hinojosa Córdova, Lucila. Op.cit., p.42

[xv] García Canlini, Nestor. “La nueva escena sociocultural”, en Nestor García Canclini y Ernesto Piedras Ferias, Las industrias culturales y el desarrollo en México, p.17

[xvi] Muy pocos son los puntos positivos que durante la gestión de gobierno de Ernesto Zedillo se pueden rescatar para hablar del cine mexicano, acaso el más grande, que representa un apoyo aún vigente para la producción de cine nacional, es el de la creación en 1997 del Fondo para la producción cinematográfica de calidad (FOPROCINE), el cual se terminó de constituir en diciembre de ese mismo año con el objetivo de fomentar la producción de películas de calidad o experimentales, a través de una financiación compartida entre los sectores público y privado. El Instituto Mexicano de Cinematografía tiene bajo su cargo el fideicomiso que otorga apoyos financieros a productores mexicanos de largometrajes

[xvii] Peredo Castro, Francisco. Prologo en, Isis Saavedra, Entre la ficción y la realidad. Fin de la industria cinematográfica mexicana 1989-1994, p.7

[xviii] Desde luego, matices son necesarios a la hora de analizar estas cifras: el hecho de que existan más películas no siempre coincide con el que las mismas lleguen a las salas y sean vistas y aceptadas por los públicos nacionales

[xix] García Canclíni La industria cinematográfica en México y en el extranjero”, pp.293-315, en García Canclíni, Nestor; Rosas Mantecón, Ana y Enrique Sánchez Ruiz (coords), Situación actual y perspectivas de la industria cinematográfica en México y en el extranjero, p. 293.

[xx] Consuelo Sáizar asumió la Presidencia de Conaculta en el año 2009 y lo hizo en sustitución del maestro Sergio Martínez Vela, quien abandonara el cargo tras una serie de críticas públicas en torno a su gestión al frente del Consejo

[xxi] Sáizar Guerrero, Consuelo. “Presentación” en Múltiples rostros, múltiples miradas. Un imaginario fílmico. 25 años del Instituto Mexicano de Cinematografía, p.7

[xxii] Exceptuando quizá el caso de la industria de Bollywood.

 Bibliografía

CASAS PÉREZ, María de la Luz. “Modernidad, identidad cultural y medios de comunicación”, en J.C. Lozano, Anuario de investigación de la comunicación, CONEICC I, Universidad de Guadalajara/DECS, México, 1994, p.16-46.

DÁVALOS OROZCO, Federico. El cine mexicano: una industria cultural del siglo XX, UNAM, Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, Tesis Maestría en Ciencias de la Comunicación, 2008, 206 pp.

DE LOS REYES, Aurelio. Medio Siglo de Cine Mexicano (1896-1947), México, Trillas, 1987, cuarta reimp. 2002, 225 pp.

GARCÍA RIERA, Emilio. Breve historia del cine mexicano. Primer siglo. 1897-1997,  Conaculta-Imcine/ Ediciones Mapa, México, 1998, 466 pp.

GARCÍA CANCLINI, Nestor. “La industria cinematográfica en México y en el extranjero”, pp.293-315, en Nestor García Canclíni, Ana Rosas Mantecón y Enrique Sánchez Ruiz (coords), Situación actual y perspectivas de la industria cinematográfica en México y en el extranjero, Universidad de Guadalajara/Imcine, México, 2006, 315 pp.

GARCÍA CANCLINI, Nestor. “La nueva escena sociocultural” en Nestor García Canclini y Ernesto Piedras Ferias, Las industrias culturales y el desarrollo en México, Siglo XXI, México, 2008,

HINOJOSA CÓRDOVA, Lucila. El cine mexicano. De lo global a lo local, Trillas, México, 2003, 128 pp.

MOSCO, Vincent. The political economy of communication, SAGE Publications, Londres, 1996, __pp.

NAPOLI M., Philip. “Media Economics and the Study of Media Industries”, p. 168, en Media Industries: History Theory and Method. Wiley-Blackwell, Oxford, Reino Unido, 2009, 271 pp

PEREDO CASTRO, Francisco. Prologo en, Isis Saavedra, Entre la ficción y la realidad. Fin de la industria cinematográfica mexicana 1989-1994, Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Xochimilco, 2007, pp. 7-12.

SAAVEDRA LUNA, Isis Entre la ficción y la realidad. Fin de la industria cinematográfica mexicana 1989-1994, Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Xochimilco, 2007, 318 pp.

SÁIZAR GUERRERO, Consuelo. “Presentación” en Múltiples rostros, múltiples miradas. Un imaginario fílmico. 25 años del Instituto Mexicano de Cinematografía, Conaculta/Imcine, México, 2009, pp. 6-7.

 

Descargar artículo:
  • Pingback: Bitacoras.com()

  • Losbuenostambienpierden

    El cine en México ha tenido diferentes cambios, en efecto el cine de oro fue en su momento una evolución, los del norte venían a mostrar lo exótico que resultaba hacer un filme sobre México y su época revolucionaria, querian demostrarle al mundo el México barbaro y salvaje que eramos como sociedad, ¿Qué fue pasando con ese cine?
    Se convirtió en lo de siempre, solo que con mujeres más vulgares, y simples. Hay que aplaudirle a nuestro cine, a nuestra tierra por mostrar buenos lugares de belleza y sobre todo a esas industrias que brindan diversión y entretenimiento con los mismos topicos pero más revueltos.

    Hay que apoyar al cine, hay que enterarnos de la historia y saber todo lo relacionado con nuestra tierra.

    Andrea Arce.

  • Jania Escalante

    El cine mexicano es una joya de historia , y creatividad . desde sus inicios  en corte meramente documental ,y pasando por historias tragicas y de amor de acuerdo a la epoca en la que se vivia ,en lo personal es uno de mis favoritos , sin tomar en cuenta sus años oscuros de comedia erotica, y vulgar.
     la parte buena de de esto  es que  ha continuado evolucionando para bien, con nuevas y frescas historias . asi como documentales, bastante  crudos e inovadores.
     hay que dar oportunidad y  paso a nuevas historias y directores de nuestro pais.

    ADELANTE CINE MEXICANO! 

    Jania Escalante
      

  • Sofìa

    Acabo de terminar un trabajo de prospectiva sobre el tema, ojala alguien lo lea:

    “El cine mexicano como industria mundial”

    Por: Sofia Franco

    Estudio
    del Futuro del Cine Mexicano

    (Técnica
    de objetivos de Roy Amara)

    a)
    Identificación
    y análisis de alternativas futuras

    IIncrementar el presupuesto
    destinado al cine mexicano

    ·
    Deberían de crearse más
    fondos, aparte de los de IMCINE, por parte del gobierno mexicano.

    ·
    Hacerse una campaña importante
    de responsabilidad social para las empresas, al invertir en el desarrollo del
    cine nacional.

    ·
    Hacerse una campaña
    nacional para el consumo del cine mexicano, por parte del público habitante de México.

    ·
    Mas y mejor difusión de
    las películas mexicanas a nivel nacional.

    b)
    Identificación
    de áreas clave precursoras de futuros particulares

    Las
    áreas clave son los medios de comunicación masiva: Televisión y publicidad
    sobre todo, para difundir el cine.

    Otra
    área clave, son las salas de cine distribuidoras actuales (Cinepolis, Cinemex,
    Cinemark, Cine Magic, etc.) Su responsabilidad social, debería de ser el dar
    apoyo al cine nacional mexicano (mas tiempo de proyección, distribución en mas
    salas), por razones obvias: mejoramiento de nuestra economía e impulso de la
    industria.

    c)
    Examinación
    de las implicaciones de una gama de planteamientos hipotéticos

    Si
    se da más presupuesto al cine mexicano, con una revisión de un contenido de
    buena calidad (en guión sobre todo, y equipo creativo). Se pueden desarrollar
    mejores producciones que valgan la pena distribuir.

    FUTURO DESEABLE

    Deseo
    que el cine mexicano crezca en calidad de guiones, actores, contenido en
    general, historias, presupuesto, publico y que tenga una fuerte exportación a nivel
    mundial. Aumento del presupuesto destinado al cine mexicano, para impulsar las
    buenas historias e ideas.

    FUTURO PROBABLE

    El
    cine mexicano seguirá siendo apoyado por el gobierno, sin embargo bajará la aportación
    de 500 millones de pesos a 374 millones, este ajuste de presupuesto de 2014, es
    debido a los daños por recursos naturales que han afectado este septiembre de
    2013. Según el portal diariopresente.com.mx
    e

    Por
    lo que es probable que bajen el número de películas mexicanas producidas el
    próximo 2014.

    FUTURO POSIBLE

    El
    cine mexicano tiene que buscar fondos y patrocinios por parte de empresas
    privadas para ir creando mas y mas películas de calidad.

    Los
    guiones e historias tienen que mejorar, tiene que haber una participación creativa
    por parte de los realizadores.

    Se
    debe incentivar al público nacional a consumir cine mexicano, por lo que seria básico
    hacer una campaña publicitaria muy importante.

    VÍAS DE
    APROXIMACIÓN

    ·
    PROFERENCIA

    El
    cine mexicano ha tenido altas y bajas los últimos años. Pero el declive del
    cine de oro mexicano fue el siguiente:

    “Des­pués de la época dorada de la cine­ma­to­gra­fía mexi­cana ven­drían
    las pro­ble­má­ti­cas para la misma por una serie de fac­to­res: el desa­rro­llo
    de las zonas urba­nas en el país comen­zaba a no corres­pon­der con aque­llas
    pelí­cu­las cam­pi­ra­nas que tanto éxito habían tenido. Al mismo tiempo, el
    pri­mer enemigo mor­tal del cine habría de sur­gir: la tele­vi­sión. Ade­más,
    se haría patente el retorno de Esta­dos Uni­dos, ya sin una gue­rra de por
    medio, a la pelea por el con­trol de los mer­ca­dos loca­les y mun­dia­les
    de cine.”

    Según la Revista Mexicana de Comunicación.*

    ·
    PROYECCIÓN

    Actualmente:

    “Como parte de las indus­trias cul­tu­ra­les,
    la cine­ma­to­gra­fía en México vive una etapa de reac­ti­va­ción y recu­pe­ra­ción,
    gra­cias al tra­bajo y el talento de las actua­les gene­ra­cio­nes de rea­li­za­do­res
    mexi­ca­nos, acto­res, pro­duc­to­res, guio­nis­tas, téc­ni­cos y empre­sa­rios,
    que se ha refle­jado en la pro­yec­ción inter­na­cio­nal de nues­tro cine y de
    la ima­gen con­tem­po­rá­nea de nues­tro país”

    Sái­zar Gue­rrero, Con­suelo.
    “Pre­sen­ta­ción” en Múl­ti­ples ros­tros, múl­ti­ples mira­das.
    Un ima­gi­na­rio fíl­mico. 25 años del Ins­ti­tuto Mexi­cano de Cine­ma­to­gra­fía, p.7

    ·
    PROSPECTIVA

    El
    cine mexicano es una industria a nivel mundial. Tiene grandes producciones con tecnología
    en animación avanzada. Tiene historias que gustan al público en general. La
    calidad de los guiones es muy buena.

    Han
    surgido grandes nuevos actores, que cuentan con la capacidad y talento para
    representar y actuar los papeles que se les da.

    Las
    producciones son creativas y han mejorado notablemente de la década pasada
    (2000-2010). El cine mexicano es una
    fuente de trabajo muy importante a nivel nacional.

    Referencias:

    ·
    http://mexicanadecomunicacion.com.mx/rmc/2011/08/31/breve-desarrollo-historico-estructural-de-la-industria-mexicana-de-cine/

    ·
    http://www.diariopresente.com.mx/section/fama/91660/recortaran-presupuesto-cine-mexicano-2014/

A %d blogueros les gusta esto: